Diario de Valladolid | Lunes, 9 de diciembre de 2019

20:59 h. LÍOS CON HACIENDA

El eterno idilio entre el fútbol y la justicia

Evasión de impuestos, violencia sexual, amaños de partidos o demandas de paternidad sientan a grandes cracks en el banquillo de los acusados

ANDREA LÓPEZ-TOMÀS 14/08/2019

"Hacienda somos todos", se dice. Aunque hay muchos que no comparten al cien por cien esta afirmación, la mayoría empleados por el fútbol español. Jugadores como Cristiano Ronaldo, Leo Messi o Luka Modric han pasado por el banquillo de los acusados por evadir impuestos. Más allá de las polémicas por casos de violencia sexual, muchos futbolistas tienen bastantes cuentas que rendir con la justicia por tramas de amaños y corrupción.

Las multas millonarias a cracks del fútbol ya se han convertido en un típico titular en las secciones de deporte, aunque hay algunos pendientes de juicio como Xabi Alonso. Otros se enfrentaban a años de investigación como los dúos formados por Raúl Bravo y Carlos Aranda, o por Juanma López y Mariano Aguilar. El último en sumarse al club de tramposos es el exmerengue Raúl González.

Cuanto más mediático, más proclive a defraudar. Esa parece ser la norma. Ronaldo, Messi, Marcelo, Mourinho, Di María, Modric, Carvalho, Piqué, Mascherano, Alexis y Falcao se sitúan en lo alto de la lista de morosos pero todos han pagado y se han evitado la cárcel. Xabi Alonso se resiste y el 11 de octubre irá a juicio enfrentándose a cinco años de cárcel.

La justicia no da a basto con todas las investigaciones por fraude. En julio una operación policial se fijó en el fondo de inversión Doyen Sports, actualmente en el punto de mira de la Audencia Nacional. El exjugador del Atlético y representante de futbolistas, Juanma López, y el jugador del filial Mariano Aguilar son los principales imputados.

AMAÑOS

También resuenan los casos de amaños de partidos como la tremenda Operación Oikos en la que participan varios técnicos y jugadores, algunos en activo o retirados. Raúl Bravo y Carlos Aranda fueron detenidos en una investigación que puede salpicar al polémico presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, por unas subvenciones al Huesca.

Pero Oikos no fue pionera. El año pasado vivimos la Operación Pizarro con 31 detenidos por forzar amaños en encuentros de Segunda División B y Tercera; y Cortés, que siguió a la anterior, con 21 arrestados. En Valencia, aún está esperando el juicio el amaño del Levante-Zaragoza en el 2011 que tiene a 36 futbolistas acusados para quienes se piden dos años de prisión y la inhabilitación de algunos exdirectivos.

INCÓGNITAS

La leyenda por excelencia del Real Madrid, Raúl González, ahora como técnico del Castilla también vive a un paso del banquillo. Por una acusación de vaciar una de sus empresas para eludir el pago de una deuda de 7,1 millones, el crack podría enfrentarse a entre uno y cuatro años de prisión por un delito económico de insolvencia punible.

Otro caso más anecdótico que se vive en el idilio entre el fútbol y la justicia es el de la paternidad de Eto'o. Una joven de 18 años reclama que el exjugador azulgrana es su padre y aún está a la espera de juicio. Por ahora, un juzgado le ha impuesto el pago de una pensión de 1.400 euros al mes como medida cautelar.