Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Salim Malla cartografía las fallas del conocimiento

El artista presenta una serie que cuestiona la perdurabilidad y fiabilidad de las formas del saber

JULIO TOVAR VALLADOLID
17/11/2019

 

Convertida casi en la última trinchera independiente para la defensa del arte contemporáneo en Valladolid, la Galería Javier Silva brinda hasta el 16 de diciembre una nueva oportunidad de seguir la trayectoria de un creador como Salim Malla (Vitoria, 1976), un artista emergente –apenas ha pasado un lustro desde que comenzara a exhibir su trabajo–, pero con un discurso sólido y profundo como pocos –en sus propuestas resuena el eco de voces tan dispares como las de Copérnico, Thomas Digges, Borges, Protágoras, Brian Pippard o Erastótenes–, que es capaz de plasmar con un lenguaje atractivo, en su presentación formal, y rico, en la variedad de técnicas y materiales que maneja.

Con Virada por redondo –un término náutico que alude a maniobrar a favor del viento– vuelve Malla al espacio de la calle Renedo, tras su paso en 2014 (Item perspectiva) y 2017 (Husos y costumbres), dispuesto a cuestionar una vez más las certezas asentadas, a desnudar las incertidumbres en torno a las teorías científicas, a reflexionar sobre cómo adquirimos el conocimiento sobre un entorno que, al ser siempre cambiante, obliga a poner en duda la perdurabilidad de nuestros asertos.

La exposición se abre, podría decirse, con la que es pieza fundacional de la trayectoria del artista: una prensa con los trabajos pictóricos realizados como estudiante de Bellas Artes –es diplomado en Ingeniería Topográfica; abandonó la carrera cuando entendió que el «mundo es inconmensurable», que hay tantas «realidades como observadores»–. «Por los colores que se aprecian en las telas, podría reconocer etapas de mi formación solo mirando esa acumulación de ‘sedimentos’. El conocimiento se va formando por capas, acumulando aprendizajes», reflexiona.

Hay formas directas e indirectas de conocer la realidad, recuerda el artista. ¿Son todas ellas igual de ‘fiables’? «Se puede entender la realidad a través del pensamiento, de teorías como las que hablan del origen de la luna; pero es un conocimiento conjeturado, en el aire», señala Malla. «Hay otro tipo de conocimiento al que llegamos a través de otras personas, de su experiencia. ¿Cómo es la luna, su cara oculta? Se supone que unos señores fueron allí e hicieron unas fotos...», desliza junto a tres fotografías de la superficie lunar que parecen tomadas desde una mirilla. Pero no es lo que parecen y las imágenes las captó Malla en su estudio, con una cámara estenopeica dirigida a un montón de harina. «Ese conocimiento empírico que adquirimos por la experiencia incluso está puesto hoy en cuestión por la física cuántica, que dice que se ha de tener en cuenta al observador», subraya el artista.

Como hiciera en sus series anteriores, en Virada por redondo Malla vuelve a trabajar con mapas. Y trenza uno antiguo de Juan de la Cosa, el primero en el que se representó el continente americano, con otro contemporáneo. Al unir ambas representaciones, que difieren entre sí lógicamente tanto en la forma como en el tamaño y la distribución geográfica, el creador crea una desconexión de imágenes. «Es un juego de relatividades, una forma de decir: ‘¡Ojo! Que las cosas que un día se tienen por seguras y verídicas cambian con el tiempo, el contexto y el punto de vista’», apunta el artista, que desde el pasado 20 de septiembre y hasta hoy mismo protagoniza la muestra Desmesura en el Centro Cultural Montehermoso de Vitoria.

En la sala vallisoletana también crea Malla su propia constelación, echando esta vez mano de una técnica de grabado como el monotipo. «Había quienes recorrían el mundo orientándose por las estrellas, con sus astrolabios y sextantes. Yo he creado mi propia constelación, a partir de los satélites GPS», explica Malla, que recuerda que con esa información que mandan los satélites, un artificio que constituye un conjunto racional, el ser humano configura los mapas del presente. «Hoy Google Maps es nuestra Biblia, y ya no sabemos andar sin ella», abunda.

Virada por redondo reúne también un trabajo realizado en taracea en el que Malla reproduce imágenes antiguas con los cortes ideales de la tierra: listones en los que se recogen los perfiles de, por ejemplo, Alaska, Escandinavia y los Urales en una única pieza, con la profundidad del lecho marino o la altura de las montañas que emergen del mismo. «Esta forma de medir el mundo es también una conjetura, a partir de datos reales e imaginados. Pero si uno piensa en el deshielo entenderá que ni esta representación puede permanecer inmutable», advierte.

La muestra incluye dos obras realizadas por el artista vasco en el II Encuentro de Creación Contemporánea y Medio Rural del colectivo Néxodos, en el que se trabajó sobre la memoria de la localidad asturiana de San Román de Candamo. Malla registró el paso del tiempo –otra forma de medida– y la acción del hombre en las maderas de un hórreo centenario aplicando sobre ellas, tratadas antes con cera de abeja, pulpa de papel. La imagen surgida, con la materia orgánica que arrastró la pasta retirada, compone una suerte de cartografía.

El tiempo, la naturaleza y el ser humano también intervienen en otra de las obras: una bola de madera que parece haber devorado una cadena. «En ese tronco hubo atado un caballo, pero la naturaleza se fue comiendo el hierro en su avance inexorable. El hombre puede domesticar su entorno, pero está preso del planeta», concluye Malla junto a una obra que evoca la bola de un presidiario.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria