Diario de Valladolid | Domingo, 15 de diciembre de 2019

7:25 h. SEMINCI

Los pueblos abandonados de Soria cobran vida en Seminci

Vera Herrero debuta en el certamen el día 25 con un documental sobre las Tierras Altas de Soria

VERÓNICA REGLERO VALLADOLID 16/10/2019

Aún se bendicen los campos es una película documental sobre pueblos abandonados de Soria. Es un homenaje a Soria, especialmente a las Tierras Altas. «Una visión poética de aquella zona y de su precioso legado; por desgracia hoy despoblado y algo desconocido», indica su autora, Vera Herrero, que ha sido seleccionado para proyectarse dentro de la 64 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).
Herrero indica que el equipo del documental está «orgulloso e ilusionadísimo con poder dar visibilidad a Soria en un festival tan importante». El estreno será el viernes,día 25, a las 16.30 horas en los cines Broadway.

La autora destaca que «no ha sido fácil llegar hasta aquí. Sobre todo porque vamos ‘por libre’, sin apoyos institucionales ni distribuidora comercial... pero con muy buenos profesionales (algunos con grandes premios y nominaciones ) que decidieron sumarse al proyecto pese a ser de bajo presupuesto». Por todo ello, destacó, «es una verdadera satisfacción recibir tan buena crítica por parte del Festival de Valladolid y haber sido seleccionados».

Vera Herrero indica que Aún se bendicen los campos «es mi primera película, auto financiada, por amor al arte literalmente y por amor sobre todo a Soria... Por todo ello, que nos llamaran para la participar en la Seminci ha sido una maravillosa e inesperada sorpresa para todos, y demuestra que proyectos pequeños y libres pueden llegar lejos».

Precisamente, continúa la autora, «esa libertad nos ha permitido dar un enfoque poético y diferente, a esta ‘cajita de música’ que ha tardado tres años en rodarse, por las sierras más remotas de las Tierras Altas, captando la belleza de todos estos pueblos abandonados en todas sus estaciones. Rescatando la memoria de sus tradiciones, recordando que allí hubo en su día una vida plena y feliz. Sin caer en el maniqueísmo del abandono, dando opción a la esperanza y a la libre interpretación del espectador».

El objetivo de este documental, apunta, es «abordar la despoblación desde el ángulo humano, un legado de tradiciones y memoria que se perderá si nadie pone remedio. Hacerlo con un enfoque poético, fiel a la emoción de quienes nos han contado cómo era la vida en aquellos lugares hoy abandonados. Rendir homenaje a los valientes que no claudicaron y quedaron al frente de sus pueblos. En origen el título era Ya nadie bendice los campos pero con el tiempo lo cambiamos a Aún se bendicen los campos… por todos aquellos que siguen luchando con un esfuerzo encomiable para que no se les olvide del todo».

Muchos de los actores y figurantes son de Soria, «personas de aquellos pueblos que quisieron aportar su granito de arena» junto a la colaboración de cuatro actores profesionales: David Sánchez, Felipe García Vélez, Julio García Vélez y Manuel Brun.

El director de Fotografía es Paco Belda que ha trabajado mucho con Carlos Saura. La montadora es Cristina Otero Roth, galardonada por el documental El Bosco, el jardin de los sueños. La música original es de Arturo Cardelús, hoy afincado en Los Ángeles y ganador del Festival de Málaga pasado por su música en Buñuel, el laberinto de las tortugas. El montaje de sonido es de David Rodríguez, ganador del Goya por la película El Bar. Y la producción corre a cargo de Alicia Tellería, jefa de producción en importantes películas como Celda 211, Es por tu bien o Cien años de perdón.