Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PERSONAJES ÚNICOS / MARGARITA CALONGE

La guardiana de los ojos

Es segoviana, profesora y directora del grupo de investigación en superficie ocular del IOBA / Fue la segunda catedrática de Oftalmología de España y la primera de la Facultad de Medicina de Valladolid / Busca biomarcadores terapéuticos para luchar contra el ojo seco

E. LERA
04/06/2019

 

Los diferentes momentos de su vida pasan, como si fuesen diapositivas, y el sentimiento es positivo. Margarita Calonge es feliz. Conquistó sus sueños a base de trabajo y esfuerzo y ahora está recogiendo los frutos. Nació en la localidad segoviana de Cuéllar pero pronto se trasladó a Valladolid. Su pasión siempre fue la biología. Le fascinaba el saber cómo estaban hechos por dentro los animales, sin embargo, el modesto sueldo de su padre, profesor de Geografía e Historia, le envío a los brazos de la medicina, una disciplina a la que se abrazó en su juventud y de la que nunca se ha separado. «Hubiera sido feliz estudiando casi cualquier cosa, me gustaba hasta el latín», admite.

Entró en la facultad con la tercera mejor nota. Y poco a poco empezó a comprender el motivo por el que enfermamos y cómo intentar arreglarlo. Siempre se decantó más por la parte médica que por la quirúrgica. Pasaron los cursos y se enamoró de la inmunología. «No entendía por qué no conocíamos la causa de tantas y tantas enfermedades que tenían nombres muy complejos y de las que se sabían muchísimos signos y síntomas, pero no la causa, con lo que por supuesto no se podían curar», expone. Entonces, decidió que quería investigar para arrojar luz sobre estas dolencias.

Sacó el puesto 140 del MIR y eligió Oftalmología en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Allí conoció a su maestro, el profesor Pastor. «Al principio lo pasé mal, no me gustaba nada a lo que me expuse en el primer año de residencia, pero en las guardias aprendí mucho y disfruté más. El ambiente era fantástico. Son experiencias únicas a las que no se debe renunciar». En ese tiempo también comenzó la tesis. Jornadas de más de 16 horas de las que no guarda ningún recuerdo negativo.

Margarita Calonge acabó la especialidad en 1987, y a la vez, obtuvo el título de Doctora en Medicina. Además, consiguió la aceptación para ir a hacer una estancia posdoctoral a Boston, a un centro que era la referencia de la investigación en Oftalmología en todo el mundo: el Schepens Eye Research Institute (SERI), dedicado a la investigación en ciencias de la visión, y afiliado a la Universidad de Harvard.

Cada paso que dio, según comenta, se debe a su jefe en la residencia y su director de tesis, que le invitó «a quitarse la boina» y regresar con mucho conocimiento a su tierra. Aprendió inglés «en gran medida» a base de memorizar y entender canciones. En Boston fue de la mano de la doctora Mathea Allansmith y los doctores Kurt Bloch y Claes Dohlman. Sin olvidar a Stephen Foster, director de la especialidad de inmunología ocular, quien le permitió estar a su lado y conocer enfermedades que en España parecían no existir. Publicaron la serie más grande, incluso hasta el momento actual, de una patología que estaba olvidada, la complicación ocular de las dermatitis atópicas, ya conocida por los oftalmólogos. Con él comprendió el significado de la palabra excelencia.

Desde Boston y sin acabar la estancia posdoctoral, Calonge ya empezó a colocar los cimientos de todo lo aprendido en el Instituto Universitario de Oftalmobiología Aplicada (IOBA), que en diciembre celebrará sus bodas de plata. Regresó en 1990 a España con un contrato de reincorporación ministerial y empezó a montar un incipiente laboratorio de inmunología ocular con su compañero Herreras. A la vez, creó la Unidad de Inmunología Ocular en el Hospital Clínico Universitario, trabajando sin plaza y sin cobrar, pero confiando una vez más en su maestro. A los tres años lo dejó, pues el doctor Herreras volvió a Valladolid y él ha dirigido, hasta el día de hoy, esta Unidad, que es una referencia nacional.

La segoviana se metió de lleno en la docencia. Primero con una plaza de profesor ayudante, de asociado más tarde, de titular interino después, hasta que en el año 1996 sacó la oposición de profesor titular y en 2005, ganó la oposición de cátedra. Fue la segunda catedrática de Oftalmología de España y la primera de la Facultad de Medicina de Valladolid. En la actualidad dirige el grupo de investigación en superficie ocular del IOBA.

Sus trabajos se centran en tres líneas de investigación. En primer lugar, estudian biomarcadores en enfermedades inflamatorias de la superficie ocular y dolor. «El foco principal ha ido evolucionando y aunque empezamos con los procesos alérgicos oculares, ahora, y ya desde hace 15 años, estamos más centrados en la enfermedad de ojo seco, en la que hemos caminado de la mano de la industria farmacéutica, contribuyendo a crear las bases que han demostrado que el mecanismo patogénico de esta enfermedad es la inflamación. Más tarde, hemos incorporado el estudio de los problemas asociados al uso de lentes de contacto y, recientemente el estudio del dolor crónico asociado a esta patología», explica Calonge.

En la actualidad buscan biomarcadores terapéuticos que puedan servir de punto de evaluación final en ensayos clínicos de manera que puedan ayudar a la industria farmacéutica a desarrollar más medicamentos para estas enfermedades, ya que apenas hay fármacos; y una de las razones fundamentales es que es muy costoso demostrar eficacia en ensayos clínicos de esta enfermedad, donde existe «una gran desconexión entre signos y síntomas». Estos biomarcadores son principalmente moléculas en lágrima y genes en células epiteliales de la superficie.

También trabajan en terapia celular e ingeniería de tejidos para enfermedades de la superficie ocular, en estos momentos, para el síndrome de deficiencia de células madre corneales. Y el broche a sus trabajos lo pone la nanomedicina para enfermedades de la superficie ocular, que trata sobre el desarrollo de nuevas formas de administración de medicamentos y también, más recientemente, de modelos basados en la nanotecnología para estudiar enfermedades y acciones de fármacos.

Siempre ha estado muy unida al deporte. Empezó con 11 años a jugar a balonmano en el instituto Ferrari, continuó jugando en el Club Deportivo Universitario y consiguió llegar a la división de honor, momento en el que decidió dejarlo por las guardias. Más tarde se calzó las zapatillas y llegó a terminar la maratón de Barcelona. «Eso sí, que requirió preparación y un esfuerzo enorme. Pero me enseño que, si quieres, puedes», afirma la profesora de la UVA.

En su opinión, la investigación e innovación en España ha decaído en los últimos años y Castilla y León no ha podido ser una excepción, aunque «ni mucho menos» es la comunidad más perjudicada del país. «Aquí se vive bien, tenemos un ambiente universitario muy loable, con sus puntos dudosos como en todas partes, y no tenemos que perder el tiempo en reivindicaciones políticas, un gran alivio». Además, agrega que le molesta «profundamente» que las regiones que «más protestan» sean las que más fondos reciben y, por ende, las que mejor pueden pagar a sus profesionales, las que pueden atraer a más personal investigador y todo el tejido socioeconómico que conlleva.

Margarita Calonge informa de que Castilla y León ha mantenido al Centro en Red de Medicina Regenerativa y Terapia Celular aun cuando el Instituto de Salud Carlos III suspendió su aportación a las comunidades autónomas al llegar la crisis económica. «Esto nos ha ayudado a poder seguir adelante en el tema de la terapia celular e ingeniería de tejidos, y sobre todo mantener a algunos investigadores; creo que sin este apoyo y el del Centro de Investigación Biomédica en Red en Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina, no hubiéramos podido llegar a la traslación al paciente de la terapia con células madre», subraya la segoviana, antes de señalar que «lo más difícil no es comprar aparatos y material fungible para investigar, sino poder mantener al personal investigador».

Lamenta que las administraciones públicas no trabajen para que Castilla y León sea puntera en el campo de la oftalmología. «No tenemos la cultura de resaltar y enfatizar lo que hay de bueno en nuestra Comunidad. Seguimos con esa tontería de que ‘el buen paño en el arca se vende’. Se prefiere dar sopa para todos, pues lo contrario parecería ser impopular, pero no lo es, en realidad y deberíamos aprender a presumir de lo mucho y bueno que tiene esta tierra. Yo creo que si no hay suficiente dinero, se han de ofrecer posibilidades de financiación a aquellos grupos que demuestren que saben que hacer con esos fondos, que obtienen resultados positivos y benefician a sus ciudadanos y traen riqueza a su ciudad y entorno social», sentencia.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria