Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Los más frescos del campo llegan al plato

Tabuenca aumenta un 71% su facturación en los últimos cinco años. La empresa familiar situada en Cuéllar procesa y envasa 50 millones de kilos de verduras y hortalizas, sobre todo zanahorias y puerros. Lo último, sopa juliana deshidratada

MAR TORRES / CUÉLLAR (SEGOVIA)
05/11/2017

 

Una facturación que en 2017 superará los 20 millones de euros y en los últimos cinco años ha crecido un 71% al pasar de 11,5 millones en 2012 a 19,7 en 2016;una producción estimada para este año de 50 millones de kilos, más de 180 trabajadores y el 11% de la cuota del mercado nacional.

Estos son los datos de Verduras Tabuenca, una empresa familiar ubicada en Cuéllar (Segovia), dedicada al procesamiento, básicamente lavado y envasado, de hortalizas en bolsas y bandejas, que tiene presencia en los supermercados e hipermercados de todo el territorio nacional.
Lo último en sacar al mercado: snacks de zanahoria para un picoteo sano y promover su consumo entre la población infantil y sopa juliana deshidratada.

La empresa tiene origen en el almacén hortofrutícola que abrió Ángel Tabuenca Tejedor en la localidad segoviana hace más de 50 años. «Se trasladó desde Zaragoza, donde empezó a cultivar frutales en 1947, a la localidad segoviana y vendía tanto producción propia como comprada», recuerda Bernardo Tabuenca, nieto de Ángel y director de la empresa, cargo que comparte con su hermano Alberto.

«Por una crisis se arruinó y los hijos se repartieron el negocio, los puestos que tenía en los mercados de Segovia y Valladolid y el almacén de frutas y verduras de Cuéllar», relata. De eso hace 40 años.

Corrían los 90 y Bernardo ‘Tito’ Tabuenca, uno de los hijos de Tabuenca Tejedor, no solo se hizo con las riendas del almacén cuellarano, sino que con su gestión, colocó el negocio familiar entre los primeros puestos del sector hortofrutícola de la Comunidad y del país.

«Antes los agricultores traían las patatas en un carro, 4.000 kilos», rememora Tito Tabuenca. El puso en marcha una iniciativa copiada después por otros distribuidores: el pequeño formato aplicado a las hortalizas. Venía el camión y se confeccionaban cajas para distribuir el producto a los supermercados. «Se compraban las tablas y cuatro o cinco chicas hacían las cajas». «Antes se descargaba un trailer de patatas, 24.000 kilos, a mano, en 45 minutos», recuerda.

«Mi padre fue un pionero de la distribución en este sector porque los fruteros vendían en cajas, a granel y el comenzó a envasar en pequeños formatos, en bandejas para la gran distribución», afirma su hijo Bernardo Tabuenca. «Hace 40 años empezamos a envasar en bolsas de medio kilo y fuimos los primeros en lavar las patatas en la zona Centro y venderlas en bolsas a los Prycas y Alcampo, después al resto, Eroski, Carrefour, Dia, El Corte Inglés, Gadis, Más y Más...

Tito, asegura su hijo Bernardo, «superó entonces los 6 millones de euros de facturación».
Desde hace 20–25 años, la tercera generación formada por los hermanos Bernardo y Alberto (ambos economistas), ha impulsado la empresa familiar en un sector «fragmentado y de una gran competencia globalizada controlada por Francia, Países Bajos y Bélgica». «Allí las fincas productivas son de mayor extensión y con mejor terreno que las españolas, donde se cuenta con fincas de 4 –5 hectáreas con mayor dificultad para adecuar las tierras y los procesos productivos; por otro lado, el clima también es un factor importante porque son zonas con mayores precipitaciones», comenta el directivo y señala, finalmente, que «allí, las empresas, las cooperativas son de mayor tamaño, lo que da más ventaja a la hora de competir en el mercado internacional».

«Según un estudio realizado hace dos años, nosotros, junto con otra empresa de Villena, éramos los que teníamos más cuota de mercado nacional, un 11%», comenta el director gerente.

Según explica «se proveen de un grupo de productores compuesto por Tabuenca como productora, agricultores a título individual y los dos hermanos, Bernardo y Alberto». «Los tres actores comercializan las producciones en común y se entregan a Tabuenca para que las distribuya».

«En la provincia de Segovia y Valladolid se siembran entre 500 y 600 hectáreas, de entre 30 y 40 productores», apunta.

La producción de Tabuenca es de 3,5 a 4 millones de kilos al mes. Estiman que al cierre de este 2017 se lleguen a 50 millones. «La zanahoria supone el 50% y el puerro un 25%. El 25% restante lo integran patata, lombarda, repollo y nabo».

El 75% del total se cultiva en Castilla yLeón: patata, zanahoria, puerro, cebolleta, repollo, lombarda, col y nabo, cuya producción comienza en junio o julio y se alarga hasta diciembre o marzo –abril en el caso de la zanahoria–; después, los tres meses en los que no hay cosecha castellano y leonesa, acuden a proveedores «de siempre» de Sevilla y Cádiz.

Una línea que cada vez toma más importancia en el negocio es la producción ecológica. Arrancaron con ello hace ocho años y ahora ocupa el 12% del total. En ecológico producen en la provincia segoviana patata, cebolla, zanahoria, puerro y calabaza.

El centro de procesado y envasado de Cuéllar ocupa 11.000 metros cuadrados, la mayor parte son instalaciones frigoríficas. Disponen de maquinaria de última tecnología y una flota de camiones para garantizar la calidad de sus productos. Completa las dependencias una nave en el pueblo que se destinará al montaje de cajas.

Las verduras y hortalizas que se van a vender en fresco reciben un tratamiento similar. Las zanahorias, por ejemplo, se extraen de forma mecanizada de la tierra a los 140 días de la siembra; llegan en camiones en sacas de 1.000 kilos. Se descargan, se lavan con agua clorada y se desinfectan con ozono. A continuación, se retiran las hierbas y piedras que pudieran llevar.
Pasan por cepilladoras y se las aplica una ducha de agua helada para bajar su temperatura a 2 grados centígrados con el fin de alargar su vida. Por último, pasan por una calibradora de tamaño y se envasan.

Hay que destacar que solamente trabajan con las variedades de más dulzor. «Se utiliza la zanahoria tipo nantesa variedades soprana y brillance, de color naranja fuerte y formato redondeado en la punta; la producción es de entre 70.000 y 80.000 kilos por hectárea mientras que de puerro se ponen 150.000 unidades y salen 135.000 por hectárea», detalla Silvia Martínez, técnico de campo.
«Un sistema de trazabilidad permite controlar los productos en cada momento para cumplir con la normativa europea que establece el Reglamento (CE) nº 178/2002, y contamos con diferentes garantías de calidad como el certificado Global G.A.P., el IFS Certificate y el ES–ECO–016–CL del Caecyl», señalan fuentes de la empresa.

A pesar de la mecanización de buena parte del trabajo, mantiene una plantilla fija de 183 personas que llega a 220 en campañas. Personal que también se ha incrementado un 41% en los últimos cinco años:de 107 empleado en 2012 a 183 en 2016.

Tabuenca está presente en gran parte de los lineales de la gran distribución del país, bien con su marca o como proveedores de interproveedores. Una distribución que deja escaso porcentaje de actividad exportadora: «No son porcentajes muy grandes, un 10% porque es un producto perecedero y tenemos a Francia como competidor directo», señala Bernardo Tabuenca.
No obstante, sus zanahorias viajan hasta Senegal, Malí y Arabia Saudí. «Y estamos en Dubai a través de los productos ecológicos de Carrefour», comenta.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria