Diario de Valladolid | Martes, 20 de agosto de 2019

Joaquín Díaz recuerda la vieja estampa de Valladolid

Reúne grabados y fotografías «sorprendentes» y «muy poco conocidas» de la vieja urbe

VALLADOLID 18/04/2018

El etnógrafo Joaquín Díaz y la concejala de Educación, Victoria Soto, presentaron ayer la exposición Memorias de una ciudad, que reúne decenas de grabados desde el siglo XVI y de fotografías tomadas entre 1867 y los años 60 del pasado siglo.

La exposición, diseñada por Ana Moyano y Víctor Hugo Martín, recoge fotografías de Jean Laurent, Bernardo Maeso, Luis del Hoyo, Patricio Cacho y Marcelino Muñoz, que se completan con fondos del Archivo Municipal de Valladolid y de la Fundación Joaquín Díaz. «Esta exposición es un homenaje a todos los fotógrafos que vieron Valladolid a través de su cámara, y que nos ayudaron a configurar a lo largo del tiempo nuestra propia imagen de la ciudad», señaló Joaquín Díaz, encargado de la selección y de los cuidados pies de foto, que revelan al visitante los entresijos de cada imagen. «Son fotos sorprendentes y muchas de ellas poco conocidas», explicó la concejala, que aseguró que desde el Ayuntamiento acercarán la exposición a centros escolares, según informa la agencia Ical.
Por su parte, Joaquín Díaz señaló que el gran tema que articula esta exposición es «la memoria», un concepto que él entiende como «una espacie de musculatura de la ciudad, que hay que cuidar y fomentar», puesto que «ante el futuro tan incierto que vivimos, la memoria nos permite sobrevivir».

Además, señaló que la palabra que le ha servido como hilo conductor de la muestra ha sido Perspectiva, en alusión a su origen en el latín tardío, perspectivus, que «era aquello que había que mirar con atención, o lo que se veía a través de algo». En ese sentido, destacó que «no es solo una exposición de fotografías, ya que hay que imaginarse cosas, ver más allá y fijarse muy atentamente en las imágenes para descifrar las historias que encierran».

La muestra fotográfica se articula en cinco apartados, ligados con otros tantos espacios emblemáticos de la ciudad: Ayuntamiento y Plaza Mayor, Paseo de San Lorenzo y Puente del Cubo, Plaza de Zorrilla y Academia de Caballería, Plaza de Colón y Estación del Norte, y Puente Mayor y las Aceñas. Todo ello se complementa con diversos grabados exhibidos en vitrinas, donde se pueden apreciar diferentes vistas de Valladolid a lo largo de los últimos siglos, desde el trabajo de Francesco Valezo en 1579 hasta la irrupción del arte fotográfico.