Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La huella del oso se extiende por Castilla y León

El oso pardo aunque en peligro de extinción, lejos de desaparecer se está consolidando. La población mínima segura del oso pardo durante el 2016 fue de 40 osas y 67 crías, cuatro veces mayor que hace 16 años, de las cuales se registraron en Castilla y León 5 osas y sus 7 crías.

NOELIA CANTALAPIEDRA / VALLADOLID
18/08/2017

 

El oso pardo, un emblema natural, un tesoro vivo indicador de la buena salud ambiental de nuestra cordillera Cantábrica, sin duda la especie más representativa, y por desgracia en peligro de extinción desde 1989. Pero hoy la Comunidad está de enhorabuena, registró 5 osas con 7 oseznos este último año, el oso pardo lejos de desaparecer se está consolidando.

A finales de la década de los 80 se puso en marcha un plan de recuperación aprobado en todas las Comunidades Autónomas de Asturias, Cantabria, Castilla y León y Galicia con dos núcleos poblacionales, el occidental más consolidado en Asturias, Castilla y León y alguna presencia en Galicia, y el núcleo oriental que se encuentra en las provincias de León, Palencia, Cantabria y el oriente de Asturias. Dos núcleos discontinuos que tras el paso de los años se están uniendo habiendo ya comunicación de algunos ejemplares entre ellos.

Las Comunidades de la Cordillera Cantábrica contabilizaron un censo de 40 osas con 67 crías el año pasado. Se hace necesario un seguimiento de la población y la mayor detectabilidad está en los grupos familiares, en las osas con crías. Los censos se cierran en todos los casos al año siguiente, después de cada época de celo, que es cuando las madres expulsan a los esbardos del grupo familiar y entrar nuevamente en relación con los machos.

De esta forma, el director general de Medio Natural, José Ángel Arranz en una reunión con el director general de Recursos Naturales del Principado de Asturias, Manuel Calvo, y con el director general del Medio Natural del Gobierno de Cantabria, Antonio Lucio presentaron la situación de la población del oso pardo y su censo.

De las cifras globales del último censo, 29 osas con 50 crías están en la subpoblación occidental de Asturias y cinco hembras y siete oseznos, en Castilla y León. Mientras, en la zona oriental están censadas dos osas con tres oseznos en Cantabria y cuatro hembras y siete cachorros entre Palencia y León.

«Las osas suelen criar cada dos años, y salen de sus oseras en torno a la primavera durante 15 o 17 meses, regresando en torno a junio del año siguiente, por lo que esa osa ese año ya no criará ese año» afirmó José Ángel Arranz, asumiendo así que ese es el mejor indicador de la evolución de las poblaciones.

Cada año los integrantes de la Cordillera Cantábrica elaboran un censo para registrar la población de osas con crías existentes. Estas especies no conocen de límites administrativos, se mueven indistintamente por todo el territorio de una comunidad a otra. «Todas las osas que se han visto se han individualizado, teniendo la seguridad de que no hay ningún dato duplicado» aseguró el director general de Medio Ambiente. Además de las registradas se encuentran alrededor de ocho grupos que con facilidad hayan criado pero no son datos exactos.

Las observaciones que se llevan a cabo son siempre contrastadas y verificadas, «son directas, con fotografías, vídeos, cámaras de foto trampeo e información que viene de diferentes colectivos», afirmó Arranz.

En estos censos hay mucha gente implicada, personal de las distintas comunidades, técnicos, personal de campo, fundaciones incluso ONG.

El censo de osas con crías va en aumento. «En el año 2000 el censo era de 10 osas y 16 años más tarde se ha multiplicado por cuatro el número de osas con crías en la actualidad» aseguró Manuel Calvo, director del Medio Natural de Cantabria. A su vez afirmó que «el número de ejemplares va en aumento pero también el ámbito territorial que ocupan en la Cordillera».

El optimismo se registra en una estabilidad y valores antes desconocidos, «en los 90 alternábamos años en los que no se veía ninguna osa con crías, en la década del 2000 al 2010 el dato más bajo fue una osa con crías, y en esta última década el peor dato son 4 osas con crías» contaba Antonio Lucio, director general del Medio de Cantabria. Se trata del núcleo oriental que estuvo a punto de desaparecer, «ahora hablamos de una consolidación que hace 20 años se daba por perdido» afirmó.

Una población mínima reproductora en torno a 80 osas y un mínimo de ejemplares individualizados de 211 en las dos poblaciones. «Se ve una clara tendencia positiva y creciente en la especie con crecimientos anuales de entre el 8 y el 15%» apoyó José Ángel Arranz. Poblaciones de osos que partían de una situación tan crítica y que han aumentado de forma espectacular.

La preocupación está ahora en el movimiento y en la expansión de la población en la zona leonesa y de Castilla y León. El corredor del Huerna, que separa ambas poblaciones, es uno de los núcleos importantes a colonizar para poder unir las dos poblaciones. En el caso de Castilla y León «son dos valles, el de Babia y Luna y Las Omañas, en ambas zonas la presencia de osos y osas con crías cada vez es más patente» afirmó Arranz.

Otra zona es la del núcleo oriental que va descendiendo por las zonas forestales hacia el interior de la meseta, Almanza y Villazanzo de Valderaduey, que cada vez tienen una zona más estable de osos, «nos indican áreas fuera de los dos núcleos marcados, ya se han sobrepasado los límites y la colonización hacia nuevas zonas empieza a ser patente» afirma el director general de Medio Natural.

Otra gran preocupación viene dada por el avistamiento de ejemplares cerca de núcleos urbanos que sobrepasan el área de distribución potencial. Durante estos últimos años se han registrado localidades que se encuentran a 21 kilómetros de Oviedo, «ante esto surge la preocupación por la población y hemos decidido impartir 24 jornadas informativas conviviendo con osos, de tres tipos a nivel municipal, en zonas locales con mucha presencia osera y hacia la población escolar» explicó Manuel Calvo. El objetivo es tranquilizar a la población sobre la presencia cada vez más cercana a los asentamientos y los entornos de los medios rurales y dar unas pautas sobre como comportarse ante su presencia. El oso es un ejemplar que evita al hombre y por lo tanto huye, pero hay que evitar no ponerlos en escape.

Castilla y León también cuenta con esta presencia de poblaciones de osos cercanas a los pueblos. «Sobretodo en el entorno del Alto Sil es frecuente al iniciar la primavera, incluso en jardines y huertos» afirmó Arranz. Hay una época crítica en la que hay poca comida en el monte y esos pueblos tienen árboles frutales muy atractivos para los osos «esto ha hecho acelerar los protocolos de actuación de lo que llamamos osos familiares, osos que tienen cierta presencia en zonas humanas» recalcó el director.

Las interacciones con humanos cada vez serán más frecuentes y resolver esas interacciones satisfactoriamente , qué deben tratarse y saber qué hacer cuando el oso se acerca al entorno del pueblo «es una de las prioridades del plan» concluyó José Ángel Arranz.

El trabajo de realización del censo del oso pardo

Las cuatro comunidades de la Cordillera Cantábrica Asturias, Cantabria, Castilla y León y Galicia coordinan anualmente sus acciones para ofrecer unos resultados del conjunto poblacional de osas con cría que se reparten por el territorio, en una especie que no conoce los límites administrativos de las diferentes comunidades autónomas.

El trabajo que requiere el censo junto con el personal de las Comunidades Autónomas lo realizan el personal técnico y el personal de campo junto con sus respectivas guarderías, con el apoyo de otras organizaciones, especialmente la Fundación Oso Pardo.

También colaboran otras como la Fundación Oso de Asturias, la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, otras ONG, el Seprona de la Guardia Civil, la guardería de cotos autonómicos de caza, asociaciones de cazadores, naturalistas aficionados, montañeros, senderistas o ganaderos.
Toda esta información es analizada antes de dar datos definitivos, para evitar repeticiones o confusiones, es contrastada y verificada.

Los resultados obtenidos, una vez desechadas las repeticiones y las informaciones no confirmadas, permiten establecer el número mínimo de osas con crías así como su evolución en el tiempo.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria