Diario de Valladolid | Martes, 22 de octubre de 2019

11:31 h. ESCUELAS DE FÚTBOL CHUPETINES

Una liga sin clasificaciones

Los ‘minifutbolistas’, de entre cuatro y cinco años, disfrutan de su particular ‘Champions’ en una jornada en Zaratán en la que no hubo presión al no existir resultados ni tablas de goleadores

J.I. FERNÁNDEZ / VALLADOLID 12/06/2019

Un grupo de niños con edades comprendidas entre los cuatro y los cinco años no hablan de resultados, de goles, de clasificaciones ni de estadísticas. Aquí nadie restriega los tantos anotados. Ningún portero se preocupa por haber encajado seis goles. En esta liga todos ganan, porque la única clasificación que se disputa es la de la diversión. Gana el que mejor se lo pase. Es la liga de Escuelas de fútbol Chupetines, que cumple su novena edición.

Un total de 30 equipos con 435 jugadores inscritos (San Agustín, Tudela, Renedo, Atlético Laguna, Benavente, San Antonio de Palencia, Betis, La Cistérniga, Atlético Arroyo, Dominicos Laguna, Puente Castro de León, Aranda, Villanubla, Zaratán, San Pío X, San Miguel Olmedo, Boecillo, Cabezón, Cigales, Bosco de Arévalo, UD Belén y San Isidro) se dieron cita una vez más en las instalaciones municipales de Zaratán para celebrar una jornada de fútbol festiva dónde los participantes y acompañantes, disfrutaron del «fútbol del bueno».

Con partidos intensos y donde pudieron compartir las zonas de ocio con el resto de participantes de la liga en un ambiente de compañerismo que les acerque más, si es posible, a un deporte sin presión, compañerismo y amistad. Un fútbol con el que siempre se soñó.

«Aprovecho para agradecer al Ayuntamiento de Zaratán las facilidades y el apoyo ofrecido durante todo este tiempo albergando en sus instalaciones un evento único y pionero como es la liga de Chupetines», comenta Francisco Javier Sánchez, ‘Capi’, ideólogo de esta idea que cumplió el pasado sábado su año nueve. Para el próximo curso, se espera una edición especial ya que será el décimo aniversario de una liga que arrancó con escasos clubes y ahora se ha convertido en un referente para las escuelas provinciales e incluso de Castilla y León.

Además de fútbol y cómo viene siendo habitual en la celebración de la jornada de clausura, dispusimos de una zona de ocio donde nuestros participantes y acompañantes pudieron disfrutar de los hinchables, la fiesta de la espuma y la incorporación de la charanga ‘Sal de Copas’ encargada de mover al público asistente

«El resumen de la temporada desde luego es de lo más positiva en cuanto al número de participantes, que recoge claramente la apuesta que realizan los clubes por un formato de liga que satisface y cumple con las expectativas de formación de nuestros jóvenes participantes ante su incorporación a las diferentes ligas», explica Capi.

Para el director, «el proyecto de futuro es abordar los 10 años de este proyecto convertido en realidad, donde esperamos incorporar a todas aquellas escuelas que compartan nuestra idea de un deporte; sin presión y formativo en valores, dando paso, a una liga sin parangón en el panorama del fútbol base».