Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

VALLADOLID

El tatuaje que vigila el corazón a través del móvil

El Clínico implanta un sistema para detectar las alteraciones del ritmo cardíaco y trasladar esa información en tiempo real a los médicos.

E.L.
25/07/2017

 

Algunos son estéticos. Otros tienen un significativo profundo. Los terceros devuelven la vida y el color, así como parte de la seguridad en uno mismo. Y los cuartos son controladores de la salud. Sirven para medir tanto los corazones desbocados como aquellos que se caracterizan por fluir de manera lenta. Es verdad que no son tatuajes al uso, pero son sistemas que se colocan debajo de la piel, graban la información del músculo más importante del cuerpo humano, lo envían al teléfono móvil y éste en tiempo real lo traslada a los facultativos.

El Hospital Clínico Universitario de Valladolid implanta de forma pionera espías para controlar a pacientes que sufren alteraciones del ritmo cardíaco. Ya lo ha hecho en ocho. Los destinatarios principales son personas que han sufrido un ictus y esa trombosis cerebral ha sido provocada por una taquicardia silenciosa llamada fibrilacion auricular, que es, asegura, una de las epidemias del siglo XXI, ya que en el 30% de los casos el paciente no nota nada. «Este aparato sería capaz de detectar la arritmia, mandar la información y prescribir el tratamiento correcto», afirma Jerónimo Rubio, responsable del Área de Conocimiento de Arritmias y Estimulación Cardíaca del complejo vallisoletano.

Otra aplicación fundamental, según comenta, sería en pacientes que han sufrido una pérdida de conocimiento. Ésta puede ser por muchas causas, algunas sin importancia, sin embargo, otras son «la crónica de una muerte anunciada». Si el holter detecta las irregularidades, se puede poner la venda antes de la herida.

En este sentido, destaca que «el 54%» de pacientes que sufren un síncope «nunca» llegan a saber la causa. «Con este dispositivo será más fácil diagnosticar y evitar muchas pruebas», señala.
La tercera indicación son pacientes que se quejan de tener palpitaciones, que pueden ser tanto fruto de la histeria como de una enfermedad grave. «Con este aparato podríamos identificar el problema y saber lo que ocurre a su corazón».

El aparato se coloca de una forma ambulatoria, es decir, el paciente no tiene que ser ni intervenido ni ingresado. Pesa cinco gramos y tiene una vida útil de tres años. Durante ese tiempo está continuamente registrando movimientos y emitiendo electrocardiogramas con alarmas cuando la normalidad se rompe.

Las alertas pueden ser de dos colores. El rojo significa que corre peligro la vida. Pone como ejemplo que el dispositivo se haya desconectado, entonces el equipo de cardiólogos no puede vigilar los movimientos del enfermo. Cuando los facultativos detectan la situación se ponen inmediatamente en contacto con el paciente para solucionar el problema. El amarillo es sinónimo de riesgo pero no inmediato. En esta circunstancia los médicos o bien llaman a la persona o bien envían una carta a su domicilio contando la situación y las medidas que se van a tomar para solventar el problema que existe.

Hay que tener en cuenta que los avisos solo se revisan en horario laboral –de ocho de la mañana a tres de la tarde–. El resto del tiempo la máquina seguirá grabando y el personal sanitario lo verá cuando regrese a su puesto de trabajo. «Es imposible que funcione las 24 horas del día porque en el servicio estamos controlando dispositivos de casi 1.200 pacientes», indica Jerónimo Rubio. Ahí, según manifiesta, existe un valor añadido porque si la persona detecta que algo no va bien puede acudir al servicio de Urgencias de cualquier lugar del país y el personal sanitario que le atienda podrá ponerse en contacto con el teléfono y si lo considera grave llamar a un cardiólogo o al médico de guardia especialista en el tema.

De hecho, asegura que una de las ventajas de este sistema es la eliminación de cientos de pruebas que, en la mayoría de los casos, no llevan a un diagnóstico. «Se ponía un tratamiento y, a veces, no era el más adecuado», expone para, a continuación, añadir que con este particular chivato la forma de actuar es «totalmente segura». Además, comenta que el paciente se siente tranquilo al llevar el transmisor siempre encima. «Existen otros aparatos que se colocan en la mesilla de noche, pero con el que estamos implantando no hay que preocuparse por nada, ya que por sí mismo hace un llamamiento si detecta una irregularidad».

No hay que olvidar tampoco, incide el responsable del Área de Conocimiento de Arritmias y Estimulación Cardíaca del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, el dinero que se pueden ahorrar los sistemas sanitarios con la reducción de pruebas. «Cuesta menos de 2.000 euros y a una persona que sufre un síncope se la llegan a realizar hasta una veintena de pruebas con lo que conlleva: tiempo de espera, un especialista empleado en ello, la enfermera que le ayuda, el espacio del centro que se ocupa para ello...», subraya.

El funcionamiento es «muy sencillo»: el holter recoge los datos del corazón y les envía al teléfono móvil mediante bluetooth. Éste tiene una aplicación gratuita para Android e iOS y de ahí al servidor encriptado que se encuentra en las instalaciones del hospital.

El Clínico fue pionero en implantar un dispositivo de estas características. Empezaron en marzo y como todos los aparatos que arrancan tienen que pasar un acuerdo marco, ser admitidos por la Junta de Castilla y León y posteriormente salir a concurso. «Ha habido que hacer muchos informes para que nos permitieran hacerlo y todavía está en uso clínico», informa Jerónimo Rubio.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria