Diario de Valladolid | Sábado, 21 de septiembre de 2019

El principal legado para Valladolid del proyecto fallido del soterramiento del tren

Los talleres de San Isidro costaron 180 ME y se comieron parte del crédito para eliminar las vías en superficie

F. M. / VALLADOLID 18/04/2019

Los talleres de Renfe son el principal legado para la ciudad del proyecto fallido del soterramiento, junto con la supresión del tren en superficie en el pinar de Antequera en un tramo de 800 metros. Estas dos actuaciones son lo que sacará en limpio Valladolid del soterramiento después de que equipo de gobierno municipal que tomo las riendas de la alcaldía en 2015, con Puente a la cabeza, decidiera dar carpetazo al proyecto ante la deuda de 400 millones de euros contraída con los bancos.

Pero la de los talleres de Renfe es la obra de mayor envergadura y la de más trascendencia económica para la ciudad. Las instalaciones ocupan una superficie de 77.000 metros cuadrados, casi 8 hectáreas, y su coste ascendió a 180 millones de euros. De hecho se ‘comió’ una parte importante de los 554 millones de euros gastados por la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.

Con naves que alcanzan una longitud de medio kilómetro y capacidad y con una capacidad para 35 vías en el interior, hacen de Valladolid el centro de reparaciones de Renfe más moderno de España y uno de los más importantes de Europa. En los nuevos talleres se realizarán trabajos de mantenimiento y reparación tanto de trenes convencionales -lo mismo eléctricos que diésel- como de alta velocidad.

De hecho Renfe calcula que los talleres de Valladolid absorberán el 40% de los trabajos que requieren sus trenes. No sólo se repararán trenes, sino que también se fabricarán y en 70 días se completará un coche. El nuevo complejo cuenta con cabinas de soplado y pintura, torneado de rueda y también con túneles de lavado.