Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LEÓN

La armadura que protege el coche conectado

Un ingeniero de la ULE estudia los sistemas y redes de comunicaciones que equipan los automóviles para mejorar la experiencia de los usuarios / Ha recibido el premio de la Red Nacional de Investigación en Ciberseguridad

E. LERA
28/05/2019

 

No tiene marcha atrás. El automóvil afronta la mayor transformación de su historia. Y lo hace inmerso en la tecnología, un campo lleno de ventajas pero también expuesto a múltiples amenazas. Por ello, requiere de armaduras que protejan el corazón, los pulmones y el cerebro de los vehículos. Sin ellos, es imposible seguir en carretera. Con este escenario de fondo, el reto que se planteó el ingeniero de la Universidad de León (ULE) Pablo Escapa fue estudiar los sistemas y redes de comunicaciones que equipan los coches para mejorar la experiencia de conductores y acompañantes. Los describió, incluyendo el Internet de las Cosas.

«En la actualidad los sistemas y las comunicaciones de los vehículos no disponen de una seguridad óptima dado que muchos de ellos han sido fabricados hace años y sería muy costosa la actualización, ya que en el momento del diseño su ciberseguridad no era un requisito prioritario», reconoce para, más tarde, comentar que el automóvil cuenta con cantidad de líneas de código generando una gran información de datos a cada instante. Por este motivo, advierte de que cuando se hackea un vehículo no afecta sólo a sus sistemas antirrobo, sino a que ese coche es proclive a ser manipulado, tanto de forma local como telemática, lo cual puede provocar «graves problemas» a fabricantes y usuarios.

Escapa considera que todos los sistemas deben ser seguros, especialmente los relacionados con el control del mismo, además deben ofrecer gran confianza al usuario. A través de este trabajo, que ha sido premiado por la Red Nacional de Investigación en Ciberseguridad, se muestran los diferentes sistemas que equipan un coche moderno, sus principales fallos de seguridad y, además, se promueven algunas medidas para contrarrestar o paliar los ataques informáticos.

Para el ingeniero de la Universidad de León, la seguridad mejoraría con «una implicación total» de todos los elementos e integrantes que forman cada sistema –fabricantes, aplicaciones, componentes del automóvil, sistema de diagnóstico, sistemas de radar, etc.– teniendo en cuenta que las soluciones aportadas deben mantener el actual sistema de diagnosis sin restringir su acceso a determinadas funciones. En este sentido, sostiene que la informática moderna ofrece herramientas de seguridad, incluyendo técnicas criptográficas, para obtener medios óptimos adaptados a este mercado.

Confiesa que existen pocos resultados de investigación acerca del tema propuesto pese a estar en expansión. El estudio recoge varias pruebas de concepto sobre eventos reales siendo la mejor muestra para demostrar la hipótesis a partir de lo analizado. Dichos test se han efectuado como demostraciones utilizando recursos de hardware y software en su mayoría específicos del mundo de la automoción y sus principales fabricantes. «Esta base permite plantear muchos más desarrollos», subraya y apunta que se dan las claves para la creación del vehículo ciberseguro, así como los estándares en cuanto a la implementación de soluciones y aplicaciones necesarias para mejorar el ecosistema actual. También, dice, se hace referencia a la creación de una nueva red de transporte basada en V2X –sistemas de comunicación inalámbrica en automóviles previstos para comunicar el vehículo con todo–, necesaria para el desarrollo de los nuevos equipamientos de los vehículos.

En su opinión, la principal aportación del trabajo consiste en la fusión de dos mundos aparentemente antagónicos, como son la automoción y la ciberseguridad. «Una vez repasado el estado del arte pudimos concluir que los automóviles no dejan de estar comandados por centralitas electrónicas basadas en miles o millones de líneas de código, redes de comunicaciones, sistemas criptográficos, aplicaciones para dispositivos móviles e incluso sistemas telemáticos que ejercen funciones de routers y firewalls», describe Escapa. Y agrega que la incursión de los coches eléctricos y autónomos va unida a especialistas que sean capaces de securizar los sistemas dado que ejecutan «acciones críticas».

El problema analizado en el trabajo está englobado dentro de la tecnología de la información y las comunicaciones y forma parte de los dispositivos IoT, dado que los vehículos suponen «la segunda adquisición más importante» de la vida de los seres humanos. Por esta razón, manifiesta que hay que asegurarse de que ofrecen las calidades y prestaciones solicitadas sin renunciar «en ningún caso» a la confianza que se deposita en ellos. Para todos los pasos que han dado han empleado técnicas de hacking, funciones de bloque de señales tipo jamming, sistemas criptográficos, entre otros.

El ingeniero de la Universidad de León cuenta que la idea de investigar en este campo vino determinada por el conocimiento propio de los actuales sistemas de diagnosis combinada con la posibilidad de contar con recursos tanto humanos como de equipamientos y materiales dentro del grupo. «Nuestra idea es crear un sistema de auditoría o test de penetración para conocer el nivel de seguridad de los vehículos», avanza.

En esta línea, va más allá y detalla que el objetivo final es crear un vehículo ciberseguro, que pudiera incluir un auditor externo que determinase cuáles son los sistemas y medidas de protección para paliar o mitigar los posibles ataques. «Es cierto que los automóviles son cada vez más complejos contando con más sistemas y proclives a ser manipulados; por eso, es totalmente necesario su optimización», sentencia.

Pablo Escapa es ingeniero técnico informático en sistemas e ingeniero técnico en telecomunicaciones con la especialidad de telemática. Cuenta con un máster profesional en tecnologías de seguridad Incibe y un máster universitario de investigación de ciberseguridad. A sus 37 años está al frente del grupo Ingeniería y Desarrollos Esgo y, además, trabaja para el Mando Conjunto de Ciberdefensa.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria