Diario de Valladolid

Valladolid

Sin sentencia tras «un calvario judicial» y una instrucción «deprimente»

El maquinista y el director de Seguridad en Circulación de Adif son los únicos imputados

7:55 h. 21/07/2019 A. CAMAZÓN VALLADOLID

Imputaciones de altos cargos, levantamientos de las investigaciones, declaraciones, investigados que se niegan a declarar, dos jueces de instrucción, errores, demoras, una huelga de los trabajadores de administración de la Justicia... Seis años han pasado del accidente del Alvia 04155 en Angrois, a la entrada de Santiago de Compostela.

Seis años que han terminado con dos imputados –el maquinista, Francisco José Garzón, y el exdirector de Seguridad en la Circulación de Adif Andrés Cortabitarte– y que continúa sin sentencia judicial. Y no parece que este año vaya a iniciarse un juicio que el propio magistrado de instrucción, Andrés Lago, considera «complejo».

El pasado mes de marzo, el Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago desestimó los recursos presentados contra el auto en el que daba por finalizada la investigación del accidente con dos imputaciones, a pesar de que a lo largo de la instrucción llegó a investigarse a más de una veintena de personas. «Ha sido una deprimente instrucción» y un «un calvario judicial enorme», asegura Javier, que perdió a su hijo Curro en el accidente de Angrois.

La causa está pendiente del pronunciamiento de la Audiencia Provincial de A Coruña sobre diez recursos: uno de cada una de las defensas de los imputados y ocho en representación de algunas víctimas. Todos los implicados en el proceso tendrán que esperar, al menos, hasta el próximo 2020 para que se celebre el juicio que tiene en vilo a cientos de personas. Las víctimas consideran que el juez se ha «quedado corto» con las imputaciones, puesto que esperaban un mayor número de investigados (estuvieron temporalmente imputados varios técnicos, subordinados del jefe de seguridad de Adif e incluso el director de Seguridad de Renfe, Antonio Lanchares).

El primer juez de instrucción fue Luis Aláez, e imputó a 12 directivos de Adif en octubre de 2013, pocos meses después del accidente porque consideró que debían haber previsto el error humano. La Audiencia Provincial levantó las imputaciones porque las consideró «prematuras». La misma operación se repitió al año siguiente, cuando Aláez imputo a 11 exdirectivos de Adif basándose en un avance de los peritajes –Aláez abandona el caso por motivos personales– y la Audiencia Provincial volvió a levantar las imputaciones, en este caso con el magistrado Andrés Lago al cargo. Con el apoyo del fiscal –que centraba las acusaciones solo en el maquinista–, Lago dio por cerrada la investigación con el maquinista como único imputado.

La Audiencia Provincial ordenó la reapertura de la investigación en mayo de 2016, que finalmente se dio por concluida en diciembre de 2018. Las partes solo pueden esperar ahora. «Y tenemos muy poco que esperar de la Justicia», lamenta Javier.

SIN CONCLUSIONES EN LA COMISIÓN PARLAMENTARIA

Sin final. La comisión de investigación en el Congreso de los diputados comenzó en junio de 2018, después de que el PSOE cambiara de opinión y la apoyara en el Congreso, meses antes y bajo el Gobierno de Rajoy, de que comenzara la comisión de investigación. La plataforma de afectados por el accidente reclamaba cerrar las comparecencias para incidir en determinados documentos y datos, además de la proyección del documental ‘Frankenstein 04155’. Las víctimas fueron las primeras en intervenir en la comisión y el documental fue vetado en esta investigación parlamentaria. El Partido Popular y el PSOE impusieron que los afectados fueran los primeros en hablar, y todavía recuerdan con dolor cómo fueron esas eternas horas detrás de la placa identificativa de ‘compareciente’ sobre la mesa. La comisión de investigación parlamentaria no pudo presentar sus conclusiones debido al adelanto electoral, celebrado en mayo de 2019. Todavía no se ha reiniciado una nueva comisión.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

Diario de Valladolid ~ Mobile