Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

VALLADOLID

Cosmética de autor sin romper la hucha

La ingeniera química Lourdes Varadé desarrolla productos de belleza a un precio asequible / Utiliza materias ecológicas como agua de rosas búlgaras biológicas, mantecas de coco orgánicas, avena, caléndula y células vivas.

E. Lera
19/04/2016

 

Marco Antonio y Cleopatra, una de las parejas más guapas de la historia, sustentaba su belleza en la naturaleza. Los truquitos de estos beauty experts del Antiguo Egipto estaban en las entrañas de la madre Tierra. Y es que lo ecológico es la panacea de los tratamientos cosméticos actuales y, en ocasiones, uno de los secretos a voces de la eterna juventud. Pero no todos los potingues para lucir como los más bellos son iguales.

Unos están hechos por grandes multinacionales que hacen productos prácticamente al peso para obtener el mayor beneficio posible. Otros por valientes sastrecillos de laboratorio que tiran de microscopio y pipeta para lograr reacciones químicas de las que abundan en la vida salvaje, y no por ello dejan de ser naturales.

Una de estas particulares modistas es Lourdes Varadé, una enamorada de la cosmética que decidió hacer de su pasión, su sustento. Estudió Ingeniería Química pero, atraída por los productos de belleza, realizó un máster en Cosmética y Dermofarmacia. Acabó trabajando en la división de lujo de L’oréal, y un buen día metida en faena se dio cuenta de que trabajar en una multinacional era tan inseguro como hacerlo por cuenta propia. Así que se lió la manta a la cabeza y decidió montar su propio negocio. «La idea de poder ser dueña de tu tiempo resultaba muy atractiva», cuenta.

A partir de un blog, que lo hacía en su tiempo libre y con «un aire distendido y hasta gamberro», intentó desmitificar la cosmética y se dio cuenta de que tenía en sus manos «algo muy especial». Además, señala que se lanzó a emprender porque no quería quedarse con la intriga del que hubiera pasado si...

Ahora sabe lo que ha pasado. Tiene un trabajo y un destino. Apostó por el ahora o nunca y es dueña de su negocio, de su vida y de una marca de cosméticos de alta gama a precios asequibles. En este sentido, Varadé es consciente de que no puede competir con las marcas blancas, porque, a veces, el envase la cuesta más que el producto entero que se vende bajo la etiqueta del propio supermercado. «Esto es lo que se llama economía de escala, cuanto más compras, más económico te salen por unidad las cosas. Yo soy una productora enana, pero sí puedo hacer la competencia a la alta gama, porque no tengo infraestructura de multinacional», explica.

Su compromiso, tal y como sostiene, es poner todos los principios activos en concentraciones máximas, utilizar texturas que son tendencia dentro del sector, fórmulas de última generación y usar materias primas orgánicas como agua de rosas búlgaras biológicas, mantecas de coco orgánicas, avena, caléndula y células vivas. De esta manera, llega a tres canales de distribución: al mercado de masas, o mass market en inglés, ya que tiene precios excesivos; al canal de lujo y a un sector que está interesado por el verde, lo ecológico, destaca esta emprendedora que tiene ubicado su ‘centro de operaciones’ en la bioincubadora del Parque Tecnológico de Boecillo en Valladolid.

«Mi cosmética la defino como ‘cosmética de autor’, yo no copio a nada ni a nadie. Con lo creativa que es la formulación, el crear texturas, sensaciones, productos... no es mi intención perderme y no disfrutar del proceso», comenta Lourdes Varadé. «Los principios activos –continúa– que más me interesan, que me parecen que tienen una aportación a la piel, son los que utilizo creando mis propias fórmulas».

Por ello, manifiesta que son productos «frescos» que no están tres meses en una estantería, sino que se producen en función de la demanda. «Fabrico lo que voy a utilizar durante un mes», puntualiza. Además de un producto completo, ofrece un packaging «muy personal» hecho a base de materiales reciclados y biodegradables, como puede ser el papel. «Va a acabar en la basura, pero tiene que ser bonito y sencillo, porque si los cosméticos son sensaciones, los olores también».

Esta ingeniera química asegura que su cosmética no tiene marketing y es que «deconstruye» los productos; es decir, todos sus clientes reciben una clase magistral adaptada para que conozcan qué es una crema o un sérum y los componentes que llevan. «Quiero que sepan lo que se están echando en la piel, entender el producto. Aportamos una visión distinta, ya que lo reciben directamente desde la ‘fábrica’, recién hecho, sin intermediarios», sostiene.

No es la única sastrecilla valiente que se ha lanzado a ‘reinventar’ la cosmética de Cleopatra y Marco Antonio, pero considera que la labor de formular y producir productos de cuidado y belleza es «muy específica» y, aunque todos «beben» de las mismas fuentes informativas, cada uno aporta su toque personal.

En este sentido, Varadé considera que su cosmética está basada en «un trato exquisito, único y personal» hacia el cliente. «Yo no vendo marketing, yo vendo cosméticos», subraya esta emprendedora que decidió no volver a empezar a buscar cuando el contrato finaliza y ‘parir’ productos de máxima calidad a un precio excelente. Sin competencia, porque la única competencia es su conocimiento e imaginación.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria