Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PERSONAJES ÚNICOS / BASHAR SALIM

El maestro de la cirugía digestiva

Este médico se convirtió en pionero en España al utilizar el THD en el hospital Santos Reyes de Aranda, una técnica que reduce el tiempo de la operación de hemorroides y del postoperatorio, pudiendo el paciente incorporarse al trabajo en 48 horas

V.C.
13/06/2017

 

El Doctor Bashar Salim aterrizó en España en el año 1971. De origen jordano, se fue a Valladolid a estudiar medicina. Después de hacer la especialidad en el clínico de la ciudad vallisoletana sobre cirugía general y digestiva, terminó su tesis en 1988 acerca de la etiopatogenia del cáncer pancreático biliar. Más tarde se trasladó a Aranda de Duero a trabajar en el hospital Santos Reyes, dentro de la especialidad de cirugía general y digestiva, lugar en el que ha permanecido hasta día de hoy, y donde presta servicio asistencial en la unidad de colo-proctología. El doctor confiesa que desde que llego a esta localidad se «enamoró» de su entorno y de su gente y desea finalizar su carrera allí. «Surgió este romance que sigue durante los años que llevo ahí, y cada vez estoy más enamorado de la Ribera del Duero. Además, el río Duero me tiene embrujado», indica.

Su carrera la define como «vocacional» y algo que lleva en la sangre desde hace tiempo. No en vano la profesión empezó con su bisabuelo por parte materna, que fue el cirujano personal del sultán otomano en 1889, algo que recuerda con orgullo. A partir de ahí generaciones posteriores siguieron los mismos pasos, pasando por sus abuelos, padres y hermanos, algunos ejerciendo en su tierra y otros repartidos por diferentes lugares del mundo.

Como especialista en el tratamiento quirúrgico de las patologías correctales –hemorroides, fístulas y fisuras entre otros-, en el año 2009 se interesó por una nueva técnica llamada THD gracias a una demostración realizada por un compañero médico-. «Nuestro servicio de cirugía y yo mismo nos quedamos impactados por la facilidad de usar y el gran beneficio clínico para el paciente», subraya. En aquel momento en España todavía no se utilizaba y decidió viajar a Italia, al hospital Gemelli de Roma, donde se encontraba el doctor Carlo Ratto, padre y creador de este sistema y cirujano de gran prestigio en la patología anal y rectal. La idea era aprender en persona y desde ese momento cambió su concepto del tratamiento de las hemorroides.

El concepto clásico consideraba a la hemorroide como una variz sin ningún tipo de función, que había que extirpar porque era la que producía la sintomatología. El método utilizado consistía en resecarla y quitarla con un bisturí, dejando el resto del paquete hemorroidal, y tanto la operación como el postoperatorio eran traumatizantes para el paciente. Esto podía desencadenar en diversas complicaciones, ya que a veces se lesionaba el esfínter anal interno, produciendo problemas de incontinencia, además de sangrado y recidiva –que la hemorroide vuelva a salir- donde no se haya resecado. «Para el paciente era terrible, cuatro semanas con dolor intenso y demasiadas dificultades», recalca el doctor. Sin embargo con esta nueva técnica no pasaría.

Según el médico jordano las hemorroides en realidad no son varices que haya que extirpar, sino que tienen su función en la incontinencia anal. Así, los paquetes hemorroidales que tenemos, 3 habitualmente, ejercen el 20% de la continencia. Como ejemplo Salim los compara con las gomas de una puerta, «cierra bien, pero sin las gomas el cierre no es perfecto». Se transforman en patológicas cuando aumenta el flujo en estos paquetes hemorroidales. Esto se debe a ciertas enfermedades que aumentan la presión intra abdominal y como consecuencia incrementan el flujo, como la hipertensión. También hay otros motivos que pueden provocarlo, como largos tiempos sentados o problemas de extreñimiento. Con el método THD en el mismo acto operatorio el prolapso hemorroidal desaparece. A través de una sonda eco doppler conectada a un aparato, se hace una ligadura arterial rectal en las 6 localizaciones que suele haber, dispuestas como si fueran las agujas de un reloj, evitando de esta manera la recidiva en el futuro. «Si es un problema de flujo y solo suturamos 4 por ejemplo, desviaríamos el flujo al resto de arterias y la hemorroide volvería a salir».

Es lo que pasaba anteriormente, donde se resecaba un paquete hemorroidal al cabo de uno o dos años crecía el flujo en otras localizaciones, y había que operar por segunda vez al paciente. «En realidad se desviaba el flujo a otros paquetes», recalca.

La operación dura entre 20 y 30 minutos, dependiendo de las complicaciones, con anestesia raquídea, aquella que insensibiliza partes del cuerpo. El paciente permanece en el hospital 5 horas y cuando llega a su casa se puede sentar sin dolor. Y en 48 horas se puede reincorporar al trabajo.

Además, con el THD la recidiva supone un 4% frente al 25% que había con el método clásico. No es solo bueno para el enfermo sino que supone un gran ahorro al sistema de salud al haber pocas horas de ingreso. Asimismo, evita la analgesia que tomaba el paciente durante años.
Salim se trajo esta técnica en el año 2010 al hospital arandino, convirtiéndose así en pionero en

España en utilizarla. «La dirección del centro nos dio el apoyo total y apostaron por esta técnica». Como los resultados fueron bastante buenos desde el principio, la propia empresa creadora del método le ofreció ser cirujano instructor del mismo, para enseñarlo a sus colegas a nivel nacional e internacional, implantándose en diferentes ciudades españolas. El médico quiere implantar el THD también en el Hospital San Juan de Dios de Burgos, con la idea de que se cree una unidad de patología anal, logrando que se convierta en centro de referencia, dentro de la sanidad privada, de la patología hemorroidal aplicando THD.

El doctor afincado en Aranda resume que las razones que le han impulsado a aprender y traerse estos métodos tan innovadores se basan sobre todo en el bienestar de los pacientes. «De lo que mas orgulloso me siento es saber que he podido aportarles un camino sin dolor».

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria