Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

BURGOS

Buscando a la ‘madre de Satán’

Investigadores de la Universidad de Burgos desarrollan un sistema que permite detectar el explosivo TATP, más conocido como la madre de Satán, en estado gaseoso gracias a sensores fluorogénicos.

D. ANDRÉS
24/04/2018

 

Conocido popularmente como la ‘madre de Satán’ por su peligrosidad y capacidad de destrucción, el TATP o Triperóxido de triacetona es un compuesto muy inestable resultado de mezclar agua oxigenada, acetona y ácido. Por su elaboración relativamente sencilla se ha convertido en el explosivo más utilizado en ataques terroristas, siendo además el que más víctimas mortales ha dejado en los últimos tiempos.

Todos recordamos los atentados que tuvieron lugar en Bruselas en marzo de 2016 en el que varios terroristas hicieron volar por los aires la terminal de salidas del aeropuerto de esta ciudad, o los atentados de Barcelona en agosto del pasado año. En este último caso, el efecto devastador del ataque se atenuó en gran medida gracias a que no pudieron controlar el explosivo TATP que estaban fabricando en un chalé de la localidad tarraconense de Alcanar.

Precisamente uno de los motivos por los que no se pueden llevar en el equipaje de mano de un vuelo líquidos y los registros son tan exhaustivos en los aeropuertos es porque se difundió el rumor de que se podría fabricar TATP en la cabina de un avión al estar compuesto por substancias de uso común. Aunque, como apunta el coordinador del Grupo de Investigación SUPRABUR del área de Química Orgánica de la Universidad de Burgos, Tomás Torroba, se precisan cantidades más bien grandes y se necesita tiempo para hacerlo.

En la actualidad es muy difícil detectarlo, ya que no desprende ningún olor por lo que los perros adiestrados en la búsqueda de explosivos no pueden dar con ello. Tomás Torroba explica que «los grandes aeropuertos tienen sistemas que son capaces de detectarlo con máquinas grandes, pero no hay un sistema que lo detecte de manera sencilla».

Teniendo en cuenta que el TATP es un peróxido, por lo que tiene capacidad oxidante, el laboratorio de la Universidad de Burgos ha conseguido que uno de sus colorantes, sensible a los oxidantes, pueda detectar de manera eficaz este peligroso compuesto. Tomás Torroba destaca que todos los colorantes que se desarrollan en el laboratorio «se prueban como sensores sensibles a los oxidantes y también a explosivos que provienen de peróxidos». De esta manera descubrieron que uno de esos colorantes, al entrar en contacto con este explosivo, cambiaba de color y se volvía fluorescente.

La investigación que este grupo ha desarrollado tiene dos vertientes para detectar este compuesto. Por un lado, uno de los polímeros desarrollados en colaboración con el grupo de José Miguel García se funcionalizó anclando en su superficie uno de los colorantes desarrollados por el grupo de investigación coordinado por el profesor Torroba. De esta manera se ha podido crear un test parecido a los ya existentes en la detección de drogas, que señalase la presencia de este explosivo. El procedimiento es muy sencillo, al mezclar en un vial el sensor con el TATP y calentarlo, el sensor se vuelve fluorescente.

El siguiente paso ha sido buscar la manera de detectar el TATP en el aire pensando en una solución que se pueda trasladar a lugares dotados de sistemas de aire acondicionado recirculante, como un aeropuerto. Así cuando el sensor, en este caso soportado en una sílica, entra en contacto con vapor a una cierta temperatura, se vuelve también fluorescente. Torroba comenta que la idea es detectar la presencia de TATP antes de que le dé tiempo a explotar.

Para seguir con el desarrollo de este sensor han solicitado un proyecto OTAN de manera conjunta con el Instituto Tecnológico de Israel (TECHNION). Esta institución israelí está desarrollando sistemas con objetivos similares a los del laboratorio burgalés, pero utilizando un tipo de espectroscopía de rayos láser. Este tipo de análisis «está ya muy desarrollado para la detección de otros explosivos como la dinamita, pero para el TATP está todavía en desarrollo»’ explica el profesor Torroba.

A la espera de financiación, el siguiente paso que se podría realizar es tratar de desarrollar un prototipo que pueda combinar las investigaciones llevadas a cabo tanto por el laboratorio de la Universidad de Burgos como por el TECHNION y conseguir hacer un sistema de doble señal. La idea es que los marcadores diseñados en la UBU puedan dar un tipo de señal al detectar las partículas de TATP en el aire y los láseres del instituto israelí proporcionarían una señal distinta. De esta manera se cruzarían ambos sistemas para poder hacer uno fiable con el que se evitarían falsos positivos.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria