Diario de Valladolid | Sábado, 23 de noviembre de 2019

Sergio, crédito limitado

El entrenador no tiene garantizada su continuidad hasta final de Liga / Los dos próximos partidos pueden marcar su futuro

ARTURO ALVARADO VALLADOLID 13/03/2019

El Huesca ha cambiado de entrenador. Leo Franco pasó el testigo a Fernando. Míchel lleva tiempo cuestionado en el Rayo. Una racha de victorias le salvó el cuello pero ahora vuelve a encadenar seis derrotas y la próxima jornada se juega su futuro. El Celta ya ha efectuado dos cambios en el banquillo. Mohamed y Cardoso han dado paso a Fran Escribá. El Villarreal ha vivido un cambio bumerán. Calleja fue destituido para fichar a Luis García... relevado por su antecesor.

Todos los equipos que siguen al Real Valladolid en la tabla viven o han vivido la máxima convulsión en su banquillo. El conjunto pucelano es un oasis de paz en medio de esta temporada en la que hasta el Real Madrid conocerá tres entrenadores. Pero la sensación paradisiaca no se prolongará con un cheque en blanco.

El de Sergio es el peor equipo de la segunda vuelta, con 4 puntos. Es el que menos goles ha marcado en estos ocho partidos (4) y el que más ha recibido (17). La racha negativa se prolonga más allá del comienzo de la segunda manga liguera. Desde que los blanquivioleta engarzaron cuatro victorias consecutivas, sólo han sumado dos en los 18 partidos siguientes.

Estos números hubiesen puesto de patitas en la calle a casi todos los entrenadores en casi todos los equipos. Pero no a Sergio en el actual Real Valladolid. El técnico barcelonés cuenta aún con el gran escudo protector del milagro conseguido la temporada pasada, reco- giendo un grupo que vagaba por la undécima plaza de Segunda con un fútbol tedioso y anodino, para lograr su ascenso tras un espectacular esprín de ocho partidos y una promoción perfecta.

Pero a Sergio no sólo le avala su pasado, sino también el presente. Su club cuenta con el presupuesto más exiguo de las cinco grandes Ligas europeas. El gasto en fichas es el más bajo de Primera y menor aún que el de un segunda, el Málaga. El núcleo de su plantilla es el del año pasado.

¿Quiere esto decir que Sergio acabará la temporada pase lo que pase? No. En el club ya se cuestionó su futuro tras perder contra el Betis. La defensa del director deportivo «a muerte» del técnico durante la rueda de prensa de renovación de Moyano, y de algunos jugadores tras la derrota en Cornellá, llegó sin que nadie les preguntase por el particular. Tanto uno como otros sabían lo que se cocía en la zona noble de las oficinas.

Ahora hay nervios en ese lugar. Una derrota sonora en Éibar, del tipo de a sufrida en Huesca, con goleada acompañada de caída total del equipo, podría provocar la destitución del míster, aprovechando además la semana de descanso por los partidos de selecciones.

Una derrota normal en Ipurua y otra de igual modo ante la Real también podrían suponer su salida, si son claras y llegan con mal juego. Serían seis seguidas, con 1 punto de 24. Para tomar la decisión será importante la opinión de la grada y ésta sigue mayoritariamente a favor de Sergio. Culpa más del estado del equipo a la falta de refuerzos acordes a las exigencias de Primera que al trabajo del entrenador.

Uno de los nombres que sitúan en la órbita del conjunto pucelano es el de Vanderlei Luxemburgo. Este brasileño de 66 años fue entrenador del Real Madrid cuando le eliminó el Real Valladolid de la Copa y es el inventor del cuadrado mágico, que lleva el juego a las zonas interiores porque propugna que en el fútbol moderno no es necesario jugar por las bandas.