Diario de Valladolid | Domingo, 19 de enero de 2020

Los refugiados sirios acogidos por el Ayuntamiento se van a los 10 días

Los seis abandonaron el pasado 28 el piso cedido a Cruz Roja sin dar explicaciones

F. MARTÍN 05/04/2016

Apenas diez días ha durado la aventura vallisoletana de la familia siria acogida por el Ayuntamiento. El pasado 28, los miembros de Cruz Roja que acudieron el piso de acogida cedido por el Ayuntamiento comprobaron con sorpresa que los seis ocupantes, los padres y tres hijos de 10, 8 y 6 años, además de un joven de 29 años que no pertenecía a la familia, se habían marchado; sin ninguna explicación.

Nada hacía suponer la decisión de los seis primeros refugiados sirios llegados a la provincia, recibidos por el Ayuntamiento como una prueba de la solidaridad de los vallisoletanos. Fuentes de Cruz Roja, la entidad encargada del proceso de acogida e integración de los refugiados, explicaron ayer que «en ningún momento manifestaron su intención de marcharse» y pese a la decepción que supone este desenlace señalaron que están en disposición de recibir a nuevos refugiados. De hecho, se mostraron convencidos de que llegarán más, aunque la decisión le corresponde al Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Fue el pasado 18 cuando el alcalde, Óscar Puente, anunció en rueda de prensa la llegada a Valladolid de los seis primeros refugiados sirios. En presencia de una representación de concejales del Grupo Popular y de Sí se Puede, el alcalde mostró su satisfacción por el respaldo de todos los grupos con representación en el Ayuntamiento, «sin la más mínima discrepancia», al ofrecimiento de Valladolid como ciudad de acogida para refugiados.

Como prueba de la solidaridad de Valladolid, el alcalde avanzó que eran más de 80 las personas, además de nueve instituciones , que se habían brindado a dedicar su tiempo para ayudar a los refugiados.

La familia siria llegó procedente del Centro de Estancias Temporales de Inmigrantes de Melilla y pasó a uno de los tres pisos cedidos por el Ayuntamiento a la Cruz Roja.
Para los seis empezaba un periodo de seis meses de adaptación a su nueva vida, que incluía el empadronamiento, para poder contar con la tarjeta sanitaria, la escolarización de los niños y el aprendizaje del idioma.

Transcurrido el primer semestre, en una segunda fase recibirían formación laboral para vivir de forma independiente. Planes todos ellos ahora truncados.
Fue la ausencia a las clases de español lo que llevó a los encargados de Cruz Roja que se ocupaban de la familia a acudir hasta el piso de acogida, donde comprobaron que se habían marchado. «Teníamos organizado un plan de trabajo que incluía la asistencia a clase», añadieron desde la ong.

También para la concejala de Servicios Sociales, Rafaela Romero, la marcha de la familia siria ha resultado una sorpresa desagradable. Romero se mostró confiada ayer en que la decisión adoptada por los refugiados «no les cause problemas» a la hora de desplazarse. La concejala, quien al anunciar la llegada a Valladolid de los seis ciudadanos sirios el pasado día 18 dijo que esperaba que a medio plazo pudieran llenarse los dos pisos que todavía están vacantes, mantuvo la disposición del Ayuntamiento a brindar ayuda para acoger a refugiados cuando el Ministerio lo disponga.

El programa de asilo de Cruz Roja se aplica en 14 provincias, incluida Valladolid, y suma 435 plazas de alojamiento, de las que ahora están ocupadas en torno al 85%.

En otro piso propiedad de Cruz Roja se alojan otros cuatro solicitantes de asilo procedentes de Venezuela, con lo que son 20 las plazas de refugiado que oferta Valladolid.

La oferta de pisos para albergara refugiados viene a sumarse al acuerdo aprobado el pasado 22 de diciembre por el Ayuntamiento para conceder una subvención de 20.000 euros a Cruz Roja.

Un dinero destinado a paliar las necesidades básicas de las personas refugiadas, concretamente a través de la Unidad de Respuesta a Emergencias (ERU) de Cuidados Básicos de Salud desplegada para apoyar la asistencia sanitaria que presta la Cruz Roja Griega.