Diario de Valladolid

Valladolid

Urbanismo libera 54 viviendas vacías para alquiler social durante siete años

El Ayuntamiento dota con 230.000 al programa ALVA / Los demandantes ascienden a 102 y pagarán una cuota entre 200 y 450 euros al mes / Los propietarios disfrutarán de una subvención del 50% del IBI

7:00 h. 19/07/2019 E. LERA VALLADOLID

Cartel de alquiler de pisos en una calle de Valladolid.Cartel de alquiler de pisos en una calle de Valladolid.

J. M. LOSTAU

El Ayuntamiento de Valladolid, a través de la Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda (VIVA), dependiente de la Concejalía de Urbanismo, liberará 52 viviendas vacías para alquiler social con un presupuesto anual de 230.000 euros. Y lo hace dentro del programa ALVA, que tiene como objetivo captar y movilizar inmuebles deshabitados con una antigüedad mínima de seis meses para incorporarlos al mercado de la renta, con incentivos para los propietarios y para los inquilinos.

La principal novedad respecto a la pasada convocatoria es que la duración máxima del contrato pasa de tres a siete años por los cambios producidos en la Ley de Arrendamientos Urbanos. El Consistorio ejercerá de intermediario para garantizar al dueño el cobro de la renta, quien, además, se beneficiará de una subvención del 50% del Impuesto de Bienes Inmuebles, el IBI, la dotación de un seguro multirriesgo y el certificado de eficiencia energética gratuito.

A cambio, el arrendador se le exige que el piso que oferta se encuentre en unas condiciones mínimas de habitabilidad y salubridad, además de presentar un buen aspecto en cuanto a limpieza y pulcritud y de estar al corriente del pago de los servicios de agua, luz, y gas, de la comunidad y también de los tributos municipales.

Al inquilino, que se beneficiará de un alquiler de entre 200 y 450 euros al mes, se le pedirá, entre otros requisitos, no tener vivienda en propiedad o teniéndola, no poder hacer uso y disfrute de la misma, bien por su estado o condiciones o por motivos legalmente establecidos; no tener parentesco en primer o segundo grado de consanguinidad o de afinidad con el propietario; poseer ingresos máximos anuales de la unidad familiar de 22.000 euros al año; estar empadronado en Valladolid; estar al corriente de pago con sus obligaciones tributarias con el Ayuntamiento y VIVA y aportar los datos relativos a la situación familiar, personal y socioeconómica.  

En este sentido, el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, recordó ayer que el precio del alquiler deberá abonarlo a VIVA, que a su vez pagará al dueño, dentro de los siete primeros días del mes. De momento, ya hay 102 demandantes de vivienda. Y las casas vacías se reparten por toda la ciudad, donde menos hay es en el centro, si bien Saravia se mostró convencido de que en «próximos meses» se sumen más pisos al programa. De hecho, adelantó que de contar con más solicitantes, se ampliará el presupuesto.
Todos aquellos interesados en formar parte de ALVA podrán hacerlo. Los inquilinos de las viviendas tendrán que aportar la siguiente documentación: solicitud, copia del DNI de todos los miembros de la unidad familiar, informe de la vida laboral inmediatamente anterior a la fecha de presentación de la solicitud, las tres últimas nóminas de todos los miembros y un documento acreditativo de ser perceptor de pensión, prestación por desempleo, cualquier otra prestación pública u otro tipo de ingresos económicos estables.

Además, se comprometerán a destinar la vivienda alquilada a domicilio habitual y permanente durante la vigencia del contrato; ocupar el piso en el plazo de un mes desde la firma del contrato; entregar a VIVA la cantidad que corresponda en concepto de fianza; abonar la renta pactada y los gastos generales de la comunidad, con un máximo de 100 euros por mes, dentro de los cinco primeros días de cada mes mediante domiciliación bancaria; permitir la realización de visitas periódicas a la vivienda para comprobar el uso y mantenimiento, ya que es condición sine qua non la devolución del piso en buenas condiciones; no realizar obras sin el consentimiento expreso y autorización; no subarrendar la vivienda y asumir todas las obligaciones establecidas en el contrato.

Los inmuebles que se pueden acoger al programa ALVA tienen que cumplir los siguientes requisitos. En primer lugar, recoge la convocatoria, estar ubicados en el término municipal de Valladolid. A esto se suma que tienen que haber estado vacías en el último medio año y estar dadas de alta y al corriente de pago en los suministros de luz, agua y gas. Por ejemplo, las cocinas deben tener un equipamiento básico exigido: placa de cocinar, fregadero y campana extractora. Respecto al resto del mobiliario, si el propietario desea mantenerlo será bajo su responsabilidad. Tienen que tener unas condiciones mínimas de habitabilidad y salubridad. Por ello, deben estar provistas de baño con inodoro, lavabo y ducha. Y, por supuesto, no tener dada de alta ninguna persona en dicha vivienda en el padrón municipal.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

Diario de Valladolid ~ Mobile