Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El Atlético se escapa vivo

Lección defensiva de los blanquivioleta, excelentes al neutralizar el peligroso ataque rojiblanco / Sandro tira a las nubes un penalti / Correa envia un balón al poste, en la mejor jugada de los madrileños / Sin noticias de Félix, Costa y Morata

ARTURO ALVARADO VALLADOLID
07/10/2019

 

El Pucela se nos hace mayor. No viejo, sino adulto. Y para lo bueno. Ya no es el adolescente de la temporada pasada con enormes problemas para sacar rendimiento a su juego bello y envolvente, pero a veces escasamente eficaz. Ahora su fútbol es menos efectista pero más sólido. Compite mejor.
Esta teoría se demuestra con dos ejemplos. En la Liga 18-19 jugó mejor que en la actual contra el Real Madrid en el Bernabéu y el Atlético en Zorrilla. Pero perdió dos partidos que esta temporada ha empatado, con un juego un punto más tosco pero más rentable. Y estuvo a punto de ganar ambos, no sólo por el peor fútbol de sus rivales, sino porque el propio Pucela les obligaron a jugar así. Bienvenidos a la élite.

El Atlético de Madrid se escapó ayer vivo de Zorrilla. No hubo noticias de João Félix, Costa y Morata, perfectamente sujetos por los centrales Salisu y Olivas (que pudo jugar pese a sus problemas físicos) y por Joaquín. Los tres rozaron la perfección. Ayer las palabras Joaquín y central no fueron unidas porque Sergio lo colocó de mediocentro. Un acierto total. El almeriense clavó allí su estandarte y dictó su ley, acatada humildemente por el resto, incluidos los rivales.

El Real Valladolid pudo asestar al Atlético un golpe mortífero en el minuto 36, pero Sandro envió a las nubes un penalti del que fue víctima y que llegó con cuatro minutos de retraso, gracias a un VAR que este año ha cambiado el ácido sulfúrico por caramelos en su relación con el Real Valladolid. Dulces que no son regalos, sino reconocimiento a la justicia. El problema es que el Pucela fue tan apaleado la Liga pasada, que la equidad le sabe a bombón.

Melero indicó desde el centro espacial de Las Rozas a Sánchez Martínez que viese en su pantalla la acción en la que Thomas derriba a Sandro. Se podía haber pitado o haberla obviado, porque el contacto fue mínimo. Pero el murciano se dirigió a los once metros.

Fue un VAR demasiado dulce y Sandro sufrió un ataque de diabetes. Dio unos pasitos antes de llegar al balón, como el italiano Zaza en su penalti fallado en la Eurocopa de 2016 ante Alemania. El final fue el mismo: balón alto. Dio lo mismo que estuviese Oblak, que el portero de 13, Rúe del Percebe.

Sandro tiró el penalti por decisión de sus compañeros. Muchas veces lo guay y lo ONG no es lo efectivo, y más cuando Míchel acababa de ejecutar uno perfecto ante el Espanyol. Éstas cosas siempre se dicen a toro pasado y con cierto ventajismo, pero es que no hay otra forma de decirlas. Porque se pierde un posible gol y la depresión tras fallar un penalti, para alguien que lleva dos años sin marcar, es mucho mayor que la alegría si hace un gol de este tipo.

El penalti fue lo único rescatable en ataque por ambas partes. El propio Sandro tiró flojo a las manos de Oblak en el minuto 3. Guardiola estuvo muy bien cubierto y no pasa por su mejor momento. Plano tampoco fue visible. Toni participó más, pero estuvo muy solo.

El Atlético fue de más a menos. Ni un tiro entre palos. Thomas y Saúl perdían balones ante Joaquín en la medular, Koke partía de la posición de interior y tenía problemas de conexión. João Félix estuvo muy sujeto. Como Costa y Morata.

Los madrileños se estiraron en la segunda parte. Morata estrelló, en un mano a mano, el balón en la cara de Masip. Y Correa, el más móvil en ataque, envió el cuero al palo. El Pucela se acercó pero no golpeó. Aunque tampoco le tocaron. Combate nulo, y madurando.

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria