Diario de Valladolid | Sábado, 20 de julio de 2019

El Ayuntamiento renueva tres radares que serán multicarril

El Consistorio ya ha cambiado el del paseo del Arco de Ladrillo y en las «próximas semanas» repararán los de la plaza de Toros y el Escorial

LUCÍA ROALES VALLADOLID 10/06/2019

¡El Ayuntamiento de Valladolid está llevando a cabo la sustitución de los dispositivos de los radares de control de velocidad, situados en el paseo del Arco de Ladrillo (a la altura del Centro Madrid), calle Monasterio del Escorial y paseo de Zorrilla, frente a la plaza de Toros.

Según explica el concejal en funciones de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento, Luis Vélez, los aparatos que estaban instalados en estos puntos funcionaban de manera defectuosa y se averiaban o daban problemas por frecuencia, debido a su antigüedad, por lo que se ha iniciado el proceso para sustituirlos por otros más modernos.

La novedad es que ahora estos radares serán multicarril, lo que significa que podrán captar a coche de diferentes carriles, y también en diferentes direcciones.

Esta semana pasada, se cambió el radar situado en el paseo del Arco de Ladrillo, frente al Centro Madrid, que se ha desplazado de la mediana central al parterre situado en el lateral de los carriles de entrada a la ciudad.

El concejal de Seguridad y Movilidad explica que «en las próximas semanas» se realizarán las reparaciones y los cambios necesarios en los dispositivos de San Lorenzo del Escorial y en el paseo de Zorrilla, frente a la plaza de Toros, aunque no especifica concretamente una fecha.

Una vez se instalen los radares permanecerás «unas semanas» en fase de pruebas, y en ese tiempo no multarán, tal y como explicó Vélez. Posteriormente comenzarán a funcionar con normalidad, y también a sancionar, aunque el concejal de Seguridad y Movilidad afirma desconocer si estos tres dispositivos multarán o alguna de esas cajas estará vacía, como ocurre en algunos de Valladolid y que funciona como elemento disuasorio para los usuarios de medios de transporte. «Esa decisión la toman los técnicos, ellos eligen dónde ponen y dónde quitan las cajas vacías», que van cambiando, explica. «Lo que tienen que hacer los conductores al ver un radar es respetarlo», comenta Vélez.

En 2018 los dispositivos fijos y móviles ‘cazaron’ a 28.992 vehículos, y en 2017 a 30.754. Sin embargo, la Policía dice que no es «relevante» comparar los datos anuales, ya que puede haber variaciones en función de otras causas. Por ejemplo, el comúnmente conocido como ‘multacar’ no puede salir a la calle en días de lluvia, lo que provoca que en condiciones climatológicas adversas no funcione.

Dentro de los fijos hay uno que destaca por encima de los demás, y también lo hizo en 2017: El de la avenida de Burgos 35. El año pasado ‘pilló’ a 9.910 vehículos y el año anterior a 10.541. Aún así, se mantiene en primera posición, y acapara el 38% de las infracciones de radares fijos.