Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Récord de precariedad en el sector público

El 27,5% de los empleados públicos tiene un contrato eventual / Las administraciones crean proporcionalmente más empleo temporal que las empresas / La temporalidad ‘persigue’ a las mujeres

MAR PELÁEZ / VALLADOLID
11/02/2019

 

Si se habla de un empleo en el sector público, prácticamente todo el mundo se imagina un trabajo seguro, para toda la vida. Sin embargo, esa imagen dista de ser real. Y es que la Administración pública ha batido el récord de temporalidad en Castilla y León, hasta tal punto de que crea ya proporcionalmente más empleo precario que la empresa privada.

Un repaso a la Encuesta de Población Activa del último trimestre de 2018, publicada por el Instituto Nacional de Estadística, constata que de los 188.600 asalariados trabajando para las administraciones públicas en la Comunidad, un total de 51.900 tiene un contrato con duración determinada.

Eso supone que nada menos que 27 de cada 100 empleados públicos, ya sea de las administraciones locales, provinciales, autonómica o estatal, conoce bien la incertidumbre que se siente cuando su empleo tiene fecha de caducidad.

No sólo es la cifra absoluta más abultada de toda la década, sino que la tasa de temporalidad, entendida ésta como la proporción de asalariados temporales sobre el total de empleados públicos, se sitúa en lo más alto. O dicho de otra manera, 2018 cerró con la tasa de estabilidad más baja de toda la serie.

La incursión de empleados públicos temporales no ha hecho más que ‘engordar’ la balanza de precariedad desde que en 2012 llegaran las ‘recetas’ de austeridad marcadas por el Gobierno de Mariano Rajoy como respuesta a la crisis económica, y se impusiera la reposición cero en la Función Pública, lo que se tradujo durante años en que no se podía cubrir ninguna plaza que dejara libre un funcionario por jubilación.

Menos funcionarios y menos eventuales, también, ya que, en esa necesidad de recortar gastos, las administraciones optaron de forma paralela por aligerar el peso que les suponía mantener su plantilla y procedieron a despidos. Hasta un 20% de eventuales –8.600 en números redondos– pasaron a engrosar las listas del paro de 2011 a 2012. Eso ocasionó que al cierre de ese año la tasa de temporalidad pública tocara fondo, alcanzando un porcentaje de temporalidad por debajo del 18%.

Pasado ese trance, las administraciones de Castilla y León, incapaces de sustituir a sus jubilados a través de la convocatoria de oposiciones, recurrieron a la contratación de personal para seguir prestando los servicios más fundamentales, tales como Educación o Sanidad. Desde entonces, la cifra de eventuales ha ido creciendo de forma sostenida.

Ni siquiera la recuperación económica ha aliviado esa situación, al contrario. Desde 2012 hasta 2018, las administraciones han contratado a 17.800 personas, mientras veían como 19.900 indefinidos se daban de baja. Esto ha llevado a que la tasa de precariedad se incrementara desde 2012 en diez puntos. «Y así seguirá» si, como afirma la secretaria autonómica de Acción Sindical de CSIF; Raquel Fernández, no se logra «para todos los sectores y categorías» volver a una tasa de reposición del 100% de jubilaciones que se produzcan.

Además, nunca antes en toda la década había habido en la Comunidad menor número absoluto de asalariados indefinidos. El INE contabilizaba al concluir 2018 un total de 136.700 funcionarios, cuando antes del gran tijeretazo a la Función Pública se llegaron a los 167.300 empleos fijos y estables, es decir 30.000 más.

El mayor impulso en la contratación temporal se produjo, además, en el último ejercicio. Según los datos de la EPA, en 2018 la tasa de precariedad aumentó cuatro puntos, merced a la firma del mayor volumen de contratos eventuales de la década (8.200 exactamente, un 18% más). Aunque el secretario general de la FESP de CCOO, Tomás Pérez, calificó los datos como «malos», apuntó que ahora, al menos, «la Administración está volviendo a hacer sustituciones por enfermedad», de ahí que se hayan incrementado los contratos temporales de un día, de una semana o de un mes.

Este empujón ha motivado que hoy Castilla y León rebase los niveles nacionales de precarización del sector público. Si durante los últimos diez años las administraciones en la Comunidad presentaban una tasa de temporalidad en sus plantillas inferior a la media de España, con alguna pequeña excepción, en el último año Castilla y León ha rebasado ese nivel. Contabiliza más de un punto de diferencia con respecto al promedio del país (27,5% frente al 26,3% de España).

Eso sí, la Comunidad aún se sitúa a gran distancia del País Vasco, quien ostenta el récord de ser la autonomía con la mayor tasa de temporalidad en el empleo público. Allí, el 35,6% de sus empleados públicos son temporales; un porcentaje parecido al de Baleares o Extremadura. En el extremo contrario se sitúa La Rioja, con apenas un 20,9% de temporalidad, o Madrid, con un 22,9%.

Y en esa escalada, el empleo público precario ha desbancado incluso al sector privado. Ya existe más temporalidad en las administraciones que en las empresas asentadas en la Comunidad, algo que no ocurría desde que arrancó esta década, según los datos aportados por la última EPA. De esta forma, la tasa de temporalidad en el sector público se sitúa dos puntos y medio por encima de la del sector privado, que se reduce hasta el 24,9%.

MUJERES, TEMPORALES

La Administración pública abusa de los contratación de eventuales con nombre de mujer. Ellas son mayoría en la Administración –representan el 58% de todo el empleo, sea cual sea la relación laboral– y también es cierto que resultan ser las grandes ‘paganas’. Sobre ellas recae el peso numérico de la temporalidad.

De esas 110.000 mujeres que trabajan a diario en la Administración, 37.000 cuentan con un contrato eventual, lo que significa que un tercio de las mujeres no tienen ese trabajo garantizado para toda la vida (33,7%). Por contra, son 14.800 los hombres que sufren los efectos de la temporalidad: el 18.8%.

La razón es que las mujeres ocupan puestos en sectores tradicionalmente femenizados, como la Sanidad o la Educación, en los que la imposibilidad de reponer plazas a medida que se producían jubilaciones ha obligado a recurrir a los contratos temporales. Pero también influye que «muchas mujeres, expulsadas de la empresa privada, optaron por apuntarse a las bolsas de empleo público como salida laboral, optando así a empleos temporales», sostiene la representante de CSIF.

Esa disparidad no ocurre, en cambio, en el sector privado. En él la tasa de temporalidad afecta de igual forma a hombres y a mujeres, al menos con los datos de Encuesta de Población Activa correspondiente al cuarto trimestre de 2018.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria