Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Los doctores de las heridas de la tierra

Investigadores del Irnasa crean recursos micológicos y prácticas de manejo para ayudar a la conservación de la dehesa / Buscan el desarrollo de pesticidas basados en hongos para ayudar a que los árboles cojan fuerza

E. LERA
30/07/2019

 

La naturaleza es un sistema sabio, tan increíblemente bien conectado, que en el momento en el que los seres humanos unen los eslabones de la cadena, todo vuelve al punto de partida. En la actualidad está viviendo una crisis importante que deja su sello en los animales, plantas, árboles... Una llamada de alerta que nos avisa de que tenemos que actuar cuanto antes. Y es que en esa olla a presión tiene mucho que ver el rápido crecimiento de la población. Juega en contra de la biodiversidad. Las zonas rurales se vacían y cuanto antes comprendamos el mensaje, mejor. Conectar con el planeta es la mejor ayuda que se puede brindar.

Con este escenario de fondo, investigadores del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (Irnasa) coordinan el proyecto europeo MycoRestore, que busca desarrollar recursos micológicos y prácticas de manejo para ayudar a la conservación de ecosistemas forestales, y en especial a uno de los más emblemáticos de nuestra geografía como es la dehesa, que en la actualidad se encuentra amenazada por diversas plagas. En este sentido, el investigador Ignacio Santa Regina incide en que los bosques mediterráneos necesitan nuevas fuentes de ingresos y hacer frente a los efectos del cambio climático.

Por esta razón, señala que el objetivo de la iniciativa es la regeneración de ambientes degradados, el aumento de la rentabilidad del sector rural y la promoción de su valor cultural. A esto se suma, agrega, el interés por proteger y transferir un valor añadido al ecosistema, aplicando estrategias apropiadas. Además, el proyecto incrementará los servicios de los ecosistemas a nivel local y sensibilizará a la población de su existencia e importancia, lo cual ayudará a conservar los «valiosos aportes» medioambientales, económicos, sociales y culturales que las tierras ofrecen.

Y es que la profundización en estos conocimientos es de «gran interés», ya que de ellos se pueden derivar nuevas recomendaciones en la gestión agrosilvopastoral que contribuyan a hacer la agricultura y la ganadería más sostenibles y compatibles con el medio ambiente. «No podemos resignarnos y mirar para otro lado, ya no tenemos tiempo para seguir pensando, es el momento de actuar, involucrándose todos los entes de nuestra sociedad», afirma. Por ello, considera que instituciones, investigadores, empresas, fundaciones, propietarios y técnicos tienen que ponerse de acuerdo para realizar aquellas prácticas que combatan dicho problema, que en todo caso, deben ser «saludables y respetuosas» con el medio ambiente.

En la primera reunión, que ya se ha celebrado y han participado Volterra, Colquida Lda, la Fundación General de la Universidad de Valladolid, IDForest, el Istituto Per la Proteziones Sostenibile Delle Piante del Consiglio Nazionale Delle Ricerche (IPSP-CNR), Mycelio – MycoLife, SocialForest y la Universidad de Valladolid, se ha abordado cuestiones sobre los impactos del cambio climático en dehesas y ecosistemas asociados, y las consecuencias económicas y sociales. ¿Por qué es importante defender y regenerar el bosque formado por encinas, alcornoques y otras especies? En primer lugar, Santa Regina sostiene que la dehesa está considerada por la FAO como un ecosistema agrario de los más sostenibles del planeta, como ecosistema de equilibrio entre la agricultura, la ganadería y el medio ambiente. En segundo, indica que como espacios productivos extensivos mantenedores de la diversidad, con un rico patrimonio genético vegetal y animal.

Pero no son las únicas razones. El valor añadido de esta investigación radica, a su juicio, en el aprovechamiento múltiple y sostenible de los recursos, junto con el valor económico que de ellos se obtiene, así como la fijación de población rural en sus núcleos, reduciendo así los flujos migratorios. Sin olvidar, apunta el investigador del Irnasa, que la dehesa está incluida como hábitat protegido y forma parte de la Red Natura 2000.

En concreto, MycoRestore se centrará en solucionar los «graves problemas» que sufren las fagáceas, tanto en España como en Italia y Portugal. De hecho, alerta de que es necesario ejecutar acciones apropiadas para combatir la enfermedad de la seca producida por Phytophthora cinnamomi en los encinares de La Alamedilla, donde el contagio y propagación del problema es cada vez mayor, las clamidosporas de dicho hongo se dispersan «muy bien» por el agua, ya que sus esporas son aladas, cada vez es mayor el área afectada y la reducción de la productividad del encinar. «Del ataque del Cerambix, sobre todo en rebollares, la zona del Cubo de Don Sancho y alrededores está prácticamente sentenciada, con un porcentaje elevadísimo de propagación del ataque del escarabajo, con un agravante, y es que si es Cerambix cerdo, no puede combatirlo, debido a que es una espacie protegida, en peligro de extinción», lamenta para, a renglón seguido, puntualizar que la culebrilla del alcornoque por Coraebus undatus, que ataca a su corteza, produce grandes pérdidas por la mala calidad del corcho en aquellos ejemplares atacados. Pone como ejemplo que todo el término de Valdelosa está atacado y sus pérdidas son «importantísimas», siendo el mayor alcornocal existente en Castilla y León. Otro enemigo es el chancro del castaño, que produce la mortalidad del árbol, cuyas pérdidas, tanto económicas como ambientales, son insostenibles. Una prueba de esta situación está en el término de Linares de Riofrío, donde ha provocado pérdidas del valor paisajístico.

Una de las ideas para combatir estos problemas es, según avanza, el desarrollo de pesticidas basados en hongos, es decir, inocular puntos estratégicos de ciertos hongos que pueden dar un impulso a la vida debajo de la tierra, lo que ayuda a los árboles a coger más fuerza en las raíces y defenderse mejor.
El enfoque del proyecto es muy mediterráneo, y la solución, biológica. «Podemos crear espacios en el bosque para que haya más dinamismo y sobre todo para favorecer la regeneración natural, porque tenemos muchos ejemplares de más de 100 años. Necesitamos dinamismo en el bosque», concluye.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria