Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Bacterias buenas contra las plagas agrícolas

Ainhoa Martínez estudia los microorganismos beneficiosos de las plantas con el fin de frenar los ataques / Quiere construir un modelo computacional para predecir el impacto.

E. LERA VALLADOLID
21/05/2019

 

Las plagas aporrean las puertas del campo. Entran y arruinan las cosechas. Los agricultores buscan la manera más sana de exterminarlas. Y es que los pesticidas son como los antibióticos, cuanto menos se usen, mejor. La situación ideal es que existieran insecticidas de origen natural que curasen todas las enfermedades o que la salud de la tierra fuera tan buena que nunca tuvieran que utilizarlos. De momento no se ha alcanzado ninguno de los dos estados, por tanto se fumiga.

Sin embargo, no es lo mismo utilizar productos tóxicos que optar por microorganismos beneficiosos. Esta última opción es la línea que sigue la investigadora murciana Ainhoa Martínez, que trabaja en un proyecto centrado en entender cómo las bacterias buenas afectan al sistema inmune vegetal a nivel molecular y metabolómico. El objetivo es construir un modelo computacional sobre cómo los microorganismos del microbioma vegetal afectan a la defensa natural de las plantas cuando éstas son atacadas por insectos. «Este modelo nos ayudará a predecir de manera fiable el impacto de estos microorganismos en la resistencia frente a plagas en diferentes condiciones agrícolas, y optimizar así su utilización», explica.
Usarán tomate como planta modelo, pero la meta es trasladar el conocimiento a otros cultivos de interés en Castilla y León. Además, van a coordinar el trabajo en el laboratorio con experimentos en campo, en diferentes localidades de distintas condiciones agrícolas. Esto, tal y como apunta, les permitirá entender cómo varios factores, el suelo, las temperaturas y el régimen de riego, afectan a la capacidad de control biológico de estos microorganismos beneficiosos. El fin último de la investigación es contribuir a la reducción o eliminación del uso de pesticidas de síntesis, que traen «una larga lista de problemas» tanto al ambiente como a la salud humana.

Martínez asegura que una de las principales dificultades en el uso de las bacterias buenas en el control de enfermedades es que no se puede predecir su comportamiento en condiciones comerciales de producción agrícola. «Una de las causas de esto es que todavía no entendemos bien cómo funcionan y cómo diferentes factores ambientales pueden afectar a su eficiencia», detalla para, más tarde, añadir que el proyecto es «complejo y ambicioso» y requiere el uso de tecnologías de última generación.

En este sentido, van a hacer un estudio integrativo a nivel transcriptómico y metabolómico no dirigido que permita explorar la dinámica del sistema inmune vegetal en conjunto. A esto se unirá el uso de técnicas de edición génica para entender el papel de determinados genes y rutas metabólicas en la bioprotección de los microorganismos beneficiosos frente a plagas. «Necesitamos, además, usar técnicas computacionales para construir nuestro modelo». Sin olvidar, por supuesto, los ensayos en campo donde van a estudiar el impacto de estos microbios en la diversidad de plagas, patógenos y en la fauna auxiliar. Estos se llevarán a cabo la próxima primavera en Muñovela y en Almería.

La investigadora del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca incide en que la principal ventaja de cada uno de los pasos que da en el laboratorio es entender cómo afectan los microorganismos beneficiosos de las plantas al sistema de defensa vegetal. «Es clave para optimizar su uso en condiciones agrícolas». Consiguiendo esto, asegura que se podrá predecir cómo van a funcionar cuando se apliquen como productos de biocontrol en el campo. Una estrategia sostenible que «evita» todos los problemas que generan la producción y la aplicación de los fitosanitarios en el medio ambiente, también supondría «un ahorro importante» para los agricultores. Además, sostiene que muchos productos fitosanitarios están siendo prohibidos a nivel europeo, así como este tipo de microbios buenos representan «una alternativa importante» para los profesionales agrarios.

El proyecto arrancó hace dos meses, y está previsto que la primera etapa termine en tres años. En este tiempo la murciana irá subiendo escalones para llegar a la línea de meta. Una línea de meta que ansía desde pequeña. Ainhoa Martínez se crió en Campo de Cartagena, donde a diario ha visto la gran cantidad de contaminantes que generan estos productos. De hecho, lamenta que la actividad agrícola en esa zona ha derivado en «un gran problema con la contaminación» en el Mar Menor.

Su tesis doctoral se basó en investigar la capacidad de diferentes microorganismos beneficiosos de las plantas en especies de cultivos de interés agrícola. Tras terminar el doctorado, se trasladó al laboratorio de la profesora Pozo, uno de los grupos de investigación pioneros a nivel mundial en la protección de plantas inducida por micorrizas. Durante ese periodo exploró los principales mecanismos moleculares y químicos detrás de los efectos de control biológico. Más tarde, se fue a Holanda para centrarse en los mecanismos moleculares que regulan la resistencia inducida por microbios beneficiosos en tomate.
En su pasaporte investigador también figura Alemania, donde cambió de tercio y comenzó a trabajar sobre interacciones de tres vías entre plantas, microbios e insectos, siendo investigadora principal en varios proyectos nacionales e internacionales. El año pasado Martínez recibió uno de los cinco proyectos del programa de Atracción del Talento Científico del Ayuntamiento de Salamanca. Según comenta, conseguir formar parte de esta iniciativa es «un paso muy importante» en su carrera. «Es un proyecto muy competitivo, estando al nivel de los proyectos europeos más importantes. Me ha proporcionado financiación suficiente para formar un equipo y llevar a cabo esta investigación tan ambiciosa». Su idea es consolidarse como científica titular en el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria