Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

UNA EXPOSICIÓN SOBRE PEDAGOGÍA

El MPH y Ballester avivan el anhelo didáctico de Ferrant

Partiendo de los ‘Arsintes’ del vanguardista, el artista aboga por un modo de hacer ingenuo y libre

VALLADOLID - JULIO TOVAR
17/10/2019

 

En 1935, el creador y pedagogo Ángel Ferrant (Madrid, 1890-1961), siempre permeable a las vanguardias y siempre curioso ante cualquier propuesta relacionada con la didáctica del arte, como los viejos juegos de bloques de Froebel, ideó un material lúdico que debía potenciar la sensibilidad y la creatividad de quienes lo manejaran, facilitando la comprensión de las relaciones entre el volumen y el espacio: eran plantillas de cartón con sencillas o caprichosas formas geométricas para unir. Las denominó Arsintes –una invención que nace de la confluencia de palabras como arte, síntesis y sintaxis–, y aunque una parte no pasó de ser mero proyecto, sí completó el diseño de cuatro de los once que pretendía realizar –Ánfora, Grotesco, Armazón y Maniquí–, que dan nombre a la nueva propuesta expositiva del Museo Patio Herreriano.

Desde el próximo sábado y hasta el 16 de febrero de 2020, el centro vallisoletano, custodio del legado artístico y documental de Ángel Ferrant, recuperará para el espectador sus obras y su espíritu didáctico con una relectura de sus Arsintes desde la óptica de un artista y pedagogo contemporáneo como Antonio Ballester Moreno (Madrid, 1977).

«Ferrant es una personalidad insólita en el panorama del arte contemporáneo español. Quiero pensar que Antonio Ballester busca desempeñar un papel que podría tener su eco en el que tuvo aquél en su día, empeñado en superar el modelo tradicional de enseñanza artística. De alguna forma, con sus plantillas, Ferrant sugería que los niños podían jugar a crear figuras mediante la libre combinación de formas», recordó ayer durante el montaje de la muestra su responsable y director del MPH Javier Hontoria.

A través de las creaciones de Ferrant y Ballester Moreno, el MPH arrumba los límites entre un arte culto y uno popular.

El museo da volumen ahora a aquellas geometrías de los Arsintes: convertidas en peanas, sustentan los frutos del trabajo artístico de Ballester Moreno –marcado por las formas básicas del cuadrado, el círculo y el triángulo, por los colores primarios o por el uso de telas crudas sin imprimar– y de los muchos discípulos que ha tenido en los diferentes talleres artísticos que ha impartido, así como algunos de los Objetos hallados del maestro de las vanguardias o los dibujos que realizó Ferrant para atestiguar las posibilidades creativas que ofrecían sus Arsintes.

Distribuida por las salas 6 y 7 –con un espacio en esta última dedicado a la realización de talleres en los próximos meses–, Ánfora, Grotesco, Armazón, Maniquí. Una exposición sobre pedagogía recibirá al visitante con la exhibición de algunos dibujos que Ballester Moreno hizo siendo niño; a su lado, la Maternidad que hizo Ferrant en 1949 superponiendo pequeños bloques de corcho. «Los dos artistas están vinculados en su ejercicio de austeridad permanente, de esquematización de la forma llevándolo todo a una cierta idea de primitivismo, de volver a los orígenes», advirtió Hontoria.

Para Ballester Moreno, la creación artística ha de estar ligada a esa «búsqueda de lo básico», como en un permanente ejercicio iniciático. «Hoy se reconoce la influencia que tuvo aquella pedagogía, la huella de Froebel o Pestalozzi por ejemplo, en el nacimiento de las vanguardias. La educación de los sentidos y la enseñanza del arte debían tener un papel central en la formación del ser humano», recordó ayer Ballester Moreno, un creador volcado en el paisaje y en la reflexión en torno a cómo el hombre se relaciona con la naturaleza, como ya hacían aquellos pedagogos del siglo XIX. «Cuando tanto se habla de las inteligencias múltiples, es necesario entender el entorno de cada uno para poder desarrollar el potencial del individuo», subrayó.

Como hiciera Ferrant en sus Objetos hallados, composiciones hechas con elementos naturales, Ballester Moreno también mira alredor y despliega en el MPH grandes lienzos, trabajos que evocan la hierba, la luz, la noche o la lluvia; piezas de cerámica popular sobre las que ha intervenido; creaciones en barro de sus alumnos y materiales recogidos por éstos en la naturaleza;aves realizadas con pedazos de madera...

«Ferrant decía que más que representar la naturaleza había que entenderla. Me interesa el engranaje, hacer un arte vivo», reivindicó un Ballester Moreno que, como aquél, insta a romper con la técnica, a desaprender. «Como se decía en las vanguardias, la técnica castra la creatividad, cohibe. Yo siempre les pido a mis alumnos de Bellas Artes que bajen su nivel de destreza y hagan. El niño deja de pintar cuando descubre que ha perdido la fidelidad con el objeto real, pero no hace falta saber hacer las cosas para hacerlas», matizó el artista y pedagogo.

En esa búsqueda de la esencia compartida con Ferrant, de una forma de crear que entronca con la inocencia de la infancia, con su despreocupación e ingenuidad, hay toda una actitud vital. «Es la actitud de querer parar el tiempo, de centrarse. Hoy, hay que decirlo: poner la atención en algo es ya revolucionario. Se ve en los museos, que se han convertido en simples escenarios para hacerse una foto e irse, no para la contemplación», lamentó Ballester Moreno.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria