Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El 77% de los menores de tres años están sin escolarizar, el cuarto índice más alto del país

Sólo 11.273 menores de Castilla y León están matriculados en escuelas que imparten el primer ciclo educativo de Infantil / Junta y sindicatos ven «impesansable» ahora la universalización de esta etapa

MAR PELÁEZ / VALLADOLID
28/10/2018

 

La escolarización temprana de niños de 0 a 3 años es residual en Castilla y León, más incluso que lo es a nivel nacional. No es nuevo, ocurre de forma histórica. Ya la Logse de 1990 relegó a esta etapa no obligatoria a un segundo plano al dividir la educación infantil en dos ciclos: de 0 a 3 años y de 3 a 6 años. Las leyes posteriores no han hecho más que perpetuar la situación. La Lomce garantiza la existencia de plazas para cubrir la demanda de tres a seis años, pero no para la de cero a tres.

Y eso repercute en las cifras de escolarización. Mientras el segundo ciclo de Infantil es prácticamente universal y gratuito desde 2002, tiene una regulación por parte del Estado, es impartido en colegios y matrícula al 98% de los niños de 3 a 6 años, el primer ciclo de Infantil continúa, a tenor de los datos oficiales, siendo el olvidado del sistema educativo.

Prueba de ello es que el 77% de los menores de tres años de la Comunidad no están escolarizados, según resulta del cruce de datos del Ministerio de Educación y de población del Instituto Nacional de Estadística.
Eso significa que solo 11.273 niños de 0 a 3 años de Castilla y León –el 22,45% restante– forman parte de la red educativa. Cursan el primer ciclo de Educación Infantil en una escuela que cuenta con un proyecto escolar, unos métodos pedagógicos reglados, unos criterios que establecen la ratio, el tipo de profesionales, las instalaciones... y unos contenidos educativos reconocidos por la Consejería de Educación en base a un decreto de 2008.

Fuera de esa red quedarían así 38.945 menores en la Comunidad. No quiere decir que todos ellos permanezcan en casa. Muchos de ellos acuden a guarderías, públicas o privadas, u otras fórmulas que conforman una red heterogénea, con múltiples nomenclaturas, cuyo fin es garantizar no tanto la educación como la atención de esos niños «en aras de la conciliación de la vida laboral y familiar de sus progenitores o tutores».

Todo ello hace que Castilla y León se sitúe como la cuarta autonomía de España con menor porcentaje de niños de 0 a 3 años matriculados en el primer ciclo. Exclusivamente Canarias (16,8%), Murcia y Asturias presentan índices inferiores.

Las desigualdades en España son palpables. La Comunidad se distancia más de quince puntos del promedio del país, donde el 38% sí está escolarizado (468.652 niños). No lo está el 62% restante (767.000 restantes).
Nada que ver ese 22,4% castellano y leonés con el 52,4% de niños que desde el nacimiento hasta que cumplen los tres años están matriculados en el primer ciclo en el País Vasco. En Madrid, eso ocurre al 48,8% de los más pequeños, o Galicia, en prácticamente un 46%.

Si analizamos lo que sucede en las distintas provincias castellanas y leonesas observamos que todas ellas presentan porcentajes inferiores a la media nacional y que ocupan el furgón de cola nacional. El caso más llamativo es el de León. Solo el 15,17% de los niños leoneses que todavía no han soplado las tres velas (1.309 en concreto) están escolarizados en escuelas regidas por criterios educativos. Los índices de Las Palmas y Ceuta, exclusivamente, salvan a León de colocarse como el farolillo rojo de la clasificación.

Le siguen Segovia y Burgos, con menos del 20%. Entre ese 20% y el 25% estarían Zamora, Ávila y Palencia. Salamanca, por poco, supera el 25%. Valladolid figura como la segunda provincia castellana y leonesa con un mayor porcentaje de niños hasta tres años escolarizados. Lo están el 28% de ellos. En total 3.370, frente a los 8.668 que no lo están. Eso sí, Valladolid ocupa el puesto trigésimo sexto en el ranking de España.
Soria, en esta estadística, se aúpa al primer puesto de la Comunidad y es la única que supera la tasa del 33% de escolarización media de los países de la OCDE, al contabilizar un 35,2% de niños matriculados en alguna escuela infantil propiamente educativa.

Las cifras son muy reducidas en la Comunidad y eso que en la última década se ha producido un aumento exponencial en el número de niños matriculados de cero a tres años. En diez años, el porcentaje de menores de tres años escolariazados ha aumento en cinco puntos. De representar el 17,4% en el curso 2007-2008 al 22,4% actual. Pese a todo, la oferta ha crecido a un rimo muy dispar al del conjunto de España. En ese mismo periodo, el país ha avanzado en al escolarización más de once puntos porcentuales.

La clave de estos bajos ratios está en la «ruralización» de la Comunidad y en las «tasas de desempleo femenino», tal como apuntan tanto la portavoz de Stecyl, Christina Fulconis, como la secretaria de Educación de CCOO, Elena Calderón, para quienes estos dos hechos motiva que toda la carga del cuidado de los más pequeños de la casa recaiga en el «matriarcado» o en los abuelos.

Pero sobre todo se debe, según señalan, al modelo por el que ha optado Castilla y León para los menores de tres años. Según lamentan, en la Comunidad esta etapa inicial está más enfocada a prestar un servicio asistencial, es decir a servir de lugar donde dejar a los niños para cubrir las necesidades de conciliación de la vida laboral y familiar, más que a dotarle de un carácter educativo. Muestra de ello es que las competencias de la atención de niños de 0 a 3 años recae en la Consejería de Familia, de carácter social, y no en la de Educación.

A eso UGT añade otros rasgos que definen la situación de este nivel: la dispersión de agentes implicados –Junta, ayuntamientos, colegios concertados o privados, empresas privadas...–, un predominio de la gestión privada en los centros de titularidad de los ayuntamientos, una insuficiente oferta de plazas públicas en relación con las necesidades y fuertes desequilibrios entre provincias.

Revertir esa situación se antoja complicado por mucho que Gobierno y Unidos Podemos hayan acordado facilitar a los ayuntamientos que puedan destinar parte de su superávit a la creación de más escuelas infantiles, lo que supondría, según sus cálculos, un impacto de 300 millones de euros, como paso previo a una futura universalización de la educación de 0 a 3 años.

STEs, CCOO, UGT y CSIF dan la bienvenida a esta propuesta, con algunos matices. Todos ellos apuestan por otorgar a la etapa de Educación Infantil de 0 a 3 años un reconocimiento explícito del carácter educativo, si bien son conscientes de que la universalización de esta etapa es «económicamente inabordable actualmente».

Pocas veces una afirmación concita la unanimidad entre los sindicatos y la Consejería de Educación. Su máximo titular, Fernando Rey, tilda de «impensable» esta posibilidad con el actual modelo de financiación. La Junta «no tiene suficientes recursos», subraya, mientras calcula que la universalización en Castilla y León supondría un coste de 160 millones de euros.

El presidente nacional de Educación de Csif, Mario Gutiérrez, anima a hacer un sencillo cálculo de cuánto costaría su extensión. Si la cifra de 38.945 menores de tres años sin escolarizar en Castilla y León la dividimos entre 25 alumnos (ratio por aula) sale que se necesitarían un mínimo de 1.557 aulas para acoger a estos niños (entendiendo que estos vivivieran muy próximos) y, por tanto, muchos más de 1.600 maestros y ayudantes para atenderlos e infraestructuras para albergarlos.

«Eso multiplicado por el sueldo de cada profesional..., imposible presupuestariamente ahora, quizas en diez o en 20 años», sostiene Gutiérrez, para quien resulta aún más imposible en una Comunidad como Castilla y León con «una población tan dispersa». Por ello, asegura que la propuesta lanzada por el Gobierno es simplemente una «mentira»; un «anuncio publicitario».

Fulconis y Calderón serían partidarias de que Castilla y León adoptara el modelo que existe en otras regiones como País Vasco, Cantabria, Navarra, o recientemente Valencia. Todas ellas han introducido aulas para dos años en la red de colegios públicos. «Podría ser una fórmula válida y una solución para la despoblación que sufre el medio rural», añaden, siempre y cuando «la oferta sea pública», apostillan.

Al parecer la Consejería de Educación no cierra esa posibilidad. Su consejero manifestó que, entre las posibles vías para hacerlo, podría estar empezar con los niños de dos años y hacerlo «de modo progresivo».
Fulconis ya levanta sus cartas. Su sindicato alzará la voz si la Consejería comienza a «concertar a troche y moche» esta etapa educativa, como ya hiciera a comienzos de esta siglo con el segundo ciclo de Infantil hasta llevarlo a todos los centros concertados de la Comunidad.

173 escuelas de infantil públicas y 106 privadas

En Castilla y León conviven más de 850 centros para niños de 0 a 3 años. Pero, ¿qué tipo de centro es? Los hay públicos y privados, asistenciales y educativos, con nomenclaturas dispares. Según la web de la Consejería de Educación, en la Comunidad existen 173 escuelas infantiles públicas que imparten el primer ciclo de Educación Infantil. De ellas, 29 son escuelas infantiles dependientes de la Junta –ofertan 2.280 plazas–; una cifra que no se movía desde hace más de quince años, si bien en octubre el Consejo de Gobierno aprobó la apertura de una nueva en Soria. A estas hay que sumar las 144 escuelas infantiles que dependen de los ayuntamientos, aunque su gestión sea básicamente privada. Por contra existen, según el registro de Centros Infantiles para la Conciliación de la vida familiar y laboral, dependiente de Familia, 106 centros de educación infantil, llamadas así a las aulas de 0 a 3 años que están abiertas en algunos colegios concertados de la Comunidad. El resto de centros tienen la función de facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral, ya sea en centros públicos o privados. En ese epígrafe, entre otras, figuran las 260 escuelas Crecemos, con sus 3.695 plazas, instaladas en pequeños municipios.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria