Diario de Valladolid | Jueves, 21 de septiembre de 2017

Pioneros de la educación on-line

El proyecto de aprendizaje a distancia Aula Mentor cumple 25 años desde su puesta en marcha en Valladolid antes de extenderse a España y Latinoamérica / La provincia suma 19.000 alumnos

LAURA G. ESTRADA / PEÑAFIEL 05/06/2017

Hace 25 años, cuando el proyecto educativo Aula Mentor se puso en marcha, las conexiones a internet eran pocas y costosas. No era habitual que las viviendas estuvieran conectadas a la Red. De hecho, la mayoría ni siquiera disponía de ordenador. Pero como un visionario de la revolución que estaba por llegar, esta propuesta de formación a distancia impulsada por el Ministerio de Educación con fondos europeos, y pensada sobre todo para facilitar las oportunidades en el mundo rural, ha extendido sus ramificaciones por España y Latinoamérica gracias a las raíces que echó en Valladolid.

En esos inicios, hace ya un cuarto de siglo, los alumnos sí tenían que acudir a las clases de forma presencial, debido a esas carencias informáticas en los hogares. Pero tanto las comunicaciones con los tutores como los ejercicios y los exámenes finales se hacían on-line, hasta que ese espíritu virtual ha conseguido envolver todo el proceso de aprendizaje y, en la actualidad, los matriculados se pueden descargar los temarios en sus dispositivos digitales, o imprimirlos a través de la plataforma web, y prepararse la materia en función de su tiempo libre.

Íscar, Peñafiel Medina del Campo, Olmedo, Tordesillas, Laguna, Tudela de Duero y Nava del Rey fueron los primeros en poner en marcha el Aula Mentor en toda España en 1992, junto a cuatro municipios de Ávila y otros tantos de Palencia, y a ellos se fueron sumando enclaves –en el caso de la provincia se adhirieron también La Cistérniga, Medina de Rioseco y la propia capital vallisoletana– para conformar hoy en día una red con 450 centros repartidos por toda la geografía nacional y con presencia en cinco países al otro lado del Atlántico: Honduras, Nicaragua, Panamá, Uruguay y Perú.
Convertida en una opción con gran demanda de educación a distancia, al sumar aproximadamente 19.000 alumnos en Valladolid a lo largo de estos 25 años de historia, el abanico de cursos también se ha ampliado y se ha ido modificando para adaptarse a las necesidades del mercado laboral.

«Al principio se impartían una decena y ya son 170, repartidos en 25 áreas formativas», recordó Mª Eugenia Arranz Gómez, la administradora del Aula Mentor de Peñafiel desde su puesta en marcha. De la gestión de pequeñas y medianas empresas, la introducción a la informática o a la electrónica general, la oferta se ha ‘modernizado’ y, por ejemplo, incluye como novedades este año la elaboración de guiones de cine, fabricación digital, impresión en 3D o escaparatismo.

Eso sí, la informática, en sus diferentes vertientes, continúa siendo una de las propuestas más demandadas en Valladolid, aunque en los primeros puestos del ranking se cuelan también los cursos relacionados con la prevención de riesgos laborales, la educación infantil, nutrición o atención geriátrica.

En total, en 2016 –el último con cifras cerradas– se matricularon 1.135 personas en la provincia, según datos facilitados por Aula Mentor, un sistema que experimentó un repunte de alumnado a partir del año 2000 gracias al convenio firmado con la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, por el que entraron a participar los centros de Educación Para Personas Adultas.
Inmersos en la era digital, los usuarios destacan las facilidades del aprendizaje gracias a un contacto casi inmediato con su tutor a través del correo electrónico y a la posibilidad de tener los temarios en la palma de la mano, en sus smartphones o tablets. En cualquier momento y en cualquier lugar, pueden estudiar.

CARACTERÍSTICAS Y FUNCIONAMIENTO

Origen. Se puso en marcha en Íscar, Peñafiel, Medina, Olmedo, Tordesillas, Laguna, Tudela y Nava y en cuatro pueblos de Palencia y Ávila.

Inicio. El Gobierno lo impulsó con ayuntamientos y diputaciones hasta que en el 2000 se firmó un convenio con la Junta.

Funcionamiento. Los alumnos se inscriben en un curso y se descargan el temario. Envían los ejercicios y consultan dudas con sus tutores por e-mail. Sólo el examen final es presencial.

Precio. Están pensados normalmente para 2 meses de duración y cuestan 49€.

MERCEDES VALDEZATE: «Hago cursos también por puro hobby»

Su experiencia con el proyecto de Aula Mentor comenzó a nivel profesional hace siete años, con cursos de contabilidad y gestión inmobiliaria para «actualizar» conocimientos, sobre todo a nivel legislativo, y ahora está inmersa en otra propuesta «por puro hobby» relacionada con la restauración y conservación de objetos antiguos. La «sencillez» y «flexibilidad» de este método a distancia la empujan a seguir formándose en otras materias y la joven de 30 años piensa ya en realizar otro sobre administración de fincas para «ampliar» su formación.

AMALIA MANSO: «Es un método claro, conciso y válido»

Titulada en Animación sociocultural y guía turístico, Amalia Manso se introdujo en Aula Mentor para romper tabués y realizó el curso de Educación Sexual para, por ejemplo, poder dar charlas a los chicos sobre métodos anticonceptivos o enfermedades de transmisión sexual en los campamentos donde participa. Ahora, esta joven de 26 años, que ha recomendado la experiencia a varias amigas, tiene en mente ampliar su formación en el ámbito de la geriatría o la educación sociosanitaria gracias a un método que describe como «claro, conciso y válido».

Mª CARMEN ARRANZ: «Los recomiendo porque tienen salida»

El curso de Educación Infantil en el que se acaba de inscribir Mª Carmen Arranz supone su segunda experiencia en el Aula Mentor de Peñafiel, después de haber realizado el de Procesado de textos. En este caso, lo hace por una cuestión personal, pues incide en que su propósito es «entender y comprender mejor» a su hijo de 6 años. Consciente, además, de que tienen salida profesional, subraya que ha recomendado el método en su círculo de amigos. «Conozco personas que los han hecho porque les viene bien en sus trabajos», añade la joven de 35 años.