Diario de Valladolid | Jueves, 21 de noviembre de 2019

11:37 h. PERSONAJES ÚNICOS / JOSÉ MARTÍNEZ LANAO

El boticario de la pipeta

Es el director del laboratorio I+D del departamento de Ciencias Farmacéuticas de la Usal / Trabaja para constituir un modelo de relación universidad-empresa desde la perspectiva de la innovación abierta / Es premio Sociedad Civil 2018 del Consejo Social

E. LERA 02/07/2019

Desde siempre José Martínez Lanao se interesó por el mundo de la biomedicina, así que decidió estudiar Farmacia para, además, realizar actividades de investigación. De su Huesca natal se trasladó a la Universidad de Salamanca (Usal), donde se licenció y obtuvo el premio extraordinario de doctorado. Más tarde, consiguió plaza de profesor titular y en 1989, la de catedrático de Farmacia y Tecnología Farmacéutica.

Ha realizado diferentes estancias de investigación en la Universidad de Ann Arbor (Michigan. USA), en el National Institute of Health en Bethesda (USA) y en el Huddinge University Hospital en Estocolmo (Suecia). Martínez Lanao ha sido presidente de la Sociedad Española de Farmacia Industrial y Galénica, académico correspondiente de la Real Academia Nacional de Farmacia desde 2003 y académico de número de la Academia de Farmacia de Castilla y León desde 2011.

Desde 2004 es el director del departamento de Ciencias Farmacéuticas de la Usal. Desde el laboratorio de I+D de esta área, donde también es responsable, se dedica al desarrollo galénico y analítico de nuevas formas farmacéuticas y establece un modelo de relación universidad-empresa desde la perspectiva de la innovación abierta. Se desarrollan actividades de I+D farmacéutico dirigidas a la industria farmacéutica, cosmética, nutracéutica y veterinaria a nivel nacional e internacional. De hecho, presume de que posee la acreditación de Buenas Prácticas de Laboratorio (BPL) y constituye una unidad asociada al servicio de apoyo a la investigación Nucleus y al Parque Científico de la Universidad de Salamanca.

En este sentido, explica que la transferencia de conocimiento desde el laboratorio a la sociedad se traduce en la comercialización de nuevos medicamentos, principalmente genéricos y productos de venta libre. En el grupo de investigación, que pertenece también al Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (Ibsal), se trabaja en sistemas específicos como formulaciones de liberación controlado, nanopartículas o portadores celulares, entre otros, especialmente en el campo de los antibióticos.

De igual forma, cuenta Martínez Lanao, se investiga en el campo de la farmacocinética experimental y clínica en colaboración con el servicio de Farmacia del Hospital Universitario de Salamanca a través de la monitorización de fármacos, lo que facilita la adaptación de las dosis de cada medicamento a las necesidades individuales de cada tipo de paciente.

Ha realizado numerosos convenios de colaboración y contratos de investigación como investigador principal con innumerables empresas farmacéuticas a nivel nacional e internacional en los campos del desarrollo galénico y analítico en formas farmacéuticas, biofarmacia, farmacocinética experimental y farmacocinética clínica. La carrera de este oscense es mucho más amplia. Ha sido director de 22 tesis doctorales, ha publicado muchos artículos de investigación, capítulos de libros y otros documentos técnicos, la mayoría internacionales, en los campos de la biofarmacia, farmacocinética experimental y clínica y desarrollo farmacéutico. Ha editado cuatro libros y es experto en patentes farmacéuticas.

Su rutina es «como la de cualquier profesor de universidad». Entra a las ocho y media de la mañana y se dedica a la docencia y la investigación. Actividades por las que ha obtenido algunos reconocimientos. Ha recibido el premio de investigadores jóvenes de la Sociedad Española de Farmacología, el premio María de Maeztu a la excelencia científica de la Usal y el premio Sociedad Civil que otorga el Consejo Social. Estos galardones, tal y como comenta, además de la satisfacción personal, suponen «un reconocimiento al trabajo» que se hace en el grupo de investigación, en el departamento y en la Facultad de Farmacia.

En su opinión, la situación de la investigación y la innovación en Castilla y León está por detrás de algunas comunidades, aunque, añade, en el campo de la biomedicina es «relativamente potente» con buenos centros y grupos de investigación en las diferentes universidades de la región. En este sentido, José Martínez Lanao asegura que a nivel de universidades, en Castilla y León al igual que en el resto de España, ha habido «muchas limitaciones» durante la crisis económica para la incorporación de nuevos profesores e investigadores. No obstante, se muestra positivo: «Ahora esto empieza a mejorar».

Para el catedrático de Farmacia de la Universidad de Salamanca, existen acciones para mejorar la capacidad de investigación e innovación en el campo de las ciencias de la salud, que incluye lógicamente a la farmacia. Por otra parte, destaca que la profesión farmacéutica en sus diferentes ámbitos tiene «un buen nivel» en la Comunidad con «excelentes profesionales» en farmacia hospitalaria, farmacia comunitaria, farmacia industrial y universidades.

Un trayectoria llena de éxitos que el pasado mes de junio fue reconocida por el Consejo Social. Seleccionaron a Martínez Lanao «por su actividad docente e investigadora, en la que resalta la transferencia de resultados de investigación y su importancia como nexo de unión de la universidad con el mundo empresarial». Un importante peso en la Facultad de Farmacia que seguirá cosechando nuevos trabajos que cambiarán el mundo.