Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Un miembro más de la residencia de mayores

Investigadores vallisoletanos diseñan estrategias de interacción social / Buscan que un robot contribuya a desarrollar las capacidades físicas y cognitivas de los ancianos.

E. LERA / VALLADOLID
22/01/2019

 

Les puede ayudar a mantenerse sanos y en forma. Cada paso que da busca facilitar el día a día a los mayores y darles más autonomía. Es verdad que, de momento, no cuenta chistes graciosos ni hace carantoñas cada vez que lo necesitan. Y es que un abrazo, a veces, cura más que diez pastillas. Pero contribuye, y mucho, a seguir sumando años y anécdotas a la vida.

Un grupo de investigadores vallisoletanos ha encontrado en Pepper la mejor manera de mantener activa a la Tercera Edad. El proyecto se centra en el desarrollo de estrategias de interacción social de un robot destinado a interactuar con personas mayores, de forma que las asista y contribuya a desarrollar sus capacidades físicas y cognitivas para la mejora de su calidad de vida.

A medida que la población va envejeciendo pueden aparecer deterioros en sus capacidades físicas y mentales o situaciones de aislamiento social que afectan a su aptitud para realizar actividades de forma autosuficiente. «La utilización de robots sociales para asistir a estas personas puede ayudar a mantener o mejorar sus capacidades por medio de la interacción social y la realización de actividades para trabajar física y mentalmente», apunta Luis Cobo, investigador del área de Bienestar y Salud de la División de Sistemas Industriales y Digitales del centro tecnológico Cartif.

En este sentido, añade Eduardo Zalama, codirector científico de la iniciativa, se ha buscado desarrollar un abanico de funcionalidades para el robot que puedan ser útiles para interactuar con el usuario. En este caso, los usuarios a los que va destinado son personas mayores, con lo que las funcionalidades están enfocadas a este público, buscando mantener su actividad física y mental a la vez que las entretiene.
Se han desarrollado diferentes funcionalidades que el robot puede ofrecer, entre las que se incluyen conversación, interacción por voz y mediante interfaz táctil, obtención de información y noticias o juegos para entretener al usuario, además de ejercitar diferentes capacidades como la memoria, la coordinación o la velocidad de reacción. También ofrece música y propone ejercicios físicos adaptados a las personas mayores.

El robot está siendo utilizado en la residencia Lacort de Viana de Cega en Valladolid y ha demostrado ser «una herramienta útil y con mucho potencial» para entretener y mantener activas física y mentalmente a las personas mayores. «Se ha conseguido que los residentes estén entretenidos y motivados al interactuar con el robot, apreciando especialmente los juegos y ejercicios», apunta Jaime Gómez, codirector científico del proyecto, quien agrega que tanto los residentes como los cuidadores disfrutan con los dedicados a mejorar la coordinación y capacidad de reacción, por ejemplo, el juego de explotar globos, así como ejercicios para la cabeza, el cuello y las manos.

Los investigadores precisan que se trata de un robot humanoide con 120 centímetros de altura con capacidad gestual, reconocimiento visual y capacidad de desplazamiento, con generación y reconocimiento de habla. «Se integran muchas tecnologías como son visión artificial, reconocimiento de habla, computación, control, inteligencia artificial y aprendizaje automático», concretan. A esto se suma una pantalla táctil como sistema de interacción auxiliar y se delimitan las conversaciones que puede realizar el robot. Eso sí, dejan claro que es importante para avanzar en el proyecto disponer de un prototipo con el que se pueda experimentar en condiciones reales. «Para dar mayor flexibilidad al robot actualmente estamos trabajando en la incorporación de contenidos personalizados para los usuarios de forma remota y en adaptar la interacción a la experiencia previa que tenga el usuario en interacciones precedentes».

Cobo tiene claro que la innovación reside en la utilización del robot en el ámbito asistencial. Una inclusión clave a causa del envejecimiento de la población. En esta línea, expone que debido al aumento de la población en edad avanzada –para el año 2050 se estima que la población por encima de 85 años se va a multiplicar por cinco–, poco a poco se va a ir haciendo insuficiente el personal especializado en el cuidado de mayores. «Esto hace necesaria la aparición de nuevas tecnologías que puedan ayudar en el ámbito asistencial, facilitando la vida independiente de las personas mayores», agrega Zalama.

La aplicación de la robótica social en este campo supone «un elemento muy importante» mediante el empleo de robots que sean capaces de interactuar con esas personas, contribuyendo a evitar su aislamiento social, la inactividad y el sedentarismo. De esta forma, puntualiza Gómez, el robot puede actuar como un apoyo para que el personal especializado pueda centrarse en los pacientes que necesiten una mayor atención.

El proyecto se ha desarrollado fruto de la colaboración entre el centro tecnológico Cartif, el Instituto de Tecnologías Avanzadas de la Producción, perteneciente a la Universidad de Valladolid, y la residencia Lacort. A día de hoy no se comercializan robots de asistencia, ya que aún es necesaria investigación adicional. No obstante, los investigadores vallisoletanos pronostican que en un futuro próximo será habitual encontrarse estos robots en los centros para mayores e incluso en los propios domicilios.

De cara al futuro tienen diferentes líneas por las que continuar la investigación. Por un lado, se van a efectuar más pruebas en entornos reales para continuar enriqueciendo y mejorando el comportamiento real del robot. También se va a estudiar la aplicación de nuevas tecnologías, como emplear métodos de aprendizaje para que el robot pueda modificar su comportamiento a lo largo del tiempo y la robótica en la nube para realizar procesamientos más complejos, así como permitir que varios robots puedan compartir la experiencia y los conocimientos que van adquiriendo.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria