Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

VALLADOLID

Emisiones cero en los templos de la salud

Cartif lidera un proyecto europeo que ha convertido al Río Hortega en el primer hospital sostenible de España

E. LERA
12/12/2017

 

Las ciudades son dinámicas y aglutinan innovación en un modelo de prosperidad para los nuevos tiempos. Vertebran soluciones sólidas, asumibles e incluyentes. Urbanismo, movilidad, vivienda, consumo y residuos se someten a examen para abandonar su rutina, protagonizada por los combustibles fósiles, para engancharse a las soluciones saludables.

Las viviendas también siguen el mismo camino. Sus inquilinos hacen una inspección técnica para acabar con las fugas de calor que encaren la factura de calefacción y electricidad con herramientas, capaces de autoabastecer las necesidades térmicas y eléctricas e, incluso, aportar energía al sistema por muchos menos euros. Los edificios tampoco se quedan atrás y buscan esa convivencia con la ciudad del siglo XXI. Todos sin distinción, incluso los hospitales.

A pesar de considerarse templos de la salud por encima de todo, sus gestores son conscientes de que hay que trabajar para la prosperidad, la inclusión social y la convivencia, y eso pasa por adaptar las instalaciones al cambio climático, mediante planes de actuaciones basados en mejores prácticas disponibles y formación a medida.

Sin perder de vista esta idea, el centro tecnológico Cartif –coordinador–, la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León, el Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (Itene) de Valencia y la empresa vallisoletana Coinges iniciaron hace tres años un proyecto que tenía como fin convertir al Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid en referente europeo en ahorro y eficiencia energética.
La iniciativa, denominada LIFE Smart Hospital y que contó con un presupuesto de 1,8 millones de euros (750.000 aportados por los fondos europeos), terminó hace unas semanas y los resultados no pueden ser mejores tanto para el medioambiente como para el bolsillo. En concreto, han probado 15 soluciones en tres áreas: energía, agua y residuos.

En el primero de los ejes, energía, han actuado en las calderas, donde se ha mejorado el rendimiento a través de la instalación de un control digital de la combustión. También se ha modificado el alumbrado. En este punto, explica Raquel López, responsable del proyecto en Cartif, se ha optado por las zonas de uso intensivo de luz, en las que se ha sustituido la luminaria convencional por luminaria de bajo consumo. En total, se han instalado 1.212 lámparas en los vestuarios, las consultas externas, urgencias y paritorio y en los bloques de hospitalización.

Para llevar a cabo esta labor, los investigadores realizaron un estudio particularizado de cada hueco de manera que la luminaria suministre la intensidad de luz que el médico precise para revisar a un enfermo que entra en urgencias. «En ocasiones la luminaria convencional había amarilleado el color y el profesional no sabía si el paciente tenía un problema en la piel o no», comenta antes de señalar que en la actualidad la luz es como una claraboya natural que no distorsiona el diagnóstico.

Además cada led cuenta con un balastro DALI, es decir, un software que permite hacer un control inteligente de la luminaria. Se puede, por ejemplo, fijar a qué hora se enciende y se apaga y, por tanto, el celador no tiene que recorrer los pasillos apagando luces. Además, se regula con la luminosidad del exterior y detecta presencias, con lo cual si hay una persona en la sala no se apaga y si no, sí. «Esta acción es de las que mayor ahorro genera porque estás optimizando el consumo eléctrico de esas luminarias y sólo se utilizan cuando son útiles», puntualiza Miguel Ángel Sánchez, responsable del proyecto en Cartif.

Otra acción importante se llevó a cabo en los 18 quirófanos del Río Hortega. Con la normativa nacional y europea en la mano, que dice que la renovación del aire interior tiene que ser de 20 ciclos por hora y, además, siempre con 20 pascales de sobrepresión para así evitar que entre aire del exterior, este equipo multidisciplinar decidió bajar de 20 a 10 la renovación por hora durante la noche. «Ha tenido un impacto muy grande tanto en el consumo eléctrico como en el consumo térmico», destaca López.
El broche a las actuaciones en el bloque de energía lo puso la ventilación de los pasillos. El volumen de metros cúbicos en el Río Hortega es enorme y hay que acondicionarlo tanto en verano como en invierno. Estudiaron la situación y apostaron por sustituir los motores de las 54 unidades de tratamiento de aire para reducir el caudal impulsado.

Con estos pasos se ha ahorrado en un año más de 1,5 millones de kilovatio/hora, que si se traducen a dióxido de carbono la cifra ronda las 460 toneladas. Con una inversión de 500.000 euros se ha conseguido economizar 122.000 euros anuales, por lo que en cuatro años las inversiones estarían amortizadas, expone.

En el eje del agua se centraron en dos aspectos. Por un lado, la responsable del proyecto en Cartif señala que había corrientes de agua limpia que se estaban tirando por el desagüe. Tras un análisis completo, decidieron que la primera medida se llevaría a cabo en la Unidad de Hemodiálisis, donde una de las corrientes se tiraba debido a la conductividad del agua. Ahora se trata para su eliminación y se vierte a una horquilla general de 500 metros cúbicos. Por otro, en verano el frío se administra con unos paneles evaporativos que consumen mucha agua, que se desperdiciaba. En la actualidad, tras construir una balsa, se recupera para alimentar inodoros. También se ha formado al personal de cocina para que los restos de comida no se tiren al agua, sino a un contenedor, y así no se penaliza la factura.
Los resultados, resume Raquel López, son positivos: una reducción del 16% del consumo del agua, lo que supone el consumo de 600 personas en España con un ratio de 120 litros al día. Además, con una inversión de 95.000 euros, se ahorra 50.000 euros anuales, con lo que en dos años estaría amortizada.
Los residuos fue la tercera área en la que se fijaron los investigadores del proyecto LIFE Smart Hospital.

El eje implicaba que las 2.500 personas que forman la plantilla del Río Hortega, los pacientes, los usuarios y los visitantes se concienciaran sobre la segregación adecuada de los desechos. «No es lo mismo poner un número en el ordenador que trabajar con personas». Así que se pusieron manos a la obra y comenzaron con una labor de concienciación. En esta tarea contaron con la ayuda del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales.

Fue una formación particularizada para cada unidad. Además de las charlas, se instalaron carteles informativos para que las enfermeras y el personal de limpieza supieran qué bolsa tienen que utilizar para cada residuo. A esto se unió la puesta en marcha de un sistema de trazabilidad para que cada bolsa llevara una etiqueta con la fecha en la que se había generado, el contenido y el peso. De esta forma, el Río Hortega tiene un control de los residuos que envía. Antes se segregaban 22 tipos y ahora, 35. Respecto a la inversión, puntualiza, ha sido de 40.000 euros y el ahorro anual ronda los 15.000, así que en 2,7 años estará amortizada.

En este sentido, Miguel Ángel Sánchez afirma que el resultado fue magnífico puesto que todas las unidades interiorizaron la información y la pusieron en práctica. Y no sólo eso, añade, lo están aplicando en su ámbito personal, con lo cual se ha logrado un doble objetivo que el trabajador en su casa sea más responsable con el gasto de agua, consumo energético y segregación de residuos.
El proyecto que surgió para solucionar un problema específico, cambió el rumbo y convirtió al Río Hortega en el hospital más sostenible de España. Un modelo que esperan que se replique en más centros, incluso en los de nueva construcción. De hecho, ya cuentan con interesados, pero no se pueden desvelar sus nombres.

En el marco del proyecto europeo han realizado un manual de buenas prácticas con 30 medidas, que está disponible en inglés y en castellano tanto en papel como online en la página web del proyecto –www.lifesmarthospital.eu–. «Intentaremos difundir los resultados para que lleguen al mayor número de hospitales», incide Sánchez.

Otro aliado que han desarrollado es una herramienta sencilla, que estará disponible antes de final de año, para que los gestores de los centros sanitarios puedan evaluar la sostenibilidad de sus instalaciones y qué medidas se pueden tomar al respecto. Se trata de un pequeño cuestionario con preguntas relacionadas con la energía, el agua y los residuos. Lo único que se pide es un correo electrónico para poder enviar el resultado. «En apenas 15 o 20 minutos facilitamos una valoración aproximada de qué zonas, campos, se puede actuar para reducir el consumo».

Desde Cartif recalcan que la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León ha sido crucial para poder llegar hasta donde se ha llegado. Por su parte, Jesús Pérez, director de gestión del Área de Salud Valladolid Oeste, resalta la participación de todos los actores del proyecto que al final no se ha centrado sólo en la energía, sino en una serie de soluciones que pueden ser replicables. Además, dijo que en los hospitales siempre se destaca la innovación en el ambiente asistencial a través de sus ensayos clínicos, pero también se puede avanzar en otros aspectos como los que se han tratado en esta iniciativa. «Los resultados han sido muy buenos y estamos muy contentos», zanja.

Investigación

Raquel López, responsable del proyecto en Cartif, asegura que Castilla y León es la cuarta comunidad que recibe más fondos europeos tras Madrid, País Vasco y Cataluña. «No es por sacar pecho pero mucho de ese retorno probablemente el tractor sea Cartif. Estamos haciendo un papel muy relevante para que esas ayudas lleguen a nuestras pymes y generen empleo».

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria