Diario de Valladolid | Martes, 19 de noviembre de 2019

Embajadora mundial de la trufa de Soria

Espora Gourmet es la apuesta de dos jóvenes, Blanca López y Roberto Antón, movidos por la pasión que les movía el reino fungi y en especial el ‘diamante negro’. Buscaban comercializar la trufa fresca sin que perdiera sus propiedades, uno de sus quebraderos de cabeza. Hoy Espora Gourmet está presente en más de quince países

IRENE LLORENTE YOLDI SORIA 08/04/2019

Espora Gourmet nació hace dos años de la mano de Blanca López y Roberto Antón, que se embarcaron en un proyecto para comercializar la trufa negra fresca, aprovechando así uno de los productos de esta tierra con un gran potencial, y ya exporta a más de 15 países. Recientemente ha ampliado mercado a Hong Kong y Francia, uno de los países referentes en el mundo de este diamante negro, y se encuentra en negociaciones con China y Japón, dado el interés que despierta allí la trufa. Su motor de facturación es la venta de trufa fresca, la ‘tuber melanosporum’ durante los meses de diciembre a marzo, además de la ‘aestivum’ y la ‘uncinatum’.

Y como complemento trabaja la trufa blanca de Alba ‘magnatum’. No obstante, aquella que no puede vender directamente la lleva a su transformación industrial para elaborar mantequillas, cremas, tartufos, y las ‘perlas de trufa’, conocidas como ‘el caviar del bosque’, uno de sus productos ‘estrella’. De hecho, ya cuenta con quince referencias en el mercado.

En 2017 recibió el premio La Posada a Mejor Empresa Agroalimentaria y el año pasado FOES entregó a su gerente, Blanca López, el ‘Joven Empresario 2017’ por su iniciativa. Con una plantilla actual formada por cinco empleados, López y Antón están convencidos de que todavía les queda «mucho camino por recorrer». Porque quieren asentar una «empresa fuerte en el sector con un equipo interdisciplinar y sólido que contribuya a mejorar cada día y a llevar la trufa de Soria a las cocinas y paladares más exigentes de todo el mundo», señala López.

Sus comienzos se centraron en buscar cómo enviar la trufa fresca a diferentes partes del mundo sin que ésta perdiera peso, aroma o textura durante su transporte, ya que hasta ahora era uno de los principales problemas que existían. «Así surgió la atmósfera modificada, un sistema único que permite que la trufa conserve todas sus propiedades más de diez días sin perder peso ni aroma y llegan perfectamente», explica Blanca López.

«Le añadimos escuchar las necesidades de los chefs, ofrecer un trabajo a la carta, sin exigencias». Y de forma paralela buscaron cómo dar un valor añadido a toda la trufa que no podían vender directamente. A juicio de Roberto Antón , responsable de producción, «se trataba de ofrecer la trufa de otra manera más atractiva, escapar de los productos que ya existían en el mercado y mejorar su calidad, y sacamos a la venta nuestras ‘perlas de trufa negra’, conocido como el ‘caviar del bosque’, uno de los ‘estrella’ de Espora Gourmet».

En este aspecto la investigación jugó un papel crucial. «Ofrecemos unos productos totalmente diferenciados y de calidad, intentando hacer las cosas lo mejor posible». La gama se ha ido ampliando a lo largo de estos dos años y ya está en el mercado la mantequilla, tanto dulce como salada, una crema de pasta tartufata con boletus y trufa de verano.

También trabaja a demanda de empresas agroalimentarias que buscan ofrecer un producto diferenciado a partir de la trufa. «A la hora de plantear una nueva referencia hablamos con diferentes chefs con los que colaboramos», indica Roberto. Sin olvidar la ayuda de sus respectivas familias, de tierra de Pinareas y, por tanto, conocedoras del reino fungi, sobre todo el padre de Blanca, con una dilatada experiencia en la exportación de setas y hongos: «Soy de Cabrejas del Pinar y ya mi abuelo era un gran apasionado de los hongos. Además, mi padre se ha dedicado a la comercialización de productos silvestres, entre los que destacan las trufas y los hongos, de modo que esos saberes me los han ido transmitiendo a lo largo del tiempo», añade.

Así, Blanca y Roberto han ido introduciendo sus productos nuevos. «Intentamos llevar la trufa de Soria a todo el mundo», asegura. «Si el cliente nos pide 50 gramos de trufa es un esfuerzo que asumimos».
Su mercado es principalmente el canal horeca (hoteles, restaurantes, catering). Pero también ofrece venta al público a través de tiendas delicatesen, sin olvidar su tienda online, con el objetivo de que todo el mundo pueda comprar una trufa o bien probar alguno de sus productos. E incluso realiza un servicio de asesoramiento en la utilización y conservación de la trufa.

Aunque su formación educativa y sus comienzos en el panorma laboral nada tienen que ver con el reino fungi (Roberto es diplomado en Educación Primaria y profesor de judo, y Blanca estudió Trabajo Social con la especialidad en Psiquiatría y Terapia familiar), decidieron apostar por este proyecto empresarial movidos por la pasión que desde niños les ha despertado la micología, en aras de obtener un valor añadido por el aprovechamiento de este producto de la tierra. Además, ambos coinciden en que buena parte de sus estudios los están aplicando en su filosofía de trabajo, intentando transmitir su cercanía y proximidad al cliente.

Nacidos en Soria siempre han visto cómo la gente joven ha tenido que irse fuera en busca de nuevas oportunidades, lo que les llevó a crear Espora Gourmet en la provincia. Tras dos años de creación de la empresa, en estos momentos está presente en más de 15 países y en negociaciones con varios más. Creen que hay que seguir luchando por asentar empleo y asegurar un futuro en Soria.

Ahora están embarcados en varios proyectos que quieren desarrollar a corto y medio plazo. Además de continuar ofreciendo al mercado una nueva gama de productos elaborados con trufa, están inmersos en la plantación de una finca trufera de experimentación, en la que van a investigar el desarrollo de la trufa a través de diferentes modelos de micorrización.

Para Blanca y Roberto el sector de la micología y de la trufa tiene mucho recorrido por delante y prueba de ello es que en la provincia cada vez se realizan más acciones de promoción. Y destacan como una de las impulsoras la Feria de Abejar, o el concurso internacional de trufa, o el congreso Soria Gastronómica, entre otros «eventos importantes que dan una mayor presencia a Soria como referente en este hongo».
Reconocen que montar de cero un negocio en una ciudad en la que existen muchas limitaciones «no ha sido nada fácil», olvidándose de vacaciones y del tiempo libre, aunque con la fortuna de haber contando con el apoyo familiar. «Compensa por toda la satisfacción que se obtiene cuando ves los resultados».