Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

JOSÉ LUIS BLANCO

«Invitaría a churros a Miguel Ángel Revilla, me gusta la gente sin medias tintas»

100 países del mundo fabrican churros con sus pioneras máquinas de Industrias José Luis Blanco. Profesional del ciclismo, hace ya 60 años que colgó la bici para dedicarse al mundo empresarial. Siempre tiene buenas palabras para los que fueron sus maestros en talleres Luis del Palacio Álvarez y Sonovilla, donde ganaba 3.000 pesetas en 1957. Ahora da las gracias a los 27 empleados y a su familia, sobre todo a su hija y a su mujer, Chelo, con la que se casaría «una y mil veces».

J.I. FERNÁNDEZ VALLADOLID
10/06/2019

 

Pregunta.- 84 años y está en plena forma, ¿el secreto está en la masa...del churro? 

Respuesta.- No, pero creo que está en la manera de haberte cuidado en la vida. Todo aquello que te perjudica tiene que ir fuera. Alimentación sana, practicar deporte y ser feliz.

P.- ¿Para cuándo el churro que no engorde?

R.- ¡No! Estás confundido. Lo que engordan son las grasas saturadas y los aceites de palma, el churro, si es agua, sal y harina, no engorda. El mérito del churro no es por lo que tiene, sino por lo que no tiene.

P.- Sigue viniendo todos los días a la fábrica. ¿No se fía de los empleados?

R.- (Risas) No, es que vivo al lado. Tengo a mi hija y a mis nietos y me fío mucho. Lo están llevando muy bien, han sabido dar ese toque de modernidad que a mí me faltaban. Lo que hago es andar para conseguir los 10.000 pasos que me pide éste (se mira un reloj contador de pasos).

P.- ¿Y se los anda?

R.- Los doctores López, Rubio y Lafuente me echaron un buen parche hace años al corazón. No les damos valor a estas personas, y damos valor al mediocre de la vuelta de la esquina. Gracias a ellos estoy aquí.

P.- Su padre le dio ahorros para montar una empresa. ¿Usted se los daría hoy en día a sus nietos?

R.- Yo no les daría dinero, les daría todo, y así lo he hecho. Yo creo que lo que hizo mi padre, lo harían el 99% de los padres.

P.- Ha pasado muchas crisis económicas. ¿Nunca estuvo en juego la fábrica?

R.- En el año 82, perdí 23 millones de pesetas por culpa del aceite de colza y padecí también la del automóvil. También conocí la crisis de los 60, estuve dos meses sentado en una silla porque no había trabajo.

P.- ¿Y la de ahora?

R.- ¡Uf!, no me quiero meter en esas cosas. La del 2008 pensaba que era una de cuatro años, pues me confundía, todavía no hemos salido de ella. Y no hemos salido de una y entramos en otra. La recesión ya está palpable. Cuando veas que las cosas fallan en Cataluña y País Vasco es que luego vienen para acá.

P.- Defina si es multinacional o empresa familiar.

R.- Lo mío era más patriarcal. Mi hija la lleva de diferente forma, gracias a Dios, porque ahora no se puede vender con el carro y el burro. Los conocimientos de mi niña (su hija Belén) dan el fruto.

P.- Una empresa familiar no suele pasar de tres generaciones, ¿cómo lo ve?

R.- Efectivamente, pero también que de las crisis se sale fortalecido. El saber no es nada, el imaginar lo es todo. De poco te sirve tener una buena idea si queda en tu mente. Si no hay fracaso, no habrá éxito. A mis nietos les veo muy bien preparados, estoy seguro. Si no se ganan la vida con esto, lo harán en lo suyo. Pero también es cierto que no he visto ninguna industria que se haya dejado al personal y se haya levantado.

P.- Lo de reinventar el churro lo hizo usted hace más de 50 años. ¿Cómo?

R.- Tenía a mi amigo Eusebio, en el barrio de Las Delicias, y un día le vi al pobre que hacia unos esfuerzos tremendos para hacer la masa del churro. Así que pensé en una máquina de taladrar y poco a poco se fue evolucionando. Fíjate que las tres primeras las intenté regalar y ni las querían.

P.- ¿Y ahora cómo haría para cambiarlo?

R.- Esto nunca se acaba, porque lo que no se pueda hacer ya vendrá alguien más listo que lo haga. Mi recordado Palacio, jefe mío, me dijo ‘nunca digas, eso no se puede hacer’. Si no se hace ahora ya se hará en 20 años.

P.- Sus máquinas están presentes en 100 países del mundo y no ha querido ir nunca a ninguno. ¿Por qué?

R.- No, solo a Francia y porque era a San Juan de Luz. He tenido un poco de miedo a eso que está en las alturas. Mi labor está aquí.

P.- ¿En su casa celebran todo con churros?

R.- El martes se celebra el cumpleaños de mi biznieto y, por supuesto, que habrá. Donde hay churro, hay alegría. Pon churros a cien personas y todos pican. Es lo primero que se acaba en todas las fiestas.

P.- ¿Qué le parece eso de usar la palabra churro para hablar de algo que está mal?

R.- Cuando dicen eso, es mentira. Si está mal hecho pues está mal hecho. En Hispanoamérica es algo bonito. Solo aquí tiene un sentido peyorativo. Habrá que llamar a los de la RAE. (Risas).

P.- ¿Se valora más al churro fuera de aquí?

R.- Nadie es profeta en su tierra.

P.- ¿Con qué noticia se le atraganta el churro?

R.- Cuando veo que nos están mintiendo.

P.- ¿Quiénes?

R.- Todos. ¿O es mentira? Yo nunca digo a quién voto. Voto a quien creo que menos me va a perjudicar, bueno a mí no, que yo ya he visto de todo, a los que me rodean. El que dice que me va a hacer, miente. O remamos todos en la misma dirección o nos hundimos. Un país se lleva como una empresa, no hay que mirar de dónde ahorrar sino de dónde sacar.

P.- ¿A qué famoso le gustaría invitar a un chocolate con churros?

R.- A Bertín Osborne o a Miguel Ángel Revilla. Me caen bien por ser sinceros hablando, como yo. No me gustan las medias tintas.

P.- ¿No teme que los chinos aprendan a hacer churros?

R.- Ya los hacen, pero no son ellos, son los surcoreanos. Allí vendíamos mucho y de la noche a la mañana se dejó de vender. Y hemos visto que era porque nos copiaron la máquina. Pero te diré una cosa, copian lo que vieron hace años, pero esto no para.

P.- Fue ciclista antes de empresario. ¿Iba en cabeza a hacía la goma?

R.- O eres el mejor o lo dejas. Dejé el ciclismo porque después de comenzar a trabajar, ya no ganaba cómo yo quería. Fue la industria o el ciclismo.

P.- En esa época no había doping. ¿Subía los puertos a base de churros?

R.- Café, miel y azúcar, con eso se subían los puertos.

P.- ¿Cuántas veces ha llegado a las 8 de la mañana con un ramo de churros para no enfadar a su mujer?

R.- Llego tarde pero te he traído el desayuno. ¿No? (Risas). Eso yo nunca lo he hecho pero con un ramo de flores sí. Aunque un chocolate con churros que lleves a tu mujer nunca te lo tirará a la cabeza.

P.- Dice un dicho, ‘si quieres ser feliz, cásate con la churrera, y estarás todo el día, churro dentro, churro fuera. ¿Es cierto?

R.- (Risas). No lo conocía, pero me hace mucha gracia. Pero hoy en día ya te digo yo que no…

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria