Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

VALLADOLID

El notario digital de la sostenibilidad

El Clúster de Hábitat Eficiente, Aeice, diseña un sistema basado en ‘blockchain’ para la certificación de la construcción que se preocupa por el medio ambiente / Cada documento emitido elimina el riesgo de manipulación

E. LERA VALLADOLID
03/12/2019

 

La construcción sostenible ya no tiene vuelta atrás. En la lejanía se quedan esos edificios que no contaban con la etiqueta de eficientes. De hecho, muchos de ellos, incluso estaban hechos con materiales poco recomendables para la salud de sus habitantes. Ahora las construcciones miran al medio ambiente. Aprovechan la orientación solar y recuperan las galerías para potenciar el ahorro energético y crear espacios de transición que funcionen como cojines climáticos. Todo se enfoca a la sostenibilidad.

El Clúster de Hábitat Eficiente, Aeice, ha diseñado un sistema piloto basado en tecnología blockchain para emitir y verificar certificados de forma eficaz y segura sobre los aspectos de sostenibilidad de los inmuebles: certificación energética, certificación VERDE de edificios y otros parámetros relacionados, como el cumplimiento de la Inspección Técnica de Edificios (ITE).

«Se trata de un proyecto de investigación industrial, de utilidad para la futura creación de nuevos procesos o servicios, y para contribuir a mejorar considerablemente los ya existentes en el campo de la acreditación de la sostenibilidad y cumplimiento normativo de la edificación», explica Enrique M. Cobreros, director de Aeice.

Este sistema piloto emite, tal y como comenta Carmen Devesa, gerente del área Retos, certificados «inmutables y veraces», a la vez que elimina riesgos de falseamiento o manipulación, aportando además continuidad a los procesos sucesivos inherentes a cada inmueble.

Uno de los beneficios clave es que con esta tecnología puede demostrarse, frente a cualquier interesado, que el inmueble, edificio o vivienda tienen un certificado concreto vigente en tiempo real. «La parte interesada puede comprobar la autenticidad y validez del documento a través de un portal web que utiliza blockchain como notario, localizando el ID de la transacción, verificando su realidad y confirmando su vigencia», detalla Cobreros.

En esta línea, Devesa insiste en que la herramienta borra «toda la posibilidad de fraude» y simplifica los trámites en la trazabilidad de la certificación y de la información sobre la vida del edificio, además de hacer la información accesible a cualquier interesado de forma sencilla. Y es que, en su opinión, una de las nuevas tecnologías con mayor potencial aplicable a la cadena de suministros y la trazabilidad de productos es la cadena de bloques o blockchain. «Gracias a ella, es posible rastrear la cadena vital de un producto desde su origen, evitando posibles falsificaciones de información, que en el caso del sector de la construcción pueden suponer un riesgo para la sostenibilidad de las ciudades y para el uso cotidiano de los edificios por sus propietarios».

Con el proyecto Certiblo –así se llama– se ha generado valor compartido en la trazabilidad y seguridad de la información relativa a los inmuebles, declara Enrique M. Cobreros, quien agrega que la creación de valor amplía el compromiso con las buenas prácticas y la sostenibilidad, dos factores importantes a la hora de «mitigar» los riesgos de los negocios, proteger la reputación de las empresas y, en el caso de la sostenibilidad, reducir costes.

En concreto, esta iniciativa se ha centrado en tres certificados. En primer lugar, en el certificado VERDE, de GBCe, que mide la sostenibilidad de una edificación. «Su carácter es voluntario pero cada vez más importante para los ciudadanos. Es la variante española del LEED americano o del BREEAM inglés», subraya Carmen Devesa.

El segundo de los certificados que da fe es la certificación energética de los edificios, obligatoria para todos los inmuebles. Mide la eficiencia energética de las construcciones y las clasifica desde la letra A hasta la F. Y el cierre a estos documentos lo pone la Inspección Técnica de Edificios, que tiene que pasar todas las obras con más de 40 años. Evalúa el estado de conservación mínimo del edificio y establece las acciones necesarias en caso de incumplimiento.

A juicio del director del Clúster del Hábitat Eficiente, este proyecto es innovador porque la tecnología blockchain está aún poco desarrollada en cuanto a su aplicación a los procesos cotidianos. «Es el primer acercamiento», confirma para, a renglón seguido, indicar que «abre camino» para su aplicación en el campo de la certificación de la construcción.

Respecto a las ventajas, la gerente del área Retos en Aeice sostiene que la cadena de bloques se ha postulado como una de las más eficientes soluciones para asegurar la trazabilidad de las transacciones electrónicas, pero también tiene un «gran potencial» de ser aplicada a sectores como la construcción para determinar la trazabilidad de la información y el estado de los edificios.
«Permite a cada actor de la cadena de vida del edificio –constructores, certificadores y mantenedores– proporcionar la información de trazabilidad que les concierne sobre cada edificio».

Para los residentes y futuros propietarios –continúa–, su empleo responde a una necesidad de mayor transparencia; para el sector de la construcción, permite mejorar su calidad y conocimiento del estado de conservación, mientras que para los agentes inmobiliarios y propietarios, facilita compartir una base de datos segura y la posibilidad de ofrecer a sus clientes una mayor seguridad del inmueble».

Los responsables del clúster están contentos por haber apostado por esta tecnología. Por ello, adelantan que puede dar lugar a futuras mejoras, donde se incorporen nuevas funcionalidades y se alberguen nuevos tipos de información. De hecho, destacan que van a abordar una ampliación del proyecto en base a convocatorias competitivas de innovación. La máxima sería su implantación real, para la cual, sostienen, sería necesaria la implicación de todos los agentes y de las administraciones públicas. Por esta razón, estiman un plazo de cuatro años para que la solución sea una realidad.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria