Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El azote viral de lo antiespañol

Los vídeos del camionero de Arroyo Toño Córcoles cargando contra los independentistas desde la cabina de su furgón logran en apenas un día casi 3 millones de reproducciones en Facebook y 50.000 en Youtube / «Era para divertirme, pero se ha desmadrado»

ALICIA CALVO / VALLADOLID
10/06/2017

 

Asegura que se sabe todos los insultos en catalán. «Te puedo llamar lo que quieras, eso es lo bueno, con todo esto también aprendo idiomas». El vallisoletano Antonio Córcoles –Toño en sus cada vez más visitadas redes sociales– protagoniza algunos polémicos vídeos que se han hecho virales en las últimas semanas y han aterrizado en los chats de WhatsApp y en los perfiles de Facebook de miles usuarios de distintos puntos del mapamundi.

El revuelo generado se traduce en mensajes –miles– de apoyo y otros tantos de rechazo.
Su cruzada ‘antiindependentista’ y «contra lo antiespañol» la libra desde la cabina del furgón en el que reparte los electrodomésticos que después instala.

Va escuchando la radio, se percata de un tema controvertido, si las cuestiones identitarias andan por medio, empieza a darle vueltas y, como si estuviera en la barra del bar, pone la cámara en modo selfie y aprieta el rec. «No tengo guión, improviso. Me voy encendiendo, me caliento y me expreso así, igual que si hablara con cualquier amigo. Soy de palabra fácil».

La última grabación de este transportista de Arroyo de la Encomienda criticando las pitadas al himno durante el partido del final de la Copa del Rey en el Calderón entre el Alavés y el Barça, su Barça, se disparó en reproducciones nada más colgarlo en las redes. Más de un millón en sólo unas horas y casi tres millones al día siguiente. «Nunca lo he mandado por Whats, es la gente, que le gusta y lo comparte», comenta satisfecho por el recorrido de sus palabras, convencido de que «cala» porque opina «lo que muchos piensan y no se atreven a decir».

Su insólita popularidad, por expresiones tan particulares como cansaliebres, forraboinas y pelamanillas, no sólo la palpa en la red. Mientras espera a que un semáforo cambie a verde, otros conductores le interpelan. «¡Tú, eres el de Facebook!», cuenta que le espetan cada vez con más frecuencia.

El último frigorífico que instaló en el barrio de Las Delicias llevó parejo una instantánea con el propietario del piso. «¿Me dejas hacerme una foto contigo para mandarla al grupo de WhatsApp en el que vi tu vídeo, y así flipan?».

Consciente del revuelo que genera, del rechazo de una parte del público y de la aceptación de otra, Toño Córcoles, de 40 años, disfruta de esta aventura como ‘youtuber’ recién estrenado.

La primera vez que dio este salto audiovisual lo hizo para compartir su «cabreo» con el resto de conocidos de Facebook. Pero aquello «se desmadró». Volvía de un torneo de Toro de Vega, en su pueblo, en Tordesillas, colocó el teléfono encima del salpicadero y cargó contra los que criticaban la cita. Su tres minutos al volante volaron en la red y tuvo tanta repercusión que a los dos días decidió retirarlo porque se asustó. «Era nuevo en esto y recibir tantos insultos y amenazas, teniendo dos hijas, me hizo pensarlo».

Su silencio no duró mucho. Al poco volvió al ataque. Escuchando la radio se enteró de la polémica sobre las afirmaciones de Fernando Trueba sobre su falta de ‘sentimiento español’. Paró el furgón. Un vídeo burlándose del cineasta y reprochándole su actitud rompió cualquier expectativa moderada de difusión. Rebasó los dos millones de usuarios, recibió llamadas de otros puntos del planeta –México, Venezuela, Italia, Polonia...– y comentarios en todas las direcciones. «Estaba alucinado. No me esperaba algo así».

Afirma que en Valladolid «la mayoría» piensa como él, y se distancia del adjetivo de facha. «Me lo han llamado. Claro que sí. Pero no lo soy. No estoy de acuerdo con un régimen en el que no viví. En este país sale la bandera de España –que tiene de foto de perfil– y ya eres un facha. Pues no. Sólo soy de derechas, y no extrema, pero en este país está mal visto. En cambio, ser de izquierdas parece maravilloso», comenta contrariado.

Sobre el Valladolid, el equipo de fútbol del que presume ser «un fiel seguidor», asegura que no graba nada porque «no tendría tirón». Su horizonte abarca más allá de esta provincia y de esta Comunidad.

«A alguien de Cuenca no le importa el Pucela», indica, reconociendo implícitamente que la improvisación inicial tiene cada vez algo más de programada.

Ya hay rituales. El ángulo y el encuadre del móvil deben ser los mismos en cada emisión, y la ropa, también. Un polo azul. «Hay que hacer imagen», explica este aficionado al golf y al fútbol, que los fines de semana trabaja echando una mano en el bar familiar, junto al Paseo Zorrilla.

Todavía no ha rentabilizado los pinchazos en su imagen, pero trabaja en ello, desde aquellos primeros mensajes de allegados que le advertían de la que «estaba liando» con vídeos que, de repente, aparecían en los teléfonos de amigos y desconocidos. «Después de ver la pegada del vídeo de Trueba, que a tanta gente le hacía gracia, me abrí el canal de Youtube. Y si alguien quiere aportar, a nadie le amarga un dulce. Por qué no».

Sostiene que busca la risa, pero también que su mensaje «llegue». «Soy muy patriota y todo lo que vaya en contra de mi país me molesta. No quiero que los catalanes se vayan, les absorben la mente desde que nacen con este tema y no tiene sentido», defiende.

Toño explica que trata de introducir «humor» en cada speach para quien esté al otro lado de la pantalla se quede a oír lo que tiene que apuntar. «Busco movilizar a la gente. Este país está dormido y si todos hicieran lo mismo que yo, lograríamos que los políticos nos escucharan».

De hecho, aunque está satisfecho con su público, todavía no ha conseguido la atención de quien espera, de Mariano Rajoy: «Quiero que me escuche el presidente del Gobierno. Estoy convencido de que si lo hiciera las cosas cambiarían porque somos muchos los que estamos hartos del independentismo y de estas chorradas», señala quien reconoce que en casa sólo recibe apoyo. Su mujer al principio se preocupó por los insultos, pero ya no. «Ven que me gusta y se parten de risa todos».

Sólo ha publicado seis vídeos, pero recibe constantemente en su iPhone 6, al que ahora la batería se le agota antes, sugerencias para que aborde otros asuntos candentes.

Los bancos están en su punto de mira. La compra por un euro del Santander al Popular fue tentador, pero el desconocimiento del tema le echó para atrás. «Hay que informarse antes de salir ahí a hablar porque tiene que tener sentido y no se puede hacer el ridículo».

También lo estuvo Coca Cola por la «ocurrencia», dice, de poner en sus latas nombres catalanes. Ahora, reflexiona sobre Guardiola leyendo el manifiesto prorreferendum [«saca los pies fuera del tiesto», afirma] y protesta por el apoyo del Barça al independentismo. «No puedo dejar de ser del Barça porque se nace así, pero el entorno culé me tiene ya...».

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria