Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

De torero a toro

Luis César abjura de su estilo de juego tras una vuelta entera de Liga y anuncia un cambio radical: «No puedo acabar la Liga con 72 goles en contra, he fracasado en esto y así no voy a ningún lado»

ARTURO ALVARADO / VALLADOLID
12/01/2018

 

La sala de prensa del estadio Zorrilla acogió ayer un espectáculo inédito. El de un entrenador que, llegado al ecuador de la competición, tras nada menos que 21 partidos, reconoce que se ha equivocado en el concepto de fútbol que ha aplicado al Real Valladolid y piensa darlo la vuelta. El torero se hace toro.
Para unos es confesión suficiente como para mandarlo a mariscar (por aquello de su origen gallego), al no darse cuenta en cinco meses de lo que muchos en la grada han visto en tres semanas. Les suena casi a cachondeo y provocación. Para otros se trata de un mea culpa en toda regla, con una sinceridad inusual en un mundillo en el que los demás son siempre quienes se equivocan.

Por encima de ambas teorías planea una realidad: el entrenador sabe que el club está a punto de pulsar el botón de su asiento eyectable y quiere reinventarse. Que el nuevo entrenador sea Luis César, para suceder a Luis César. Lo hará aun a costa de lo que se considera traicionar los principios, por parte de quienes ven el fútbol como un catecismo en vez de un ejercicio de posibilismo y rendimiento.
El míster se llevaba el discurso preparado y aprovechó el resquicio de una pregunta para colocarlo. «Esta primera vuelta ha sido mala. He escogido una manera de jugar arriesgada y atractiva, y me confundí. He cosechado 29 puntos y muchos goles, a favor (40) y en contra (36). No necesito tantos goles a favor pero sí menos en contra. He fracasado en esto. No puedo acabar la Liga con 72 goles. No voy a ningún lado».

Las bocas de los asistentes ya parecían a estas alturas las del juego de la rana. Pero había más. «Mi obligación es cambiarlo. Tengo varias maneras jugar. Presumo de ello, porque sé hacerlo, pero aquí escogí una en la que insistí y que ahora tengo que modificar. Voy a jugar a cosas más sencillas. Omití ciertos apartados sencillos por otros más sofisticados y lo he pagado caro, con una primera vuelta de suspenso. Me dejé apartados defensivos que pensé que no me iban a hacer falta, por jugar más atractivo con más gente por delante del balón. Al final, todo lo que he hecho, no vale».

El ejercicio penitencial del entrenador contaba con más recorrido. Contestó así a la pregunta sobre si el fallo principal residía en su estilo de juego o en la calidad de sus futbolistas. «Calidad hay de sobra para estar arriba. Lo que no he conseguido es rendimiento. 36 goles en contra no son de recibo. No podemos seguir así porque no hay forma de ganar fuera, con 1,8 goles encajados por partido».

El lado bueno, haciendo caso a las palabras del técnico, es que en su armario descansa la ampolla del antídoto. «La Liga es larga, queda mucho camino por recorrer y creo que no tiene gran dificultad para mí rebajar esos goles en contra. La etiqueta que me ponen ahora de entrenador ofensivo me la colocaban antes de defensivo. Tengo que jugar a otra cosa. No he dado con la tecla adecuada».

¿Y en qué consiste el cambio? ¿Autobús, tres centrales? Luis César habla de conceptos generales. «Se trata de jugar mucho menos en ciertas parcelas y tener al equipo más cerrado que abierto. También buscar un fútbol menos de combinación cerca de mi portería... Tengo que hacerlo, porque por este camino no voy bien. Me tengo que transformar como entrenador. Limitaré las llegadas de mi equipo con menos jugadores por delante del balón y menos manoseo de la pelota en mi campo».

¿Y por qué se ha dado cuenta tan tarde? Su contrición guarda un poso de reivindicación. «Tampoco me voy a desviar a los primeros contratiempos que tenga. He insistido y veo lo que no va. Soy el culpable de tener 29 puntos y creo que todo el mundo está de acuerdo en eso. Lo soy en los 36 goles en contra, pero también en los 40 a favor. Parece que los que marcamos son de Mata y los que recibimos, de Luis César».

El gallego habló de su plantilla. «Debo sacar rendimiento a futbolistas con los que no he sido capaz de hacerlo. Hay jugadores que lo han hecho muy bien en la primera vuelta y van a empeorar, y los hay que lo han hecho mal y van a mejorar. Mata no creo que meta 36 goles. Ojalá, pero no lo creo».
«A veces intento jugar por encima de la calidad que tengo. Me paso de listo.Pero tengo tiempo para mejorar esto. Nadie se ha metido aún en playoff», añadió el míster.

FUTURO «No sé si me juego o no el puesto»

Luis César pasó de refilón sobre la pregunta acerca de su futuro en el banquillo, que puede depender de lo que ocurra mañana en el Miniestadi. Lógico, pues no está en su mano. «No sé si me juego o no el puesto. No hablo de esas cosas. Con todo el tinglado que tengo en la cabeza, no puedo pensar en eso. No gano nada. Me centro en hacer bien mi trabajo. Nadie me ha transmitido nada pero sé que soy décimo y estoy a cinco puntos de mi objetivo».

El míster habló del Barça B. «Es un equipo muy combinativo. Tiene juventud y talento. Por los defectos de la edad está cuarto por la cola, pero tiene buenos futbolistas y juega muy bien. Tiene gente que dentro de poco va a estar en el primer equipo. Pierden a Aleñá, un jugador muy importante y supertalentoso que será casi seguro internacional».

Luis César busca un punto de inflexión. «El primer partido para mejorar la primera vuelta tan nefasta que hemos hecho, es éste».

ELEGIDOS Luismi entra por Toni y Ramos, convocado

Tras dos días de pruebas en partidillos, ayer llegó la que puede ser definitiva. El técnico mostró sus cartas, presentando en uno de los onces el que puede lucir en Barcelona. Es el mismo visto en Pamplona, con el único cambio de Luismi por Toni, para dibujar ese 4-3-3. Lo formaron Masip; Antoñito, Deivid, Olivas, Moyano; Luismi, Borja, Anuar; Hervías, Plano y Mata.

El técnico explicó cómo quiere que se muevan. «Estamos muy separados para atacar y tardamos en juntarnos para defender por estar muy abiertos. No hemos sido capaces de defender en espacios amplios. Lo haremos en pequeños, atacando en espacios amplios. Lo básico en fútbol, que he descuidado».

La sorpresa en la lista será el recién llegado Chris Ramos. «A lo mejor entra en ésta. Lo veo bien. Es rapidísimo, tiene juego aéreo, es buen definidor, tiene juventud, hambre y una cabeza que da gusto hablar con él. Tengo buenas vibraciones».

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria