Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PERSONAJES ÚNICOS / JAVIER PÉREZ GIL

El arquitecto del patrimonio

Este leonés ahonda en el arte popular para buscar los valores humanos y el contexto histórico de cada obra / Reconocido con el premio innovación educativa de la UVA / Su trabajo ofrece instrumentos de aprendizaje específicos basados en un aprendizaje colaborativo.

E. LERA
17/10/2017

 

Encuentra luces en un edificio abandonado y sombras en esa casa donde habitó uno de los grandes; objetos que reflejan quehaceres de la vida cotidiana de hace (muchos) años, sus intereses, sentimientos y valores. Se adentra en las profundidades del patrimonio e investiga qué, quien y por qué abandonaron ese enclave mágico que quedó abandonado a la merced del lodo de los tiempos. Es un arquitecto que insufla oxígeno a las obras que se forjaron a lo largo de la historia. Javier Pérez Gil estudió Historia del Arte en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de León para «poner en contacto la cultura con la sociedad». Y lo ha logrado.

Licenciado en junio de 1999, ese mismo año ingresó como profesor asociado en el departamento de Teoría de Arquitectura y Proyectos Arquitectónicos de la Universidad de Valladolid, donde sigue trabajando. Es aquí donde se doctoró y aprendió todo lo que sabe. Para empaparse del mayor conocimiento posible, hizo varias estancias. Una de las ellas en el Centre d’études mediévales Saint-Germain d’Auxerre del C.N.R.S. de Francia con motivo de la investigación sobre los monasterios de Cluny y Sahagún, y en la Scuola Specializzazione per i Beni Architecttonici e del Paesaggio de la Universidad de Génova, para estudiar los modelos y metodologías docentes europeos en materia de Patrimonio y Restauración arquitectónica.

Su investigación gira en torno a la Historia y Teoría de la Arquitectura y el Patrimonio Cultural. En la actualidad está trabajando en dos proyectos. El primero es la revisión conceptual de lo que habitualmente se entiende como arquitectura popular, tradicional o vernácula. Este leonés ha querido dar una vuelta de tuerca a la visión antigua y propone una aproximación más antropológica que destaca ante todo los valores humanos y sitúa en su contexto histórico cada obra. «Mi planteamiento resulta duro e incómodo, por suponer una ruptura con lo que ha venido haciéndose desde hace más de un siglo; una ruptura no sólo con la forma de leer estas obras, sino también con la de reconocerlas y protegerlas», expone.

Otro ámbito en el que trabaja es el de los conjuntos palaciales. Desde los inicios de su carrera ha estudiado palacios reales y reales sitios del entorno. Y lo hace porque, tal y como explica Pérez Gil, entender el pasado es «valioso y necesario» para la sociedad. De hecho, añade que este conocimiento puede servir para el desarrollo futuro. En este punto pone como ejemplo las ciudades Patrimonio de la Humanidad. «En el caso de Valladolid, se trata de una ciudad que perdió en el último siglo y medio buena parte de su legado monumental, descapitalizándose sin saberlo, y en aras de cierto progreso, de unos bienes que hoy podrían estar funcionando como recursos mucho más valiosos y estables. Sin embargo, todavía existen obras y vestigios de este pasado que están por ponerse en valor y, entre todas, destaca, sin duda, ese sistema de Reales Sitios. No sólo su Palacio Real, sino todo el entorno urbano adyacente, la Huerta del Rey, los antiguos palacios reales de la Ribera del Duero y las casas que ponía a servicio de los reyes el Duque de Lerma... todo junto constituye el conjunto monumental más valioso y singular de la ciudad y provincia de Valladolid», relata el historiador leonés.

Además, hace unas semanas recibió el premio de innovación educativa del Consejo Social de la Universidad de Valladolid por un trabajo que, por una parte, trata de paliar algunas deficiencias genéricas y arraigadas en la educación universitaria –como la falta de una transversalidad real entre asignaturas– y, por otra, ofrece instrumentos de aprendizaje específicos para el estudiante de Arquitectura. Para ello diseñaron un proyecto sustentado en tres principios (conceptualización, transversalidad e innovación) y aplicado a través del aprendizaje colaborativo, por permitir un equilibrio entre las aportaciones de cada estudiante y su interacción con otros compañeros. En esta tarea no estuvo solo. A su lado estuvieron Luis Santos y Ganges y profesores de otras universidades como León, Cantabria y Hamilton College y empresas.

Pérez Gil asegura que la investigación e innovación en Castilla y León tienen un «gran valor». En el ámbito del Patrimonio, manifiesta que, «no sólo las universidades, sino también otras instituciones públicas y privadas, así como empresas, gozan de un gran prestigio y no tienen nada que envidiar a las del resto de España o Europa». La Comunidad cuenta con «excelentes» grupos de investigación, fundaciones que dedican sus medios a estudios que de otra forma serían «inviables», reconoce el leonés.

En su opinión, la crisis ha sido especialmente «letal» para las ramas de las Humanidades y Ciencias Sociales, pero también para la ciencia básica. En estos casos los jóvenes investigadores no han contado durante estos años «ni con la estabilidad deseable ni, en muchos casos, con la oportunidad de mostrar su valía». En este sentido, dice que sí que han resultado especialmente perjudicados, pero quizá todavía más otros investigadores senior que, después de muchos años de sacrificios mal pagados, se han visto en la calle, pero con 20 años más, lamenta.

«Castilla y León tiene en el Patrimonio Cultural uno de sus más firmes recursos de desarrollo y futuro». Así de contundente se muestra el profesor de la UVA. Por ello, espera que la sociedad sí que valore la innovación y el talento que contribuyen a sacar el mayor partido a este tesoro antiguo, si bien considera que las sociedades tradicionales a menudo ven con reticencia el cambio, y si a esto se suma «el mayor vicio que históricamente se nos ha achacado a los españoles –la envidia–, tampoco sería difícil encontrarse con casos de innovadores que tuvieron que abandonar su tierra para triunfar», indica. Y va más allá: «Si la sociedad les reconoció después su valía, ese reconocimiento llegó tarde».

Javier Pérez Gil afirma que, en el contexto de las nuevas generaciones de investigadores, a esa innovación y talento habría que sumar una tercera variable: el esfuerzo. «En nuestra sociedad actual llega más lejos una persona con amor propio y capacidad de sacrificio que otra más dotada y acomodada», concluye.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria