Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Doble KO al Pucela

Cede un empate en el minuto 95 pese a ser superior en ocasiones y juego al Getafe / Cae a zona de descenso tras la victoria del Villarreal en Gerona / Guardiola y Ünal, goleadores

A. A. VALLADOLID
15/04/2019

 

Competir. Una palabra que no gusta nada a los teóricos del fútbol. Según la RAE significa ‘contender entre sí’, por lo que dos equipos, con sólo enfrentarse en el campo, ya están compitiendo.

Sin embargo todos sabemos que competir conlleva una carga de profundidad mucho más poderosa. Es leer el partido, incluido el otro fútbol, sacando el máximo provecho de lo propio minimizando errores. Compite un equipo que parece que no hace casi nada, de repente le mete dos goles al rival y le deja KO. O el que es inabordable y ni sudando tinta se le hace un gol. El ejemplo máximo de competitividad lo proporciona el conjunto que controla lo que ocurre en ambas áreas.

No es el caso del Real Valladolid. Ni siquiera cuando es notablemente mejor que el rival, como ayer. Un dato que no se sabe si es positivo, por lo de imponerse en juego a una escuadra que aspira a Champions; o negativo, porque ni jugando bien gana.

Competir significa que si Nacho y Waldo montan solos una contra sin rivales por delante para certificar el 3-1, el primero no telegrafíe que va a pasar y el segundo no se acelere hasta el punto de meterse en fuera de juego.

Competir también es no conceder un penalti estúpido por parte de Plano en el minuto 95 por la frustración de no haber sabido pinchar un balón que se vuelve dividido y al que llega antes Duro, recibiendo una patadita suficiente para tirarse y revolverse como si le hubiesen amputado un pie.

Competir, en definitiva, es lo que otros 17 equipos están haciendo mejor que el pucelano. Su empate y el triunfo del Villarreal en Gerona le colocan por tercera vez en zona de descenso. Sólo la ocupó en las jornadas 4 y 5. Hace un siglo.

Ahora se trata de remar a contracorriente. Quizá sea lo que le haga falta a este equipo, preñado de miedos que le paralizan en su intento de cerrar los partidos. El año pasado se tuvo que ver abocado al desastre para triunfar y puede que la historia se repita.

El Real Valladolid mostró ayer este compendio. Buen juego, superioridad, pero perdón franciscano en el posible 3-1, para regalar el real 2-2. En la habitual cita con la sección arbitral, cabe reseñar los dos posibles penaltis sobre Moyano y Anuar, obviados por el VAR y también por Munuera.

Uno de los méritos pucelanos fue sobreponerse al madrugador gol getafense. Arambarri ya había avisado en el minuto 9 con un tiro desde fuera del área blocado por Yoel, que sustituyó a Masip en la meta. Una falta ensayada, sacada poco después, acaba en el 0-1. Damián amaga con el tiro directo pero se la da al uruguayo, que manda un obús a media altura. Yoel, tapado, pudo hacer algo más de haber visto el balón.
El tanto encorajinó al Pucela, que metro a metro se hizo con el control del juego, aunque las ocasiones llegaban de forma esporádica. El primer empate se produjo con cierta dosis de fortuna, que no de demérito. Nacho, que se puso las pilas tras el buen partido de Moi contra el Sevilla, ejecutó un centro perfecto en trayectoria y velocidad al área. Guardiola se adelantó a los centrales, quiso controlar la bola con el muslo, pero lo que le salió fue un disparo que engañó a Soria. La primera mitad se cerró con dos cabezazos incruentos de Cabrera y Plano.

El 4-4-2 de Sergio funcionaba y mejoró tras el descanso, cuando se vio la más brillante versión de Ünal de la temporada, lo cual tampoco equivale a subir el listón a la altura de récord. Los locales se hicieron con el control del juego, que fue total tras el primer cuarto de hora y la expulsión de Olivera.

Keko tiró tras un doble amago y Soria despejó, antes de que Munuera anulase con acierto un gol a Ünal por fuera de juego. Salió Waldo por Keko y revolucionó la banda zurda y al equipo. Su velocidad y su desborde desquiciaron al Getafe. Un centro suyo fue mal despejado por Arambarri, el balón pegó en el brazo de Djené y penalti. Ünal asume la responsabilidad, pone un nudo en la garganta del estadio, pero marca con un disparo bien tirado, cerca de la cruceta.

Entre la contra mal ejecutada y el penalti de Plano, marcado por Molina, llegaron los miedos. Sergio sacó a Míchel y Joaquín, colocando cinco defensas pese a jugar con uno más y despoblando de esfuerzo y presencia el medio campo. El Getafe aceptó la invitación y lo demás es historia. Ya saben, eso de lo que conviene aprender si sale mal.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria