Diario de Valladolid | Martes, 20 de agosto de 2019

El gremio del taxi plantea prohibir los coches privados en la estación de trenes

Sigue sin fecha el servicio común entre Valladolid y los 22 municipios que forman la CUVA / El Ayuntamiento tiene que aprobarlo primero en el pleno

F.M 09/07/2015

La entrada de coches particulares hasta las puertas de la estación de trenes para recoger a los viajeros puede tener fecha de caducidad.La petición la hicieron ayer los representantes de las tres asociaciones del taxi de la ciudad y tuvo una buena acogida por el concejal de Movilidad y Seguridad, Luis Vélez, que planteará la petición al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, ADIF, como propietario de las instalaciones. Vélez considera «razonable» que sólo tengan acceso los taxis habida cuenta de que al lado «hay un aparcamiento que además es gratuito los primeros veinte minutos».

El concejal adelantó que transmitirán la petición a Adif y se mostró confiado en llegar «a algún tipo de acuerdo « para «regular el tráfico» en los accesos a la entrada de la estación, donde taxis y vehículos particulares coinciden ahora tanto en la salida como en la llegada de trenes.

Para el presidente de la Agrupación del Taxi, Roberto Merino, la asociación mayoritaria en un gremio de 466 propietarios de licencia, «no se puede permitir que haya esa aglomeración de vehículos» y propuso que se limite el acceso a los taxis y a vehículos de servicio público.

La reunión de ayer, un primer contacto con este gremio, sirvió para constatar que sigue sin plazo la puesta en funcionamiento del servicio conjunto de taxi entre Valladolid y los 22 municipios de su entorno que forman la Comunidad Urbana de Valladolid, la CUVA.

Pese a que se anunció que el taxi metropolitano, que permitirá el traslado de viajeros entre los 22 municipios a los 446 taxistas de Valladolid y a los 9 que operan en los otros cuatro pueblos que tienen licencias, 6 en Arroyo y uno por pueblo en Boecillo, Villanubla y Laguna, empezaría en enero, lo cierto es que no hay previsiones.

De entrada el Ayuntamiento de Valladolid tiene que aprobarlo en el pleno -ya lo han hecho el resto de municipios salvo Arroyo y Aldeamayor, que se autoexcluyeron- y luego habrá una revisión del borrador de reglamento elaborado.

Además de permitir los vehículos de 7 plazas, el borrador contempla que los taxistas de los municipios del alfoz puedan trasladar viajeros a la capital y acudir a recoger clientes que lo soliciten por teléfono, pero no podrán estacionar en las paradas de Valladolid ni realizar servicios como si de un taxi de la ciudad se tratara.

Habrá, eso sí, paradas en puntos de gran afluencia de público como hospitales, estaciones o universidades con tarifas fijas desde cada uno de los municipios.

El concejal de Seguridad y Movilidad dijo ayer que la revisión del borrador de reglamento «se hará con el consenso de todos» y añadió que harán «un nuevo intento» para que Arroyo de la Encomienda se incorpore. En caso de no conseguirlo, Vélez dijo que se pondrá en marcha la CUVA y siempre habrá la posibilidad de que se sume cuando ya esté en marcha.