Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

‘Adelgaza’ la red pública escolar y ‘engorda’ la concertada en 15 años

Educación cierra el 4,6% de las aulas del sistema público en el conjunto de las etapas, al tiempo que concierta un 6,2% más de unidades / Triplica la financiación de clases en Infantil

MAR PELÁEZ / VALLADOLID
03/07/2017

 

Sobran pupitres en los centros públicos o, al menos, eso es lo que se desprende del frío análisis de los datos estadísticos, que evidencian un cierre sistemático de unidades de la red pública decretado por la Consejería de Educación desde que Castilla y León asumiera en el año 2000 las competencias educativas.
Y mientras la pública da un paso atrás y ha perdido desde entonces un total de 612 aulas en el conjunto de todas las etapas educativas, la Consejería ha ido ampliando los conciertos con la privada, en un número que supera las 250.
Así, la pública, que escolariza al 68% de los estudiantes, ha visto desaparecer el 4,6% de sus unidades, al pasar de las 13.381 con que arrancó el primer curso completo de las transferencias hasta las 12.769 del curso 2015-2016. La concertada, en cambio lejos de menguar, asistió en ese mismo tiempo a un incremento del 6,2% de sus unidades, quedándose en 4.341, que acogen al 28% de los escolares castellanos y leoneses.
La enseñanza pública, por tanto, ha ‘adelgazado’, la concertada ‘ha engordado’, y la privada-privada ‘ha empequeñecido’, al eliminar 273 aulas en quince años (un 27,6%).
¿Necesidades de escolarización? Es cierto que la población estudiantil ha ‘encogido’ un 5,8% en su conjunto desde el curso 2000-2001 hasta el 2015-2016 (últimos datos del Ministerio), si bien ese recorte no se ha repartido del mismo modo entre las distintas redes.
Ha sido la pública, por aquello de tener más presencia en el medio rural, la que ha soportado la pérdida de alumnado. En concreto, rebajó sus estudiantes un 5,8% (14.866 menos). Frente a esas pérdidas, la concertada no ha hecho más que crecer, ganando 1.585 niños y adolescentes, un 1,6% más.
Una lectura a las distintas etapas educativas, según los datos que maneja el Ministerio de Educación, arroja resultados dispares. Resulta elocuente el apoyo a la concertada en Infantil. Pese a no ser ésta una etapa obligatoria, la Consejería apostó por concertar casi la totalidad de las unidades de Infantil en aquellos centros en los que también se imparte Primaria.
De hecho, en quince años, Educación casi ha triplicado el volumen de aulas concertadas. Fueron 535 más, prácticamente los mismos dígitos que crecieron las aulas de Infantil de la pública (562), lo que supone una subida del 26%.
En Primaria y en la ESO (las dos enseñanzas obligatorias), al contrario, el volumen de unidades ha decrecido en ambos sistemas, pero este ajuste ha sido más acusado en la pública. En Primaria se ha dicho adiós a un 8,5% de las aulas públicas, mientras que los concertados lo ha hecho en un 6,8%.
Más elocuente resulta el análisis en la ESO. El cierre de unidades públicas resultó ser el doble que en la concertada. Según los datos del Ministerio, la enseñanza pública cerró desde el curso 2000-2001 un 24,7% de sus aulas, en consonancia con la pérdida observada en el conjunto del alumnado. Sin embargo, las aulas de la concertada cayeron sólo un 11,3%, y eso a pesar de que su población estudiantil disminuyó por encima del 20%.
En Bachillerato, por el contrario, la rebaja de alumnos la soportó en mayor medida la enseñanza concertada, al ver cómo se cerraban un 34% de sus aulas (34), por un 22% en la pública (779).
Los datos ponen de relieve el auge de la Formación Profesional desde 2000, al menos si se traduce en número de aulas creadas y de alumnos captados: un 26% más de clases para un 19% más de estudiantes. Las unidades de la pública aumentaron un 30,8% en consonancia con el 32,9% más de alumnos que logró captar. Sin embargo, aunque la concertada perdió un 16% de estudiantes, Educación decidió incrementar en un 10,3% el conjunto de los conciertos en esta etapa.
Y ¿qué ocurre en España? El país, a diferencia de lo ocurrido en Castilla y León, procedió a la inauguración de un 22,4% más de aulas, repartidas en todas y cada una de las etapas educativas, especialmente en la red concertada (un 35%), por un 19% la pública.
Si nos fijamos en Primaria, se observa que Castilla y León es la tercera autonomía de España que más unidades en términos relativos ha ‘destruido’ en el periodo de análisis, sólo superada por Galicia y Extremadura. En la ESO, es la Comunidad que acumula el mayor porcentaje de cierres, centrados sobre todo en el sistema público.
Cuando acaba de concluir el curso y a sólo dos meses para que dé comienzo el siguiente, los sindicatos mantienen firme su reivindicación de que la Consejería debe poner «coto a la política de barra libre de conciertos con la privada». La nueva orden, publicada en el Boletín Oficial de Castilla y León el pasado mes de diciembre para fijar las reglas de los conciertos para los próximos seis cursos, no ha aplacado su malestar.
La Consejería defiende la coexistencia de la red pública y la red privada concertada, sostenidas ambas con fondos públicos, por ser «beneficiosa para la calidad» del sistema educativo y como respuesta a la libre elección de centro. Sin embargo, la nueva portavoz de Stecyl, Christina Fulconi, carga contra la política de concertar «a troche y moche» de la Consejería, «sin tener en cuenta la planificación educativa, ni la oferta en la red de centros públicos».
«No es de recibo que se mantengan conciertos en localidades rurales cuando apenas hay alumnado para llenar las aulas públicas. No es de recibo que se sigan financiando conciertos en etapas no obligatorias, cuando se cierran centros, como ha ocurrido con institutos de Ávila», añade Fulconi, para quien, a esto se suma que «los recortes económicos se han cebado fundamentalmente con la pública».
La responsable de Educación de UGT, Rosa Torremocha, puntualiza que su sindicato «no está a favor del cierre generalizado de conciertos». Eso sí, para UGT, sólo deberían existir conciertos «en lugares o momentos en los que no sea suficiente la oferta pública». «No entiendo que se sigan concertando cuando en la pública se cierran centros», añade.
Tanto para Stecyl, como para UGT, lo peor es que los centros concertados «siguen sin sentar a los más humildes en sus pupitres» por término general. Lo denuncia Fulconis, y lo corrobora Torremocha, quien se pregunta «por qué la pública absorbe ciertos alumnos que la concertada, no».

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria