Diario de Valladolid | Miércoles, 18 de septiembre de 2019

El aumento del paro juvenil exige políticas que lo frenen

13/08/2019

CIERTO ES QUE los últimos datos del desempleo reflejan una bajada del mismo en la Comunidad. Y no lo es menos que la tendencia de los meses pasados viene a corroborar estas buenas cifras. Pero, y justo es decirlo y destacarlo, a esto se le añade la elevada temporalidad con lo que conlleva de precariedad sobre todo entre los más jóvenes, y el fuerte empuje aún del paro juvenil que vienen a lastrar, y de qué manera, la positividad reflejada en la media de la estadísitica general.

Los números son los que son y es necesario, obligado, mirar más allá de esas medias generales. Hay que descender a la particularidad porque sólo ahí se verá y se comprobará la bondad o no de esos datos. Y, parece claro, que cuando de desempleo juvenil se trata los números dejan de ser positivos y se tornan tan negativos que obligan a actuar. Y a hacerlo con una respuesta clara y contundente. Al hilo del Día de la Juventud, se conoce queCastilla y León lidera el aumento del desempleo entre los más jóvenes en el conjunto del país, lo que hace que se emancipen mucho más tarde, a lo que se le añade el que junto con los jóvenes del País Vasco, los castellanos y leoneses sean los que más se lo piensen a la hora de tener su primer hijo, tanto que lo demoran bien pasados los treinta años.

Esos también son datos y deben ser muy tenidos en cuenta. Uno de los males endémicos que sufre esta tierra es el de la despoblación, una sangría que se ceba principalmente entre los más jóvenes con una fuga de talentos, que se van a buscar fuera esas oportunidades que aquí, en Castilla y León, se les niegan. Es hora de que los políticos dejen de tirarse los trastos a la cabeza buscando culpables, ya sea en el Gobierno central o el autonómico de uno y otro color político, y pongan en marcha y sobre la mesa políticas de impulso al empleo entre los más jóvenes. Castilla y León cuenta con una herramienta, la del Diálogo Social, que otros copian o quieren hacerlo, que resulta esencial para fabricar, potenciar y fomentar este tipo de políticas que doten de oportunidades a ese talento juvenil que se fuga de la Comunidad hacia otros territorios. Pero el Diálogo Social ni puede ni debe ser la única herramienta con la que se trabaje.

Las cifras y los números son claros porque, además, en ellos se evidencia que este aumento del paro entre los más jóvenes de Castilla yLeón viene lastrada sobremanera por el fuerte crecimiento que se da entre las mujeres frente a los hombres. El diagnóstitco es claro, no precisa de más análisis y viene a indicar que el desemplo se ceba entre aquellos que busca su primer acceso al mercado laboral y que, a la vista está, no lo consiguen. Hacia ellos deben dirigir sus ojos las administraciones con políticas que frenen el fuerte desempleo juvenil.