Diario de Valladolid | Miércoles, 18 de septiembre de 2019

12:08 h. FORMACIÓN PROFESIONAL

La FP de Ferpocyl ya cuenta con 10 alumnos

El nuevo ciclo formativo de Agropecuaria Porcina echa a andar a partir de septiembre, pero la matrícula aún está abierta hasta completar las 18 plazas ofertadas / El curso consta de una formación teórica y de prácticas en granjas de la comunidad

LUCAS TARANCÓN 29/07/2019

Diez alumnos han confirmado ya su matrícula en la FP Dual Agropecuaria Porcina que organizan conjuntamente la Federación de Asociaciones de Productores de Ganado Porcino de Castilla y León (Feporcyl), el Gobiero autonómico y la fundación Dualiza Bankia.

El primer curso de esta nueva oferta educativa comenzará el próximo septiembre, pero aún hay plazo de matrícula abierta hasta completar el máximo de 18 plazas ofertadas.

El primer ciclo de formación especializada en ganadería porcina que se imparte en la comunidad nace como respuesta a la demanda de los profesionales del sector de personal cualificado.

La formación constará de un año de teoría que se impartirá en Centro de Formación Agraria de Ávila, que ha reabierto sus puertas para acoger este curso, y de un año de formación práctica en granjas y empresas de la comunidad. Asimismo, se habilitará un trimestre más de refuerzo para habilitar los certificados de trabajo.

Para facilitar el desplazamiento de los alumnos de fuera de la provincia de Ávila, se ha dispuesto una residencia de alumnos en la ciudad por un precio de 2.000 euros al año.

En la fase de prácticas, los alumnos trabajarán en explotaciones porcinas que integran Feporcyl con contratos de formación. Estarán dados de alta en la Seguridad Social y recibirán una remuneración. Cada estudiante recibirá aproximadamente unas 200 horas de formación complementaria específica en el sector porcino.

Durante las prácticas, los alumnos tendrán la oportunidad de abarcar distintos puestos y de asumir diversas responsabilidades dentro de una granja, lo que les brindará los conocimientos necesarios para incorporarse al mundo laboral.

La Fundación Dualiza Bankia impartirá «unos cursos en todas las granjas participantes con expertos que les preparen para la llegada del estudiante y para que puedan compagnar bien su trabajo».

PLAZAS LIMITADAS

Miguel Ángel Ortiz, presidente de Feporcyl, se muestra satisfecho con la demanda de alumnos que ha habido hasta ahora, y confía en que en septiembre se cubrirán más plazas.

Ortiz considera que los primermos años es mejor contar con un alumnado reducido que permita «analizar después de los primeros cursos qué es lo que ha funcionado bien y qué debería mejorarse de cara al futuro».

El presidente de Feporcyl ya contó en Mundo Agrario que sería un fracaso ofeertar demasiadas plazas y después, «por algún motivo, no tener la suficiente infraestructura para abarcarlos».

Pero después de estos inicios, Miguel Ángel Ortiz confía en que el número de alumnos crecerá. El modelo que han tomado como referente es el de Albacete, que a pesar de que no cuenta con el mismo respaldo administrativo que el nuevo proyecto de Ferpocyl, «empezaron de la nada, y hoy tienen demandas de 180 alumnos». Además, existe la posibilidad de extender este tipo de formación a otros sectores, como el vacuno.

ALTA EMPLEABILIDAD

La idea para impulsar esta FP en la comunidad nace de la escasez de personal cualificado en el sector de la ganadería porcina. Las granjas y empresas demandan ahora trabajdores que sean capaces de responder a los nuevos retos a los que hace frente el sector, como la sostenibilidad de la producción, la gestión de los residuos o la bioseguridad.

De acuerdo con Ortiz, la empleabilidad de los alumnos que salen de este ciclo formativo está garantizada prácticamente al cien por cien. La demanda de trabajadores cualificados por las empresas es muy superior al número de alumnos, por lo que, salvo que surgiera algún problema externo, todos saldrían con trabajo.

Ortiz señala que el sector porcino es una oportunidad de trabajo en la comunidad. La ganaderia se convertiría así en una forma de fijar población en una región marcada por la sangría demográfica y la escasez de oportunidades para los jóvenes.