Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

BALONCESTO / LEB ORO

El arquitecto del basket

En la sombra y con el condicionante de tener las cartas marcadas en el apartado económico, Pepe Catalina ha logrado construir sin perder la humildad al ilusionante Carramimbre, líder de LEB-Oro

GUILLERMO VELASCO VALLADOLID
03/12/2019

 

A fuerza de construir bien, se llega a buen arquitecto. Este bien podría ser el perfil de Pepe Catalina, el director deportivo del flamante y a la vez sorprendente Carramimbre Ciudad de Valladolid, líder de la LEB-Oro. Un hombre que nunca o casi nunca ha levantado una palabra más alta que la otra. Un hombre al que nunca le ha gustado la notoriedad ni es proclive a colgarse medallas pese a que hay motivos suficientes para hacerlo. Porque este enamorado del baloncesto de la quinta del 71, que por cierto sigue jugando en la Liga senior provincial en ‘su’ amado Lourdes por 40ª temporada consecutiva (se dice pronto), como siempre, de puntillas y sin hacer ruido, ha conseguido edificar una plantilla capaz de resucitar la ilusión por el baloncesto en esta ciudad después de muchos años de sufrida penitencia.

Sin quitar valor a los jugadores o al propio entrenador Hugo López, Pepe Catalina es sin lugar a dudas uno de los grandes artífices de que la ‘basketmanía’ haya dado un paso de gigante para reactivarse en una ciudad de baloncesto como es Valladolid. Porque lo más curioso de todo es que este vallisoletano que fue delegado del primer equipo en el desaparecido CBValladolid (de 1994 a 1998) y durante 17 temporadas agente de jugadores en la agencia Prisma Global, ha logrado una vez más reproducir el milagro de los panes y los peces.

Porque para explicar y sobre todo entender la heroicidad que supone construir una plantilla competitiva como es a día de hoy la del Carramimbre CBCValladolid, con apenas 250.000 euros para jugadores y cuerpo técnico (el cuarto presupuesto más bajo de la categoría), hay que saber que Pepe Catalina ha tenido que sortear muchos, demasiados inconvenientes. Como que los jugadores fichados tienen que compartir piso (tres pisos de dos jugadores y uno de tres). Que en cada casa hay un solo coche asignado. Que todos los jugadores deben de comer y cenar juntos en el Museo de la Ciencia (seis días a la semana) y en el Barlladolid (un día), fieles y a la vez vitales colaboradores del club... Pero aún así y pese a tener claramente las cartas marcadas, el arquitecto del Carramimbre, en plena sintonía y consenso con el entrenador (ayer con Paco García y hoy con Hugo López), es capaz de hacer encaje de bolillos para lograr un equipo que no solo compita sino que también ilusione.

Catalina es de esos hombres que intenta no exteriorizar los problemas o sufrimientos vividos. Un hombre pausado, educado como pocos, elegante, con empatía y siempre prudente. Un arquitecto que piensa que «nada sucede por casualidad» y «todo pasa por algún motivo».

El ‘gurú’ de este Carramimbre líder de la categoría, reconoce los momentos de sufrimiento y confusión que le provocaron la salida del club de Paco García. «Fue un verano interminable y muy difícil para mi. Entré en una vorágine en la que no pude ni pensar en mi futuro. Hice la plantilla con la presión añadida de que si no seguía, ellos, jugadores y entrenador, tampoco lo harían. Eso me condicionó mucho así como el hecho de que no se puede abandonar el barco en los momentos difíciles».

Pepe Catalina desvela las líneas maestras de su proyecto, basadas en «la continuidad por la cultura establecida para no perder el ADNadquirido en estos dos últimos años de competir y no dar su brazo a torcer».

La pregunta es obligada. ¿Cuál es la pócima mágica para acertar? Pepe Catalina responde. «Por supuesto que los 17 años de agente ayudan pero también la dedicación, una buena visión y por último la pasión».

El director deportivo indica que «su mayor victoria» es «haber ayudado a generar de nuevo una fiesta alrededor del baloncesto en Valladolid y una fiesta real donde en el derbi todo el mundo pagó, lejos de lo que ocurría en el pasado. Luego la victoria ejerció de gran colofón».

Por último, Pepe Catalina, al igual que transmite su entrenador Hugo López, opta por no lanzar las campanas al vuelo. «Soy más de pensar en el día a día y de disfrutar de todo lo bueno que nos está pasando y sin perder la humildad», concluye.

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria