Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La Inspección de Trabajo convierte en fijos 8.600 empleos temporales y duplica los del año anterior

La campaña ordinaria aflora 6.654 contratos irregulares y el Plan de Choque del Gobierno otros 1.990

J. LUIS F. DEL CORRAL VALLADOLID
16/06/2019

 

La labor inspectora pone coto a la precariedad y al fraude en la contratación laboral en algunas empresas de la Comunidad autónoma. Los planes de la Inspección de Trabajo consiguieron el año pasado un récord histórico en la conversión de empleo temporal fraudulento en contratos fijos regulares. Este avance sustancial llevó a 8.644 trabajadores eventuales de Castilla y León a conseguir un puesto con contrato indefinido, según fuentes del Ministerio de Trabajo.

Este avance en la mejora de la calidad de los contratos laborales duplica los resultados de la campaña de 2017, cuando afloraron 4.145 empleos temporales irregulares que se transformaron en fijos gracias a la labor de vigilancia y control de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Se trata de un aumento sin precedentes de la eficacia de este organismo autónomo, dependiente del Ministerio de Trabajo, que responde a la confluencia de dos campañas: la actuación ordinaria de los inspectores de trabajo de Castilla y León, cuyo plan fue aprobado en la comisión territorial con el beneplácito de la Junta, la patronal y los sindicatos sindicatos, y el Plan Director por un Trabajo Digno que el Ministerio aprobó en julio y desarrolló entre agosto y octubre.

Inspección, Junta, patronal y sindicatos dieron vía libre a finales de septiembre al plan territorial con la prioridad de poner cerco a la temporalidad. La vigilancia estrecha de las empresas con una elevada proporción de contratos temporales permitió aflorar 6.654 empleos eventuales irregulares, que fueron transformados en indefinidos a través de las correspondientes actas de los inspectores.

De forma paralela, el Ministerio que dirige Magdalena Valerio puso en marcha el Plan Director por un Trabajo Digno 2018-2020 con un envío de 2.281 cartas a empresas de Castilla y León en las que se advertía al empresario de que o regularizaba su situación o recibiría la visita de un inspector; en unas se avisó sobre el abuso de la contratación temporal y en otras de contratos a tiempo parcial que en la práctica se convierten en jornadas completas de trabajo.

La consecuencia directa de este envío masivo de cartas fue la confirmación de que existían al menos 1.990 contratos que eran temporales y el empresario tuvo que convertirlos en indefinido sin sanción. Estas regularizaciones representan el 67,5% del total de los 2.949 trabajadores afectados por las cartas remitidas por el Ministerio de Trabajo.

El objetivo principal del Plan Director es recuperar derechos laborales y mejorar la calidad del empleo y las condiciones laborales. Cumpliendo este objetivo, el plan contribuye a la «sostenibilidad presente y futura» de la Seguridad Social. Asu vez, estas medidas de regularización del empleo fraudulento favorecen «la competencia leal entre empresas en el mercado de trabajo», razón por la que se dirige contra quienes incumplen la normativa.

Solo la actuación ordinaria de los inspectores provocó la conversión de 6.654 empleos fijos, un 60,5% más que en 2017. Según ha podido saber este diario en fuentes próxima al CES, el mayor aumento se produjo en Burgos, donde los funcionarios de la Inspección de Trabajo estuvieron cerca de triplicar los resultados del año anterior al pasar de los 380 contratos eventuales regularizados a los 971 de 2018 (155,5%).
Sin embargo, las actuaciones de Valladolid y León representan el 44% del total con 1.607 y 1.325 empleos fraudulentos regularizados. Por encima de la media regional cerraron el ejercicio Soria (119,7%), Palencia (74%) y Zamora (66,8%). Por debajo, además de Valladolid y León, Ávila (46,7%), Salamanca (57,7%) y Segovia (30,6%).

ACTAS LEVANTADAS

Los inspectores de Trabajo y Seguridad Social levantaron el año pasado 2.418 actas por infracciones en materia de SeguridadSocial, apenas un 0,46% más que el año anterior. Estas actuaciones consiguieron un importe para las arcas públicas de 39,4 millones de euros, un 10,4% más que el año anterior.

Pendientes de que la Inspección haga público el balance del año pasado, los datos oficiales avanzados por el Ministerio indican que este organismo detectó el año pasado 1.123 infracciones en materia de seguridad y salud laboral, un 2% más que en 2017

La plantilla de inspectores y subinspectores deCastilla y León que vigilan este fraude asciende a 133.En los próximos días, está previsto que se incorporen a la Comunidad autónoma un grupo de nuevos subinspectores de Seguridad ySalud Laboral, un cuerpo que ya opera en otras regiones.

«Las reformas laborales facilitan el fraude y el empleo precario»

«Los datos globales del balance de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social son positivos y destacables, aunque lo negativo es que hayan tenido que intervenir los inspectores para convertir en indefinido tanto contrato eventual». Así valora CCOO la actuación récord de la Inspección en cuanto a combatir el fraude en los contratos. Según su secretario de Acción Sindical, Fernando Fraile, las reformas laborales del PSOE y del PP, «más la segunda que la primera», no crean empleo de calidad, sino que precarizan el existente y favorecen el fraude. «Han creado un modelo perverso de relaciones laborales que algunas empresas utilizan para cometener fraude», añade el responsable de Acción Sindical de CCOO.

Fernando Fraile avisa de que el 25,5% de los trabajadores tienen un contrato laboral temporal. «Son 204.000 de los 800.000».Además, el 18% trabajan con contratos a tiempo parcial, un porcentaje que ha subido siete puntos durante la crisis.

El dirigente sindical advierte de que la contratación a tiempo parcial, que es mayoritariamente de mujeres, facilita la precaridad. «Se está produciendo alargamentos de jornada laboral que no se computan como excesos de jornada y no se cotiza por ellas», constata Fraile, para defender el registro de horas que entró en vigor en marzo.

Además, los controles que vienen exigiendo los sindicatos en las campañas de la Inspección obedecen a la constatación de que hay un exceso de «concatenación» de contratos laborales.

Asu juicio, muchos empresarios no necesitan este tipo de contratos precarios, pero la legislación se lo permite. «Lo que debería ser una excepción, se convierte en la regla. Por eso, aflora tanto fraude en las campañas de inspección».

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria