Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

VALLADOLID

Combatir el acoso escolar desde el móvil

Un investigador de la UVA desarrolla una aplicación que permite a los alumnos de los centros educativos denunciar de forma rápida y sencilla el ‘bullying’ por medio del teléfono.

E. LERA
04/12/2018

 

Le encanta la música, escucha jazz. Es una afición que aprendió de la mano de su abuelo. Un incombustible del saxofón que regala acordes. Va a todos los sitios con los cascos puestos y el teléfono móvil. Son sus aliados para escuchar a sus artistas favoritos. Y también son el nexo de unión con sus amigas. Con ellas empieza a salir los sábados por la tarde. Como una piña van al centro comercial, se compran un helado de pepitas de chocolate y comparten confidencias sobre las clases, el deporte, el amor y la amistad. Tiene planes para las vacaciones. Cuando piensa en ellas se dibuja una sonrisa en su cara.

Un buen día todo cambia. Se vuelve más esquiva, no quiere ir al colegio y sale de casa en contadas ocasiones. Su discapacidad motora que nunca había sido una barrera, lo es. Nadie entiende nada y ella tampoco lo exterioriza. Tiene miedo, pánico. Sus acosadores cada día critican su forma de hablar, de moverse, de vestir, sus gustos, su pelo largo, incluso sus gafas. Ella no puede más pero se calla.

Ella no existe pero a la vez sí que vive con diferentes caras en cada una de las personas que sufre acoso escolar. Un tema tabú que en algunos casos ha terminado en suicido. Las víctimas se consideran culpables de todo lo que les pasa. Tanto es su sufrimiento que se cansan de vivir. Para acabar con la ley del silencio que normalmente impera en las aulas con este tema, el estudiante de la Universidad de Valladolid (UVA) Raúl Calvo ha desarrollado una aplicación que permite a los centros educativos denunciar de forma rápida y sencilla episodios de bullying por medio del teléfono móvil.

El funcionamiento es sencillo. Tras la instalación de la app, hay una primera fase de registro en la que el alumno introduce el nombre de su colegio y el código del centro. Para terminar este apartado se aceptan las condiciones de anonimato, en las que también se recoge que se desvelará la identidad en los supuestos en los que se haga un uso incorrecto de ella, explica. A continuación, aparece un menú que permite que el usuario pueda iniciar una denuncia, utilizar la cámara o el micrófono y abrir las conversaciones por denuncias pasadas.

Cuando se utiliza para revelar una situación de acoso, la primera pregunta sirve para conocer los datos de la víctima (o víctimas), después del agresor y si es violencia física, verbal o virtual. «Una vez que se introduce toda la información se solicita una explicación de los hechos ofreciendo la posibilidad de agregar fotos y vídeos», indica Calvo, quien añade que tras la denuncia se abre una conversación que servirá para que se establezca una comunicación entre los responsables del centro y el denunciante, siempre conservando el anonimato.

Stop Bullying –así se llama la herramienta– surgió para promover el rechazo y la denuncia hacia estas conductas y proporcionar un medio a los alumnos para poder dar a conocer esa información de manera anónima y cómoda. «Esta aplicación podría servir, sin duda, para identificar un mayor número de casos por parte de los centros. Eso sí, el centro tiene que estar preparado para afrontar cada situación de la mejor manera posible», expone el estudiante de la UVA para, más tarde, comentar que el acoso escolar cada vez cuenta con más protagonismo en los colegios e institutos. De hecho, diversos estudios recogen que aproximadamente el 70% de los niños escolarizados de entre 13 y 17 años en España ha estado implicado, ya sea como víctima o como acosador, en algún episodio de bullying en las aulas. «Y esto es alarmante», sentencia.

En este sentido, Calvo sostiene que el principal objetivo de su sistema es aumentar la seguridad de las personas que se convierten en protagonistas de una cacería que sólo busca hacer daño y destrozar la autoestima. «Es muy útil para gestionar los casos de acoso, además de promover la denuncia por parte de los compañeros que son testigos».

Cuenta que durante la maduración de la idea surgió la posibilidad de centrar la aplicación en ayudar a un segmento determinado de la población, como las víctimas de violencia machista o los jóvenes que sufren acoso escolar. Finalmente, se decantó por esta última opción por varias razones. En primer lugar, los usuarios de la aplicación son expertos en el uso de smartphones; la comodidad que ofrece la herramienta de denuncia sería más valorada por los jóvenes; los adolescentes no tienen un medio accesible para denunciar casos de acoso juvenil –las mujeres maltratadas pueden llamar al teléfono gratuito 016– y los profesores deben estar formados para combatir el bullying por el último cambio de la ley y las denuncias deberían ser revisadas por ellos, que, además, tienen que saber lo que hacer, resume el estudiante de la Universidad de Valladolid.

Antes de poder introducirlo en algún centro falta desarrollar la aplicación para dispositivos iOS, ya que de momento sólo está disponible en Android. También es necesario el desarrollo de la herramienta de ordenador para los centros, donde se gestionarían las denuncias.

Stop Bullying se alzó con un premio Prometeo en la última convocatoria. Con este reconocimiento, la plataforma pasará a ser propiedad de la UVA, que ya está trabajando para introducirla en algún centro y probar su aceptación, avanza.

Cuenta con múltiples ventajas, pero también inconvenientes. El principal es la ley de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. A éste se une que algunos colegios prohíben la tenencia de móviles. «Es obvio que los niños van a seguir llevando el móvil encima y usarlo para luchar contra el acoso es una buena excusa para utilizarlos en horario lectivo», señala. El círculo a los aspectos menos positivos lo cierran las denuncias falsas. Informaciones que pueden hacer mucho daño y destrozar a personas que nunca han agredido a nadie.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria