Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PERSONAJES ÚNICOS / HÉCTOR ZAMORA

El Indiana Jones de las proteínas

El vallisoletano ha recibido el galardón a la mejor tesis doctoral, otorgado por la Real Sociedad Española de Química / Ha trabajado en un proyecto que abre la puerta a la búsqueda de nuevos antibióticos que sustituyan a los que han perdido su efectividad.

E. LERA
22/05/2018

 

Desde pequeño le interesaron las ciencias y enseguida tuvo claro que se especializaría en la frontera entre lo inanimado y lo vivo. Eso sí, antes soñó con ser arqueólogo como Indiana Jones o astrofísico como Jodie Foster en Contact. Una «atracción insoslayable» le colocó en el camino hacia la química. A Héctor Zamora siempre le ha fascinado el hecho de que el universo esté compuesto por pequeñas piezas que, en función de la forma en la que se combinan, pueden originar cosas tan dispares como una estrella, una montaña, un árbol, un teléfono o una persona. De hecho, se matriculó en Química en la Universidad de Valladolid (UVA) para entender cuáles eran las bases que regían «este sorprendente comportamiento» de la materia.

Una tarea nada fácil que se le quedó corta, ya que pronto quiso ir más allá. Decidió trasladarse a Salamanca para cursar Bioquímica. En esta etapa trabajó en el departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Biología en un método de análisis para evaluar la capacidad de ciertos compuestos que inhiben una familia de proteínas, entre las que se encuentran las responsables de la aparición de resistencias a antibióticos o de la destrucción de tejidos de ciertas enfermedades pulmonares.

Tras finalizar los estudios, regresó a Valladolid. Durante el verano de 2009 tuvo la oportunidad de seguir conociendo el mundo de la investigación en el Instituto de Biología y Genética Molecular. «Dicha estancia fue enormemente provechosa e incrementó mi deseo por emprender una carrera investigadora», recuerda Zamora, quien añade que no pudo por la «pobre perspectiva» del momento ya que España se encontraba sumida en los «años más duros» de la crisis económica. Así que decidió terminar la carrera de Química que tiempo atrás había iniciado.

Con dos títulos bajo el brazo, no lo tuvo fácil. Después de dar clases particulares de física, matemáticas, química e inglés, decidió apostar por la carrera investigadora y solicitó una beca para realizar la tesis doctoral. Su siguiente destino fue el Instituto de Química Física Rocasolano de Madrid. En diciembre de 2012 ingresó en el centro, a la vez que estudiaba el máster de Ciencia y Tecnología Química en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Defendió la tesis en diciembre de 2016. Aunque ha pasado más de un año y medio, la Real Sociedad Española de Química le ha concedido el premio a la mejor tesis doctoral.

Zamora ha participado en proyectos de diferente índole, todos ellos con el denominador común del uso de la espectroscopía de resonancia magnética nuclear. Una de las iniciativas a las que más tiempo ha dedicado es al estudio de ciertas secuencias de aminoácidos extraídas de una proteína de una bacteria patógena causante de enfermedades respiratorias. «Durante el estudio de la capacidad de estas secuencias para unirse a ciertas moléculas, descubrimos que al añadir cierta concentración de detergente a la disolución donde se encontraban presentes estas secuencias dejaban de tener estructura de horquilla y se convertían en hélices», cuenta. Un paso importante ya que ningún grupo de investigación había llegado a ese punto. Entonces, asegura que «si logramos analizar este comportamiento tan excepcional, podremos averiguar si tiene alguna función en la proteína bacteriana y ampliar el conocimiento sobre el complejo campo del plegamiento de las proteínas, e incluso podría encontrarse alguna aplicación biotecnológica en el campo de los biosensores».

Otro proyecto en el que ha trabajado en colaboración con el Instituto Tecnológico de Karlsruhe, en Alemania, consiste en la dilucidación del mecanismo que utiliza un pequeño péptido antimicrobiano para destruir células bacterianas. «Empleando técnicas punteras en el campo de la espectroscopía de resonancia magnética nuclear en estado sólido, hemos logrado establecer el mecanismo exacto que utiliza el péptido para ejercer su acción antibiótica, y además, hemos encontrado una variante de dicho péptido, con mejores propiedades terapéuticas», precisa el vallisoletano, quien tiene claro que este tipo de proyectos son de «gran interés» hoy en día, puesto que, debido al «alarmante aumento de las resistencias bacterianas, es necesario encontrar nuevos antibióticos que sustituyan a aquellos que han perdido su efectividad. También ha trabajado en el estudio de un fragmento de un alérgeno del fresno europeo, de un péptido extraído del veneno de una víbora sudamericana, llamado crotalicidina, y de una proteína que forma parte de un complejo motor molecular.

Para Héctor Zamora, la investigación y la innovación en Castilla y León «no es una prioridad para los mandatarios políticos», y así lo han demostrado durante los últimos años, en los que la inversión ha ido decreciendo, las ayudas menguando y los plazos retrasándose. Habla con conocimiento de causa. El vallisoletano está en situación de desempleo mientras espera la resolución de una ayuda Juan de la Cierva.

En este sentido, sostiene que cada vez más la solicitud de proyectos conlleva «una excesiva burocracia», que lastra «de manera dramática» el funcionamiento de la investigación tanto en la Comunidad como en España. «La situación genera desánimo en todos los estamentos: a los egresados universitarios cada vez les seduce menos la carrera investigadora mientras que los investigadores asentados ven cómo se conceden menos subvenciones para contratos, de manera que los grupos carecen de personal suficiente para desarrollar los proyectos al nivel deseado», lamenta.

En su opinión, es complicado que la sociedad premie la innovación y el talento porque son parcelas «que no suelen vender mucho», sin embargo, considera que «si tuvieran más visibilidad, estoy seguro de que muchos jóvenes con dudas se darían cuenta de que con trabajo se puede alcanzar el éxito y la satisfacción personal».

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria