Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CREAVA 'PREFERIRÍA NO HACERLO'

La gran clama por un arte apegado a la sociedad

Defendiendo la «reflexión» y la «inacción» por encima de cualquier propuesta vacía, Pedro Gallego presenta los trabajos de Juan Carlos Quindós, el Colectivo Resituación y Julio Falagán

J. T.
04/04/2016

 

Hablemos de arte contemporáneo. Hablemos de dos de sus grandes iconos, por ejemplo. ¿Considera usted, querido lector, que es una aberración llamar arte a una serie de latas que contienen, supuestamente, Mierda de artista? ¿O a un urinario arrancado de la pared? Si su respuesta es afirmativa, si piensa que no hay arte donde no hay alarde de técnica ni atisbo de belleza, tal vez este artículo no sea de su interés. Si rechaza la idea de que el arte pueda ser el simple fruto de un ejercicio de reflexión –o este acto en sí mismo– y provocación, tosco y grosero, que nos coloque ante un espejo, que nos hable de nosotros mismos, tal vez Preferiría no hacerlo no sea su exposición. O sí. Total, qué puede perder.

Al responsable de La Gran, Pedro Gallego, la invitación a participar en CreaVa le encontró inmerso en una reflexión acerca del arte y su relación con la sociedad. Una reflexión que ya le había llevado, en su anterior exposición, a brindar mayor atención a la sociedad a la que va dirigida la creación. «No veía claro si participar o no», admite el galerista a este diario. El cuerpo le pedía desmarcarse, llamar al debate, buscar la controversia. «Quería hacer algo sobre la falta de riesgo, sobre tanta propuesta light que acaba siendo la tónica dominante», matiza Gallego.

Con esa idea, y recordando aquella frase del personaje de Melville Bartleby el escribiente –‘Preferiría no hacerlo’–, Pedro Gallego y las comisarias Marta Álvarez y Alba Folgado se dispusieron a dar forma a un proyecto que estos días puede contemplarse en La Gran (Claudio Moyano 16, 2º), así como en rincones de la ciudad. Un proyecto, como advierten, que reivindica «la producción artística como un posicionamiento antisistema, comprometido con lo social y que convierte el trabajo improductivo en una verdadera acción, a través de la inacción». Un proyecto que trata de «identificar el arte con la vida y la sociedad como una alternativa pedagógica».
Quindós y los símbolos

De la reflexión surgieron tres ejes para articular este Preferiría no hacerlo. El primero tiene como protagonista a Juan Carlos Quindós, que presenta en La Gran dos videocreaciones, Llama de combustión interna y 15-M-51, iniciadas en 2011. Un «díptico de contrarios» sobre el poder, sobre el «concepto caduco de nación» y sobre las «estructuras horizontales» sociales surgidas en los últimos años. Dos trabajos sobre símbolos que «permanecían en barbecho» desde 2011, cuando grabó las imágenes. «Preferí no hacerlos entonces, necesitaba perspectiva, tiempo para tener la garantía de que no perdían fuerza», explica el artista.

Entonces, Quindós fijó su cámara en el mástil de la bandera de la Plaza Colón de Madrid, en un enorme paño rojo y amarillo movido con esfuerzo por el viento, que en la pantalla parece una cerilla ardiendo hasta convertirse en una suerte de elemento gaseoso. Y fijó su cámara en la ‘arquitectura’ de los campamentos del 15-M, registrando el ir y venir de gente, jugando con la superposición de imágenes hasta configurar estructuras densas y, al tiempo, volátiles. «Es una metáfora de cómo se forman estas redes, con formas entretejidas y vivas», subraya Quindós.

Los sonidos de ambas videocreaciones, recogidos en la calle, se entremezclan pasando del murmullo al estallido y, finalmente, al silencio.

Colectivos

Marta Álvarez y Alba Folgado, por su parte, llevan varios meses trabajando con colectivos como Acción Feminista, Asamblea 15-M Delicias y La Gallinera de Parquesol. «El arte está en crisis. Está montado como un mercadeo y eso lleva a la precariedad... Además, se ha desconectado, ha perdido sus vínculos con la sociedad a veces por puro esnobismo», explica la primera en la sala de trabajo, rodeada de material bibliográfico, de documentación diversa –incluidas cartillas del paro de las dos responsables–, de fotografías y artículos de prensa que hablan del poder dinamizador del arte, del espíritu irreductible y ‘conceptual’ de outsiders como Mladen Stilinovic o Isidoro Valcárcel Medina, de la provocación de las Pussy Riot que ha inspirado algún trabajo en La Gran –pasamontañas de ganchillo–.

Ambas comisarias lo han comprobado con los miembros de los colectivos, trabajando con ellos en La Gran. «Se reconocen muy interesados por la cultura, pero muy poco conocedores del arte contemporáneo», apunta Álvarez. Tanto es así que se extrañaron cuando ambas, integrantes del Colectivo Resituación, les propusieron «hacer arte desde la inmaterialidad y la inacción». «Al final, lo entienden porque hablamos el mismo lenguaje», celebra. «El arte ha de ser reflexión», proclama Álvarez, que demanda una mayor apuesta educativa por parte de las instituciones. El día 7, a las 19.00 horas en ‘El Campillo’ debatirán sobre ‘El arte como herramienta de cambio’.

Por cierto, querido lector: si ha llegado hasta aquí quizá sienta curiosidad por conocer los motivos que llevaron a Manzoni o a Duchamp a realizar las citadas obras con las que comenzábamos este artículo. Lo explica muy bien el artista Julio Falagán con su propuesta ¿Esto es arte? con la que se asoma, además, a otras creaciones de Chris Burden, Gordon Matta-Clark o los hermanos Jacke y Dinos Chapman.

Falagán desarrolla el tercer eje de Preferiría no hacerlo. Didáctico, a través de unos carteles en la calle –simples fotocopias para añadir fuerza al afán subversivo– con códigos Bidi que explican las claves de las obras, no elude ninguna cuestión espinosa, como los mecanismos por los que se fija el precio del arte o la razón de ser de algunos monumentos.

Y en cuanto a Manzoni y Duchamp, el italiano quiso reflexionar sobre la capacidad de un autor para convertir en arte algo que, por sí mismo, no tendría valor, riéndose de paso –sí, criticando desmanes– del mercado del arte. El francés, a su vez, reivindicó con su fuente el pensamiento, la reflexión, como un acto supremo y primigenio de creación.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria