Diario de Valladolid | Martes, 22 de octubre de 2019

«Quiero luchar por el sueño de volver a un equipo ACB»

Después de tres campañas Paco García se despidió ayer del Carramimbre Ciudad de Valladolid y reconoció que se va de momento sin ninguna oferta en firme encima de la mesa

GUILLERMO VELASCO VALLADOLID 12/06/2019

Muy distinta de la rueda de prensa en Huerta del Rey que una hora antes dio David Pisonero en su despedida, Paco García en otra abarrotada sala de prensa, esta vez del Pisuerga, también se despidió. Pero lo hizo solo ante el peligro, no sé si por decisión propia o por exigencias del guión. Con el presidente y la directiva al otro lado de la mesa, todo lo contrario que sucedió en el adiós de Pisonero, el entrenador del Carramimbre Ciudad de Valladolid no hizo si no confirmar su salida del club. «Lo único que me queda es agradecer a la directiva el darme esta oportunidad, también a los medios por su respeto y a todos los trabajadores, voluntarios y patrocinadores del club. Cierro una etapa pero no una puerta, si quisiera entrenar en la LEB Oro, mi ciudad siempre sería mi primera opción. Dejo el Carramimbre con la sensación de haber ayudado a crecer a este club y dejarlo cómo está ahora», indicó.

El siempre efervescente entrenador vallisoletano se marchó lanzando algún que otro mensaje para navegantes. «No he dilatado la decisión. Está meditada meses atrás después de muchos, muchos kilómetros por carretera. El pasado viernes, no antes, recibí la oferta para seguir. De haber sido antes igual hubiera cambiado la cosa».

Paco García no dudó en echar un capote a la directiva con especial mención a Óscar Mendiluce y Saúl Hernández, las personas más cercanas a él, que no pudieron asistir a la rueda de prensa de su despedida al haberse cambiado la hora inicial de la misma. «El baloncesto está muy vivo gracias a esta directiva».
Los logros deportivos no pasaron por el olvido para el técnico. «Se dará valor a lo conseguido con el paso del tiempo. Porque no es normal».

El ya ex entrenador del Carramimbre inicia una etapa nueva fuera de Valladolid. «Creo que no estaba preparado para volver a hacer ganar al equipo. Ahora quiero luchar por ese sueño de poder entrenar en la ACB. Y si no sale nada, disfrutaré de un tranquilo relax después de tres años muy duros. No he dicho no a ninguna oferta porque no la ha habido, salvo la de Valladolid. Hay interés, solo eso».

Sobre su sustituto también habló entre líneas. «Espero que se siga con un perfil de una persona lo más cercana posible a casa, joven, con vitalidad, ganas de trabajar y no complaciente», todo un mensaje.