Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Ropa inteligente que avisa de los peligros

Investigadores del grupo Bisite de la USAL desarrollan un equipo de protección individual que reacciona en tiempo real para proteger la salud de los trabajadores en el sector industrial

E. LERA VALLADOLID
03/12/2019

 

El Inspector Gadget era un policía tan torpe como simpático que tenía una gabardina mágica con la que flotaba en el aire y un sombrero del que salía una mano con una lupa, unas hélices, un paraguas, unos prismáticos y un muelle, que le hacía rebotar para no darse un buen coscorrón en la cabeza cuando caía al suelo. Era una cara afable que sorprendía con una vestimenta disparatada y adelantada a su tiempo. No faltaban sus patines ni sus piernas veloces gracias a las ventosas de sus zapatos, que le permitían caminar por distintas superficies.

Corría el año 80 y en la televisión, aunque fuera en una serie de ciencia ficción, ya se hablaba de ropa inteligente. Una revolución tecnológica que se ha instalado en nuestros días. El cerebro ha llegado a la vestimenta, pero no solo para ser la más innovadora en el arte de la alta costura, sino para salvar vidas. Con este objetivo, investigadores del grupo Bisite de la Universidad de Salamanca (USAL) trabajan en el diseño de un equipo de protección individual que incorpore herramientas y tejidos inteligentes capaces de reaccionar en tiempo real ante una situación de riesgo, así como un dispositivo de realidad aumentada para mejorar la accesibilidad y dar soporte específico a las acciones formativas.

«La seguridad y salud en el entorno de trabajo son retos que generan mayor preocupación dentro del ámbito empresarial y, de forma muy especial, en el sector industrial», expone Juan Manuel Corchado, director del equipo, para, a continuación, añadir que las estrategias de las organizaciones se centran en la formación y la puesta a disposición de los trabajadores de los medios necesarios para la reducción de riesgos, que de otra forma podrían desembocar en una enfermedad laboral o un accidente.

Hoy en día, la tecnología disponible permite abordar estos problemas, pero «abandonando las tradicionales acciones formativas y los obsoletos equipos de protección individual, desconectados del entorno real donde tiene lugar la jornada laboral y faltos de personalización y adaptación a las necesidades particulares de cada trabajador», afirma.

En este sentido, UPPER –así se llama el proyecto– pretende mejorar la seguridad y salud en el entorno laboral, proporcionando soluciones inteligentes con capacidad de dar una «respuesta inmediata» a los riesgos presentes en el puesto de trabajo. «Desarrolla un sistema holístico, personalizado y adaptado tanto al entorno como a las circunstancias personales y capacidades de cada persona», recalca Corchado.

La iniciativa, que está financiada por la Consejería de Empleo de la Junta de Castilla y León, apuesta por la mejora de la tecnología que se usa para la gestión y garantía de los más altos estándares en la aplicación de la normativa vigente para la prevención de riesgos laborales y la mejora de la salud en el entorno laboral. Además, apunta que aporta «ciertas ventajas» para las personas con discapacidad. En concreto, el director del grupo Bisite de la USAL destaca que contribuye a la accesibilidad en determinados puestos de trabajo, lo que genera más empleo inclusivo y mejora la formación en prevención de riesgos laborales.

En la parcela innovadora, señala el sistema predictivo que incorpora un modelo neurosimbólico evolutivo, capaz de evolucionar con el problema y adquirir nuevo conocimiento; el apoyo en la toma de decisiones y el machine learning en el edge, con una arquitectura que facilita la toma decisiones apoyadas en algoritmos que se ejecutan in situ en el hardware del equipo; las estructuras de fusión de la información para hacer uso de todos los datos disponibles, y los cuadros de mando e interactividad integrados en el equipo.

Y lo que se encuentra detrás de estas prendas inteligentes es, tal y como enumera, realidad aumentada, inteligencia ambiental, redes inalámbricas de sensores, sistemas de localización en tiempo real e interfaces multimodales. Una serie de tecnologías y avances que posibilitan «cubrir el rango de actuación de la estrategia de prevención de riesgos laborales, proporcionando medios avanzados para el training en tareas técnicas». Por ejemplo, la incorporación de tecnología de captura de movimientos para la realización de ejercicios posturales, trajes para aprender las mejores prácticas posturales o sensores o alertas tanto para el trabajador como para las personas de su entorno.

A esto se une un «valor añadido importante y diferenciador»: la tecnología háptica que ofrece la posibilidad de identificar aquellas situaciones de riesgo para personas que presentan deficiencias visuales o realidad aumentada en la formación para personas con problemas auditivos. Pasos que reducirán gastos en la prevención de riesgos laborales, a la vez que mejoran el nivel de conocimientos en esta parcela y proporcionan una «herramienta interactiva de soporte». Una solución que, según indica, sustituiría las jornadas formativas por itinerarios formativos personalizados.

El proyecto, que acabará en septiembre del próximo año, se diferencia en que se ha volcado el conocimiento de este grupo de investigación en electrónica, inteligencia artificial, realidad aumentada y software de visualización tanto en aplicaciones para móvil como para páginas web para construir una solución que cubra diferentes ámbitos de interés. Es «flexible» y se adapta a distintos puestos de trabajos. Además, comenta que se puede personalizar. En la actualidad están trabajando en dos líneas: en equipos de protección individual con un casco, cinturón y brazalete y en el desarrollo de un corrector postural de columna.

De momento, Juan Manuel Corchado avanza que hay varias empresas interesadas en el producto, entre ellas una aseguradora, una compañía del sector de la distribución eléctrica, varias instaladoras y negocios de construcción. También están en conversaciones con empresas especializadas en el desarrollo de equipamiento especializado. Por este motivo, su principal objetivo es transferir los resultados de la iniciativa a la sociedad para que llegue «lo más pronto posible» a los trabajadores.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria