Diario de Valladolid | Miércoles, 16 de octubre de 2019

Saravia responsabiliza a Fomento del nuevo retraso en el traslado a los talleres de Renfe

La convocatoria del consejo de Alta Velocidad para autorizar el uso de las instalaciones corresponde al secretario de Estado de Infraestructuras / Los sindicatos temen que el cambio se posponga hasta después de Semana Santa

F. MARTÍN VALLADOLID 13/04/2019

El traslado de personal desde los viejos talleres de Renfe en el paseo de Farnesio a las nuevas instalaciones del páramo de San Isidro no empezará el lunes, como estaba previsto. Pese a que el transporte de maquinaria sí inició ya esta semana, la falta de la autorización del uso de las instalaciones, atribución que corresponde a la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, en la que están Renfe, Adif, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento, impide que la treintena de trabajadores que iban a estrenar el lunes los flamantes talleres terminados desde ya hace años puedan instalarse en el que será su nuevo lugar de trabajo. De hecho, los que iban a ser trasladados recibieron ayer una carta en la que se les comunicaba que por ahora hay que esperar.

El presidente del comité de empresa, Virgilio Herrera, dejó claro que no habrá traslado hasta que no cuenten con la cesión del uso de las instalaciones y, habida cuenta de que está encima la Semana Santa, auguró que no empezará hasta pasadas estas fechas festivas. Incluso apuntó que dos de las máquinas trasladadas esta semana se devolverán a las naves de Farnesio en tanto empieza el cambio de personal al ser necesarias en los antiguos talleres.

Pero, ¿ de quién es la responsabilidad de que la autorización no esté lista? En teoría la solución parece fácil. Sólo se necesita que el consejo de administración de Valladolid Alta Velocidad dé el visto bueno y además no se requiere que los cuatro miembros se reúnan. La convocatoria puede ser no presencial, lo que facilita las cosas, pero la iniciativa para convocar el consejo es del presidente de Valladolid Alta Velocidad, una potestad que recae en el secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, representante del Ministerio de Fomento. Y, al menos hasta ayer, la convocatoria no existía.

Es por esto por lo que el concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Manuel Saravia, afirmó ayer que la responsabilidad que la autorización de la discordia no esté es del Ministerio de Fomento.

Saravia recordó que ya desde el año 2015 está sobre la mesa la firma de un convenio entre Valladolid Alta Velocidad, el Ayuntamiento y Renfe para ceder y regular las condiciones de uso de los talleres por parte de esta última. Pero por distintas, el convenio se retraso hasta que en abril del pasado año el consejo de administración de la sociedad aprobó un texto para el uso de las nuevas instalaciones, que luego fue ratificado también por la junta de gobierno de Ayuntamiento el 27 de junio de 2018.

Cuando parecía que la cuestión estaba zanjada, el Ministerio de Fomento incluyó una serie de cambios y desde entonces se está a la espera de que el consejo de administración apruebe el nuevo texto.

El concejal de Urbanismo aclaró que el taller y la maquinaria es de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad y el Ayuntamiento no puede autorizar su uso. Tiene que ser la sociedad la que, con la aprobación del convenio o con el documento que se considere oportuno, la que dé la autorización y ese es el punto en el que se encuentra ahora estancado el traslado. Dicho esto, Saravia mostró su extrañeza por la decisión de los sindicatos, convencido de que «no hay ningún problema de ningún tipo» en el caso de que el lunes empezara el traslado de personal. «No consigo entenderlo», dijo el concejal y consideró «disparatado» la devolución de maquinaria a los viejos talleres «para tener que llevarla de nuevo».

El PP volvió ayer a la carga por el nuevo retraso y su portavoz municipal, Antonio Martínez Bermejo, acusó al alcalde, Óscar Puente, y a Saravia, de anunciar de manera «electoralista» el traslado a los nuevos talleres de Renfe pese a que «no ofrecen garantías a los trabajadores», informa Europa Press.
A las críticas se sumó el concejal no adscrito y candidato a la alcaldía por Contigo Somos Democracia, Jesús Presencio, quien reclamó la dimisión de «todos los miembros» del consejo de administración. Presenció consideró «inverosímil» que después de un retraso «de más de cuatro años» no puedan usarse las instalaciones.

Izquierdo afirma que el Ministerio trabaja para dar la autorización

El ex secretario de Infraestructuras, Javier Izquierdo, aseguró ayer que le «consta» que el Ministerio de Fomento trabaja para solucionar el problema. Izquierdo afirmó que no hay una paralización del traslado y continúa el traslado de maquinaria, aunque reconoció que falta una autorización que le consta que el Ministerio «está tramitando de la manera más rápida posible para que el traslado continúe y se sigan las previsiones que hasta ahora se habían anunciado», informa Europa Press. Así lo manifestó tras una reunión con el secretario general de CCOO Castilla y León, Vicente Andrés, quien espera que éste sea «el último sobresalto». Andrés dijo que es un proceso «demasiado largo, lleno de avatares» y éste es un «pequeño problema», administrativo, pero que supone «un cierto desánimo».