Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LA ESPUELA / GRABRIEL RODRÍGUEZ 'CACHICHI'

«Si acaban con los toros se acaba con el país, habría que buscarle otro nombre»

A sus 82 años es una enciclopedia de la tauromaquia, sobre todo en anécdotas. Los toreros se le rifaban para que estuviera a su lado. Estuvo con Manolo Sánchez, Roberto Domínguez, Julio Robles, Joselillo... Escuchándole hablar está claro que detrás de un gran torero, hay un gran mozo. «Me saluda todo el mundo porque he sido honrado y buena persona», afirma.

J.I. FERNÁNDEZ VALLADOLID
12/05/2019

 

Pregunta.- Si me permite que le llame ‘Cachichi’, dígame de dónde viene.
Respuesta- Mi abuelo se llamaba como yo Gabriel, y siempre llevaba a sus nietos a tomar el vino con los niños en los hombros, y decía «aquí está mi ‘cachichi’». Y así lo cogí yo. En toda España soy ‘cachichi’. Y ya me han dicho que a mí nieto también se lo llaman.

P.- Pensé que era por lo de la famosa tómbola ‘Cachichi’.
R.- ¡Calla, ni me lo recuerdes¡

P.- ¿Por qué?
R.- Estuve diez años en un sin vivir. Me anunciaban en los carteles taurinos con ese nombre, y un día me llamó el abogado de la tómbola Cachichi para decir que no podía usar ese nombre. Ya le dije, «usted es muy mal profesional, si acepta un caso de este tipo».

P.- ¿Cómo acabó?
R.- Pues después de unos cuantos años, mi abogado lo solucionó y, por supuesto, no solté ni una peseta.

P.- Fue durante toda su vida mozo de espadas, ¿por qué no fue torero, por falta de oportunidad o de valentía?
R.- Yo siempre fui muy aficionado a los toros. Desde niño. Yo era de los que me arrimaba. Debuté con Paco Camino en un tentadero. Supongo que fue por falta de oportunidades, porque creo que valentía tengo.

P.- ¿No tiene a nadie que siga su saga?
R.- Sí. Uno de mis nietos me dice que le gusta el fútbol y los toros. Pero yo no quiero que sea torero, prefiero que sea buen aficionado.

P.- Una profesión que es de 365 días-24 horas.
R.- Buff, no te haces una idea. De llegar a las 7 de la mañana al hotel y no meterme a la cama. Hacer cuentas para pagar la corrida y a todo el mundo. Lavar la ropa, hacer los boletines de la seguridad social...

P.- ¿Su mujer qué le decía?
R.- Nada porque traía el dinero a casa (risas).

P.- ¿Se imagina la tauromaquia sin matar al toro?
R.- Hay que matarlo. El toro de lidia nace para morir en la plaza. ¿No sé mata a los demás animales? Al cordero le cortan el cuello y nadie dice nada. El toro del campo vive como un rey durante cinco años.

P.- ¿Qué le parece que ya no haya subvención en Valladolid para las ferias?
R.- Mal porque hay para todas las cosas menos para esto. Aquí en Valladolid lo quitaron y no me parece bien. Hay muchas familias que comen de los toros, yo toda la vida. Un dinero ganado con honradez, que otros no pueden decir lo mismo.

P.- ¿Quién tiene más amor por los toros, ustedes o los antitaurinos?
R.- Nosotros. Esos no tienen amor a nada, van a por los 40 euros que les dan por protestar. No tienen amor ni a ellos mismos. No tienen nuestra educación.

P.- ¿Se ha enfrentado cara a cara con alguno?
R.- Muchas veces. Me han llamado de todo y nunca les he contestado. Ni les he mirado.

P.- ¿Este oficio se aprende?
R.- Te tiene que gustar mucho porque si no, no se aguanta. Fíjate que en mi vida he dado una camisa a lavar en un hotel, prefería hacerlo yo en mi casa.

P.- ¿Alguna vez pensó en tirar los trastos?
R.- Nunca. A mí me falta el toro y me muero.

P.- ¿Cómo son los momentos a solas con un matador?
R.- Hay de todo. Algunos quieren que hables, otros no. Unos son religiosos, otros no.

P.- ¿Por ejemplo?
R.- Manolo Sánchez lo era. Manzanares tenía un altar de estampitas que parecía el de una iglesia. Y luego estaba Joselillo que no rezaba ni hacia nada. Le pregunté ¿ni una estampa? Y me contestó «eso son bobadas».

P.- El mozo de espadas también paga, ¿cuánto dinero ha pasado por sus manos?
R.- Mucho. No te haces una idea. Yo pagaba pronto porque si nos quitaban el dinero, que se lo quitaran a ellos. (Risas). Cuando iba a Madrid llevaba unos calcetines altos para meterme el dinero en ellos.

P.- ¿Y si la furgoneta de los viajes hablara?
R.- (Risas). Uyy eso no te lo digo. Una anécdota. Un día con Julio Aparicio salíamos de noche con la furgoneta y su hermana dijo que se venía con nosotros. «Voy con la cuadrilla para saber cómo es». Pues imagínate. Paramos a tomar una copa…en estos viajes pasa de todo.

P.- ¿Cómo entra un torero en ese traje?
R.- Fenomenal. Yo siempre he sido hábil, aunque con algunos estaba más de quince minutos. Lo de agarrar los machos es todo una liturgia.

P.- ¿Se notan los kilos de más?
R.- Sí, y los de menos. En Bilbao, en 1993, le tomaron las medidas a Manolo Sánchez unos días antes. Le hicieron el traje y el día de la faena le quedaba grande. Saqué aguja e hilo y se lo arreglé. Salió impecable.

P.- Cuando un torero sale por la puerta grande, ¿por dónde sale un mozo de espadas?
R.- Los mozos solemos ser muy discretos. Yo jamás he salido en fotos ni he ido a cenar después de una puerta grande. Es el gran olvidado.

P.- ¿Su torero favorito?
R.- No me puedo mojar con uno porque he estado con muchos y muy buenos, dependiendo de la época. Manzanares padre me gustaba mucho, pero me quedo con muchos.

P.- ¿Qué se cuece en los callejones?
R.- Se ven diferentes los toros. La gente es educada, nunca se levanta la voz. Y los que levantan la voz es que van de pegote. También se ven muchos enchufados.

P.- ¿Cómo es el público de Valladolid?
R.- De todo un poco. Algunos hablan demasiado. Si das una oreja protestan y te dicen que eres un vendido. Y yo nunca me he vendido, ni con mi padre. He estado en Cuéllar y en Pedrajas de San Esteban de presidente, y en Valladolid de asesor. Una vez di cuatro orejas y fue porque se lo merecía. En muchos pueblos decían «ha venido Cachichi está todo arreglado».

P.- ¿Cuánto durará esto de los toros?
R.- Yo lo veo bien, no se puede acabar. Si se acaban los toros se acaba España, tienen que ponerle otro nombre a este país.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria