Diario de Valladolid | Viernes, 17 de enero de 2020

Un olvido a las víctimas que aumenta aún más el dolor

21/07/2019

OLVIDADAS. ASÍ ES como se sienten las víctimas de la tragedia del descarrilamiento del Alvia en la curva maldita de Angrois. Un olvido que aumenta aún más el dolor de las víctimas, que ven como seis años después todo sigue igual, nada o muy poco se ha investigado y desde las administraciones parece tenerse más la intención de dar carpetazo rápido al accidente, que esclarecer las causas para evitar que vuelva a suceder y, sobre todo, resarcir a unas víctimas que ven cómo se las tienen apartadas.
«Nos ningunean», lamenta Elena, una vallisoletana que viajaba en ese tren y que resultó herida en el descarrilamiento.

Elena es solo una de las víctimas que reclama «verdad, justicia y reparación». Y se muestran «incansables» Seis años después de aquel fatídico día, dispuestos a enfrentarse contra todo y contra todos, aunque saben que es una pelea entre David y Goliat, pero que esperan tumbar al gigante. «Vamos a seguir luchando. Nada ni nadie nos va a callar», anuncia Javier, segoviano, que perdió a su hijo Curro (27 años) en el accidente.

Dos testimonios que sirven de ejemplo de una víctimas y de sus familiares que sólo quieren que se sepa toda la verdad y que no se pretenda cerrar en falso una investigación en la que aseguran no creen. Y no lo hacen porque, y no les falta razón, no puede ser que Renfe y Adif, que son parte implicada en el siniestro, puedan convertirse en jueces del mismo. O se es parte o se es juez, las dos cosas a la vez significaría casi como adulterar el resultado.

Ya está demostrado suficientemente que la ausencia de señales ya había sido objeto de queja por profesionales como un maquinista jefe, que alerta a Renfe de que no había un aviso previo para que se redujera la velocidad. Por este motivo reclaman una investigación técnica independiente y rechazan la que fue rubricada en mayo de 2014.

La Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF) está integrada por un técnico de la Secretaría, el director de seguridad de la circulación del Adif y el director de seguridad en la circulación de Renfe. Una estructura que incumple la directiva europea y que la propia Comisión Europea sancionó en enero de 2019, cuando vio «deficiencias» en la forma en que, actualmente, la CIAF «analiza e investiga los accidentes e incidentes» ferroviarios.

Sea como fuere, la única realidad es la que expresan las víctimas y sus familiares, que exigen justicia y saber qué sucedió y por qué sucedió. Esa tiene que ser la prioridad de la administración y todo lo que no vaya en esa dirección contribuirá, además de a cerrar en falso las circunstancias reales de una tragedia, a aumentar aún más el dolor de unas víctimas que se sienten olvidadas y ninguneadas.